Stranger Things

4.4Artículo

El desarrollo de Billy es lo que hace que la tercera temporada sea EXCELENTE

Hace 2 meses
Por

La temporada 3 de Stranger Things trajo todo lo que esperábamos: locura, referencias de la cultura pop y un monstruo a la altura. Afortunadamente, el villano máximo le da a Will un descanso como depositario del odio y encuentra un objetivo diferente: Billy. El personaje interpretado por Dacre Montgomery no es la típica víctima inocente de lo sobrenatural que estamos acostumbrados a ver: su pasado de bullying y su actitud de imbécil pueden hacer que la audiencia quiera que el Mind Flayer lo mate, pero eso hace que esta vez haya una trama más interesante, un arco para él y todos los personajes mucho más apropiado.

Fuente: Netflix

Esta última temporada comienza con una introducción bastante simple: qué habían hecho todos los personajes desde que Eleven cerró el portal. Entre ellos, Billy, quien tiene el trabajo de sus sueños, o sea, mostrar su cuerpo a las madres de Hawkins oficiando de salvavidas en la piscina de la ciudad. Sin embargo, las cosas no se mantienen nostálgicamente normales por mucho tiempo y él queda poseído por lo que luego aprendemos que es el Mind Flayer, que se ha escapado gracias a los rusos y su plan para apoderarse de América (cosa que aún no entendemos, pero bueno). Cuando los niños descubren que Billy tiene algo malo, también se acercan más y más a la conclusión de que la horrible criatura que creían que se había ido para siempre ha vuelto.

Durante las primeras dos temporadas de Stranger Things ha habido alguien a quien salvar, y ambas veces fue Will. Él era una víctima inocente que definitivamente no merecía ser llevado al Upside Down. Billy, sin embargo, merecía un poco lo que sucedió: en la segunda temporada, fue un matón, abusivo con su hermana y francamente racista. Es bastante difícil pensar en algo que a Billy realmente le importe más que su auto y su cuerpo. Al comienzo de esta temporada está claro que todavía no ha controlado su ego. Entonces, cuando el Mind Flayer decide usarlo como un peón en su partida de ajedrez, se siente bastante apropiado. Él ya es un mal tipo, ¿por qué no hacerlo malvado? Ahí la genialidad de la temporada.

Fuente: Netflix

Tener a Billy como el villano sustituto del Mind Flayer no solo evita que Will vuelva a ser el foco: también hace que la amenaza para Hawkins sea un poco más tangible. Billy ya era un poco un villano, y con la presión de un monstruo malvado literal, realmente no se sabe lo que no haría. Hay bronca, hay dolor. Sabíamos muy poco de él, hasta que Eleven (Millie Bobby Brown) se entera y nos comunica del pasado, lo que evita que sea una figura completamente malvada.

Hay una escena en el vestuario de la piscina cuando los personajes principales atrapan a Billy en una sauna que proporciona un buen ejemplo de lo difícil que es diferenciar al cretino de la versión hermana y poseída de Billy. Para empezar, es un tipo fuerte y se enoja fácilmente, por lo que cuando se defiende desde dentro de la sauna no se siente completamente fuera de lugar. Es solo cuando tiene una fuerza sobrehumana que realmente muestra lo mucho que se ve afectado por el Mind Flayer. Parece que el monstruo mayor toma los peores rasgos de las personas sobre las que tiene control y los usa para su provecho. Ya odiábamos a Billy, pero con la ayuda de un monstruo para ser un verdadero bastardo realmente es aborrecible. Esto ya lo habíamos visto con Will en la temporada 2 y sus cambios de ánimo, transformándose en un espía del Mind Flayer en la realidad. Con Billy la idea se llevó bien: era necesario un representante verdadero de la maldad en su máximo exponente. Los hermanos Duffer se corrigieron y eligieron al agresor como la víctima. Un giro no bueno, sino EXCELENTE.

Fuente: Netflix

Cuando se trata del arco de Billy, siempre se ha configurado como un personaje al que es imposible llegar. Es cerrado, superficial. Es por eso que la extracción de sus por parte de Eleven es la manera perfecta para que Billy crezca en su rol. A pesar de intentar salvarlo, ninguno de los personajes realmente parece sentir mucho por él. La razón por la que Eleven tiene que ahondar en sus recuerdos es para encontrar el lugar donde el Mind Flayer se le ha unido al hermano de Max. El objetivo de la pequeña vidente no es realmente comprender y empatizar con Billy, pero eso también termina sucediendo. Ella se comunica con Billy de una manera que él nunca hubiera permitido si estuviera en control de su cuerpo o mente. Este arco se siente como si se ajustara más a Billy porque no es totalmente su elección; alguien lo hirió al saber y recordarle el pasado que escondió del mundo y lo alcanzó cuando él era involuntariamente vulnerable. Es el hecho que Eleven le hizo recordar y que lo conmovió que Billy se da cuenta de que vale la pena salvar a estos niños. En este final, no solo Will o Eleven necesitan ponerse sus capas de héroes, el personaje más malo de la serie es el que salva el día. Una jugada tan exitosa que nos hace aplaudir de pie.

Esto ya lo habíamos visto con Will en la temporada 2 y sus cambios de ánimo, transformándose en un espía del Mind Flayer en la realidad. Con Billy la idea se llevó bien: era necesario un representante verdadero de la maldad en su máximo exponente. Los hermanos Duffer se corrigieron y eligieron al agresor como la víctima. Un giro no bueno, sino EXCELENTE.

Fuente: Netflix

Hacer que Billy fuera la víctima y victimario del monstruo en la tercera temporada de Stranger Things cambió la fórmula pero no así el quid de la cuestión como espectáculo, y eso sí que se sintió fresco.

Más sobre
esta serie

Stranger Things

4.4
  • Emisión
  • Netflix
  • Géneros
  • Ciencia Ficción y Fantasía
  • Año de inicio
  • 2016
Ver ficha de la serie

Califica esta serie

Stranger Things (2016)

Continuar leyendo

Hoy