#Lost Artículo

10 de tus hábitos que delatarán que eres un Lostie

El poder de una serie de televisión es a veces menospreciado. Una historia que es capaz de tenernos en nuestros asientos durante más de dos temporadas –dos años- ejerce una misteriosa influencia en nuestros gustos, y si es lo suficientemente buena, en nuestros hábitos. Son contadas las series de TV que logran obtener un impacto tan profundo en la cultura pop, y sin duda una de ellas fue Lost, que ABC inició a producir en 2004, a la par de Grey’s Anatomy.

Debo advertir que éste es un artículo dedicado para esos fans que, como yo, llegaron al punto de sentirse sobrevivientes del Oceanic 815, para aquellos fans que estuvieron del principio hasta el final, que leímos teorías y fabricamos nuestras propias conspiraciones; y hasta jugamos ese horrible videojuego Vía Domus… Sí, esto es para Losties, y aquí están las señales que delatan lo traumados que –aún- estamos con la serie.

10 Turbulencias

Quizás la señal más obvia, pero no por eso la menos importante. Si nuestro trabajo o vacaciones nos demandan abordar un avión, es imposible no sentir aunque sea una pizca de temor con cada turbulencia. No te sientas mal, te aseguro que después de ver Lost, no eres el único que guarda las botellitas de alcohol en los bolsillos y evita, a toda costa, ir al baño en pleno vuelo… no sabemos si tendremos la misma suerte de Charlie para sobrevivir a un choque aéreo encerrados en un diminuto baño.

Y por supuesto no olvidas mirar detenidamente a tus compañeros pasajeros y especialmente a la persona que va junto a ti: no sabes si podría ser un valioso aliado si caes en una misteriosa isla desierta.

9 ¿Acabo de viajar en el tiempo?

No importa si te acabas de golpear la nariz o si tienes la manía de hurgarte las fosas nasales a cada rato, ahora si llegas a tener una pequeña hemorragia nasal en algún momento de tu vida, no puedes evitar preguntarte si acabas de viajar en el espacio-tiempo, tal y como Desmond lo hacía. Ya vimos cómo terminaron las cosas para él…

8 Un extraño saludo...

Eres un Lostie nivel 2 si te refieres a cada amigo, familiar o desconocido como hermano, y tu caso es aún peor si cada vez que te despides de ellos –aunque los vayas a ver al siguiente día- con un ¡Te veré en la otra vida…hermano!.

7 ¡Haz tu propio tipo de música!

Esa primera escena que abrió la segunda temporada es memorable: ¿quién diría que esa apacible rutina después de despertarse pertenecería al guardián de la escotilla que tantos dolores de cabeza nos dio en los primeros episodios? Ahora te es imposible tomar un baño, desayunar y vestirte si no es al ritmo de Make your kind of music, de Cass Elliot.

6 Drive Shaft

Sin importar que hayan pasado casi ya 7 años desde el último episodio de la serie, eventualmente, y sin ningún aviso, te encuentras tarareando You All Everybody, de una rara y pequeña banda que sólo tú conoces, llamada Drive Shaft.

5 Cuidas lo que dices

Antes de ver Lost te sentías libre de decir cualquier cosa frente a un extranjero, confiándote que éste no te iba a entender porque no hablaba tu idioma, ahora, todo es diferente. Te aseguro que después de que supiste de que Sun hablaba perfectamente inglés, ahora eres mucho más cuidadoso al conversar cerca de un extranjero, pues no tienes la certeza de que no sea bilingüe.

4 Cinco segundos

¿Estresado, enojado o aterrorizado? No más. Jack te enseñó que ante los retos de la vida, el miedo no sirve de nada, el miedo te paraliza… o te moviliza. Cada vez que un desafío físico o emocional te enfrenta, sólo es necesario que cuentes lentamente del uno al cinco, y dejes que el miedo haga lo que quiera en ti, que te apodere. Después de esos cinco segundos, estás listo para cualquier cosa.

3 Luz y oscuridad

Dos jugadores. Dos lados. Uno es luz y el otro, oscuridad. Walt…¿te puedo contar un secreto?

— John Locke

Cada vez que juegas o te encuentras cerca de una partida de Backgammon, te es imposible no recordar el significado tan profundo que tiene para ti este juego. Y sí, es mucho más divertido que las Damas…

2 Sólo seis...

Una de las más grandes enseñanzas que Lost te dejó fue la teoría de los Seis Grados de Separación, que sostiene que todos estamos conectados con cualquier otra persona en el mundo, sólo a través de seis conocidos, seis grados entre nosotros. Así que ahora cada vez que un amigo dice que conoce a otro amigo tuyo, sin haberlos presentado, sientes que la isla te llama. A cada persona que saludas la tratas bien, pues no sabes si te será útil más adelante en tu vida, cuando coincidan de nuevo en medio de la jungla.

1 Los malditos números

Lostie oso polar, viajero del tiempo, monstruo de humo, sobreviviente de Oceanic que se respeta; ocupará la secuencia 4,8,15,16,23,42 en cada oportunidad que se le presente. Ha sido tu contraseña del correo, del Facebook y tu número de la suerte: esa combinación numérica te la sabes de memoria y te acompañará toda la vida.

¿Quieres comentar algo? Te esperamos en el área de debate aquí debajo. Si no te quieres perder nada de lo nuevo dale me gusta a nuestro perfil de Facebook y si quieres debatir en vivo las series con nosotros síguenos en Twitter.

Participa del debate