The Academy Awards

Artículo

¿Qué necesita hacer la Academia para recapturar al público?

Hace 6 meses
Por

En los últimos años, las ceremonias televisadas de entrega de premios han sufrido una gran pérdida de espectadores fieles que veían estos eventos año con año, desde los Emmy, ni qué más decir de los Globos de Oro, el Grammy y por supuesto los Oscar, uno de los eventos más relevantes para la industria a nivel global. El público que consume películas, de todo tipo, parece estar cada vez menos interesado en ver cómo se celebra, premia y honra a cierto tipo de películas a través de la decisión tomada por una academia con casi diez mil miembros. Esto ha generado una discusión sobre la importancia de un premio como el Oscar en el panorama actual, pero también ha abierto un debate sobre las decisiones que se deben tomar para seguir siendo relevantes y que eso mismo se torne en el aumento de audiencia.

Prueba de este último punto es la decisión que se implementará en la ceremonia de este año: la entrega de menos premios en vivo y el reconocimiento a películas populares por parte del público. Cabe resaltar que ambos cambios no son una novedad en la historia de los Oscar. En años distintos de la última década, el comité directivo de la Academia buscó el impulsar estos cambios, pero sin llegar a concretarse debido a los malos comentarios de los miembros de la Academia y del público en general. ¿Pero qué ha hecho que este año no tomaran en cuenta esos mismos malos comentarios y no se echarán para atrás? Es muy posible que la Academia está viendo su última oportunidad para volver a ser relevantes.

Crédito: AMPAS

Los cambios dentro de la industria audiovisual, muchos de ellos impulsados por la gran fuerza que ha logrado el streaming como el “nuevo” competidor. Si bien en años anteriores, gente como Steven Spielberg señaló su rechazo a las producciones provenientes de estas plataformas; ahora es muy posible que estos servicios tengan la clave para volver relevantes a los premios. En primer lugar por el sencillo hecho de que el tipo de cine que premia los Óscar es más accesible para todo público, provocando un mayor interés por el premio, incluso de gente ajena a este tema.

La llegada de Netflix a este tipo de premiaciones ha sido clave para estudiar este fenómeno, basta con recordar como en 2018, ROMA, película del ganador del Óscar, Alfonso Cuarón, hizo temblar a toda una industria debido a que la película rápido se convirtió en uno de los caballos a vencer en la carrera. Si bien no se llevó el gran premio de la noche, tres estatuillas confirmaron su éxito dentro de la industria. En años posteriores, películas como The Irishman, Marriage Story, Mank, The Trial of the Chicago 7, entre otras, marcaron conversación independientemente del resultado final de premios. Confirmándose que la gente tiene interés de ver una ceremonia con películas que conoce y ha visto previamente, y la facilidad del streaming es el punto de ello, aunque desafortunadamente el cine como espacio para ir a ver películas sufra otro golpe, pero ese es otro tema a discutir, por ahora.

Crédito: Carlos Somonte/Netflix

Un segundo punto tiene que ver con el reconocimiento a películas mayormente populares, las cuales en este momento el ejemplo perfecto de ellos son las de Marvel Studios, o superhéroes en general, u otras como es el caso de Cinderella en Prime Video y/o Army of the Dead en Netflix. Aunque mucho se ha criticado sobre la mala decisión para cautivar a una audiencia más joven, no me parece del todo un error esta nueva implementación. Con la pérdida de audiencia, el público más joven es el menos interesado en ver una ceremonia de poco más de tres horas de duración, por lo cual comenzar a enfocar los esfuerzos de una Academia de reconocer a este tipo de producciones, que para muchos de sus miembros no son consideradas cine, al igual que el punto anterior, atraería a un público más interesado en ver si su película favorita gana o no este reconocimiento.

Y aunque ese público más joven es el menos interesado en los Óscar, siguen reconociendo la importancia del premio, y de su reconocimiento, por lo cual sigue luchando que películas más populares sean parte de este evento, de no ser así serían los menos interesados en obtener esta validación. Por otro lado, la Academia deberá ser consciente que ese nuevo público no será fijo, año con año, pero sí es posible que un pequeño porcentaje de esa gente nueva interesada en el Óscar comience a ser un fiel seguidor de la ceremonia, y por ende el crear un público interesado en otras propuestas de cine, ventana que posteriormente podría dar paso a películas de corte más independiente.

Crédito: Sony Pictures

Respecto al tema sobre recortar el número de premios que se dan en vivo coincido en el hecho de que la misma Academia está despreciando el valor profesional de sus colegas cineastas, haciendo que ocho categorías de menor relevancia, porque en años anteriores estas no tuvieron el suficiente rating, sufran las consecuencias. Pero por otro lado, entiendo que la producción encargada de la ceremonia de este año, Glenn Weiss (director) y Will Packer (productor), ven la entrega del Oscar como un show de televisión, en el cual deben buscar mantener a la audiencia el mayor tiempo posible durante la transmisión.

Me parece que para este punto, algo que se dejó de hacer, con el paso de los años, es la celebración al cine, a su misma industria. El reconocer la importancia de los clásicos jugaría a favor de crear nueva audiencia interesada en revisar cine fuera de su zona, y todo esto propiciado por homenajes dentro de la misma ceremonia. El premio Tony, que se especializa en reconocer lo mejor del teatro estadounidense, es ejemplo de cómo la misma ceremonia se encarga de celebrar a su misma industria mediante pequeños montajes que van dentro del show.

https://www.youtube.com/watch?v=Terhj8mjPwY

Y lo más importante de todo, y es algo que hasta el momento se ha dejado de lado debido al acuerdo de ABC por transmitir la ceremonia en exclusiva hasta el 2028, año en que se llevará a cabo la numero 100, es el rechazo de comenzar a transmitir en streaming a través de plataformas como YouTube o la ahora muy popular Twitch.

Existe una gran parte de la industria que sigue sin entender que esa decisión es fundamental para llegar a más audiencia en el mundo, misma que ha dejado de ver la televisión de forma tradicional. De a poco la industria está reaccionando a estos nuevos formatos, aunque un poco tarde, basta con recordar el reciente acuerdo del Festival de Cannes con la red social TikTok para la cobertura del evento de una forma especial para los usuarios de la misma plataforma, logrando hacer uno de los mayores cambios dentro del festival de cine más relevante a nivel mundial que hasta hace poco era conocido por sus restricciones para el cine hecho para plataformas de streaming, y/o hasta el hecho de prohibir selfies dentro de las alfombras rojas, restricciones que solo demostraban un retraso en aceptar y abrazar los nuevos cambios sociales que permean dentro de la misma industria.

Crédito: AMPAS

En conclusión, no sé con certeza si la aplicación de estos cambios generará mayor audiencia, pero sí sé que la ceremonia de este año, la cual se celebrará este domingo 27 de marzo, será clave para el futuro de premiaciones. Se verá si podrán lograr cautivar a un público más amplio, o simplemente apostar por su audiencia fiel.

Más sobre
esta serie

Hoy