Big Mouth

Artículo

Todas las razones para verla si eres adolescente, adulto o lo que sea

Hace 4 años
Por

El año pasado Netflix presentó un tráiler de su nuevo programa Big Mouth, una comedia animada orientada a adultos sobre las situaciones de la pubertad. La reacción del público fue, para ser buenos, no muy positiva: acumulando más de 21 mil dislikes, gran parte de la imagen negativa hacia el espectáculo se centró en el estilo de arte inusual y el humor grosero/negro en lo que respecta a los personajes menores de edad.

Sin embargo, el show debutó en Netflix y, tiempo después, la respuesta del público cambió radicalmente. La primera temporada cuenta con un 78% de audiencia en Rotten Tomatoes (con el 100% de los críticos que lo califican positivamente), un promedio de 8/10 en IMBD y los clips del programa son muy populares en YouTube.

La semana pasada vimos la vuelta de una las series revelación del año pasado y aquí les contamos el porqué vale la pena disfrutar de la segunda temporada.

1 Sentido del humor

Al principio, uno podría pensar que la única línea de comedia de Big Mouth es el humor chabacano de un youtuber de 14 años. Y ese es, ciertamente, un aspecto del show. Sin embargo, más allá de los chistes de masturbación, erección y hormonas alborotadas, el programa tiene muchas armas en su arsenal cómico.

Fuente: Netflix

El humor simple y chabacano es algo difícil de evitar cuando se trata de una serie basada sobre el momento más horrible (?) de nuestras vidas. Pero más allá de eso, lo que funciona muy bien en la comedia de Big Mouth es la rapidez y la ruptura de la realidad: se centra en chistes rápidos y en un cierto desorden de las escenas que le permiten moverse con gracia de una risa a la siguiente.

Big Mouth utiliza el hecho que está animado para toda su ventaja: la realidad de la serie es flexible, los objetos que hablan inexplicablemente, los personajes comienzan a cantar de un momento a otro y hay elementos sobrenaturales completamente nuevos introducidos sin contexto ni advertencia. Es el tipo de “falta de respeto hacia las reglas” del show que le permite sentirse vibrante y espontáneo.

2 Formato

Es realmente un privilegio poder volver a ver nuestros capítulos favoritos de, por ejemplo, Los Simpson,  sin tener que preocuparnos por los múltiples arcos argumentales entrelazados o la historia de cada personaje. Cada episodio es una historia por sí mismo y ese es el formato que elige Big Mouth.

Para muchas series, especialmente las más complejas, los episodios individuales son innecesarios, ya que eso no favorece a los amplios arcos contados a lo largo del programa.

Big Mouth se esfuerza por hacer que cada episodio se sienta completamente distinto. En lugar de sentirte obligado a ver toda la temporada para entender el próximo capitulo. Podes pasar por alto, digamos, el episodio en el que Jay deja a su almohada embarazada, sin sentir que te estás perdiendo algo crítico.

Hablando como alguien que ama series animadas como The Simpsons, Family Guy y American Dad, Big Mouth es exactamente lo que se necesita cuando te cansas de ver al denso y aburrido BoJack Horseman.

3 Para chicos

Cuando eres chico es difícil aprender sobre el sexo, especialmente porque no te animas a preguntar y tampoco sabes qué, cómo, a quién o cuando. Además, los mayores tampoco hablan contigo sobre el tema porque se sienten igual de incómodos y no saben que decirte. 

 

Big Mouth da en la tecla cuando se trata de enseñar lecciones a una gran audiencia de niños y preadolescentes. Desde historias sobre la fluidez de la sexualidad a diálogos abiertos sobre el consentimiento y el descubrimiento de los genitales tanto en los hombres como en las mujeres, el programa tiene una gama diversa de tácticas para, a su manera, impartir su sabiduría a los jóvenes. Y ninguna de las escenas donde se habla de estos temas es difícil de ver o embarazosa. Todo se siente genuino, pero sin sacrificar el tono cómico del espectáculo.

Big Mouth no reemplaza una educación sexual completa y adecuada, pero al menos puede ayudar a responder algunas preguntas que un preadolescente puede tener. 

4 Para adultos

Hay algo especial con los personajes infantiles en Big Mouth cuando hablan o actúan creyéndose adultos. Cuando eres preadolescente, crees que eres más inteligente y maduro de lo que realmente puedes ser en las relaciones o situaciones románticas, pero en realidad somos un monstruo ridículo que no tiene ni idea de lo que está haciendo. Todos hemos pasado por esto: la pubertad no es la edad dorada como a veces se presenta en algunos shows televisivos, sino todo lo contrario.

Con los chicos de Big Mouth hablando y bromeando como adultos, saltando dentro y fuera de la realidad con sus miedos, sus monstruos hormonales y su falta de conocimiento, existe un poderoso escapismo para los espectadores adultos.

Crédito: Netflix

A todos nos hubiese gustado que en ese momento de la vida tuviéramos un Maurice o nuestro propio Fantasma de Duke Ellington para contarle nuestras dudas y secretos más vergonzosos, alguien con quien pudiéramos discutir los temas más personales y pudorosos acerca de la masturbación, el sexo y el cambio de nuestros cuerpos.

Big Mouth es la versión perfecta de la pubertad a través de la lente de los adultos que han pasado por ella. Y, en última instancia, si bien tiene muchos matices, lo más importante es que permite reírnos de la pubertad y todos los momentos incómodos que pasamos.

Más sobre
esta serie

Continuar leyendo

Hoy