#13ReasonsWhy Artículo

La serie etiqueta a sus personajes y genera aún más violencia

La generación de ‘tipos’ sociales en el arte no es nueva. Allá lejos y hace tiempo ciertos autores franceses del Siglo XIX fundaron (sin quererlo) una corriente literaria, el realismo, de la cual se desprendió otra demostración más profunda aún llamada naturalismo. Las mismas tuvieron una característica bastante definida: hablar de lo cotidiano a través de personajes principales que se rodeaban de ‘tipos’ específicos de la sociedad. O sea: con pocas palabras, o reflejando en el papel pocos gestos y costumbres, se podía encerrar cómo era el mundo todo, cómo cada uno de los personajes descritos tenían todas las supuestas características primordiales para reflejar a cada uno de los estratos sociales, económicos y/o políticos.

Seamos más sinceros: se encasillaba muy fácilmente, se juzgaba a todo un grupo por la descripción generalizada; puros preconceptos que desde ese momento, en el mundo occidental, tenemos bien arraigados en nuestras cabezas.

Recuerdo cuando estrenó la primera temporada de 13 Reasons Why: la historia del suicidio de Hannah Baker fue realmente un shock porque analizaba, en definitiva, el tema del bullying adolescente haciendo foco en los dimes y diretes desde el encasillamiento y, consiguientemente, su implicancia en la sociedad estadounidense.

En esta segunda y tan comentada temporada el eje cambió: nos metemos en un juicio, pasando por la historia, pasada y presente, de uno y cada uno de los testigos que declaran. Es como si esas 13 razones del comienzo ahora tomaran forma y sean 13 razones corpóreas y mentales.

Si bien esta segunda temporada no termina siendo mala, sí debemos marcar que la producción de 13 Reasons Why cayó en lo que en un primer momento cuestionó: casi todos los personajes o testigos del juicio, al dejarlos hablar, son encasillados de una manera muy simple, muy burda… son muy obvios. Lo mismo que sucedió con Hannah a lo largo de la primera temporada, o sea, el bullying, el cuestionarla y juzgarla como ‘zorra’, simplemente el encasillamiento, lo vemos ahora mismo en el dibujo de los personajes.

En este artículo, de manera un poco sarcástica pero real, te dejamos a varios de los personajes de 13 Reasons Why y la manera laxa con la que los muestran, la forma de generar ‘tipos’ por parte de la producción, preconceptos del orden socioeconómico. Y, seamos realistas: ser tan simples y tan obvios según los estándares sociales al construir a los personajes también genera violencia…

1 Skye Miller como la chica tatuada en demasía, grafitera y espontánea. Ese combo, y sobre todo esas marcas coloridas (o no) en su cuerpo, va a significar que su personaje tenga problemas de integración y, por lo tanto, mentales. Bah, una salvaje...

2 Clay Jensen como el ciudadano de clase media, blanco pero no rubio, que va a representar el bien de la sociedad estadounidense toda.

3 Tony Padilla como el latino bello pero violento y que, por ser latino, obviamente ve fútbol (recordemos el episodio 9: su novio lo invita a ver un partido de Real Madrid vs Barcelona).

4 Marcus Cole como el futuro político que, como toda persona con aspiraciones al poder, se demuestra corrupto, en lo material, en lo personal y/o en lo psíquico.

5 Justin Foley como el chico pobre con familia disfuncional que va a terminar siendo adicto.

6 Tyler Down como el chico frustrado con problemas de socialización que va camino a ser un asesino estudiantil serial.

7 Bryce Walker como el rico de la historia, como el más pudiente que logra la impunidad total.

8 Ryan Shaver como el homosexual que ama más al arte que a otra cosa.

9 Chlöe Rice como la perfecta rubia. Obvio que iba a ser la pareja del más malo de los malos (Bryce) y, por supuesto, iba a ser la líder de las porristas. Repetimos: ¡es rubia!

10 Andrew Baker como el padre que engaña a la madre. Porque, claro: siempre los hombres son los que engañan en una pareja.

11 Sonya Struhl como la abogada defensora del colegio. Sin dudas, es sobradora y venenosa.

12 Cyrus como el neo punk naif.

13 Lainie Jensen como la madre-abogada que renuncia a su trabajo para construir un mundo mejor. Eso sí: se da cuenta de todo muuucho tiempo después de lo sucedido.

14 Gary Bolan como el director de la escuela que prefiere mantener su reputación antes que salvar a los adolescentes.

Resumiendo

En el especial para esta temporada que la misma serie posee, que puedes ver en Netflix y que se titula 13 Reasons Why: Más allá de las razones, actores, productores escritores y un variado grupo de especialistas analizan los pormenores de la serie. Es muy casual que en varias ocasiones se menciona la intención de la producción de formar estos ‘tipos’ sociales: se hace hincapié, por ejemplo, en que Bryce es la impunidad misma por su dinero y que Jessica no recibe la misma atención por ser menos pudiente que Bryce y, a su vez, por tener la piel oscura. Todos los que participan de este especial concuerdan con este trazado. Es más: hasta la misma actriz Alisha Boe lo remarca…

Una lástima que se encierre así el pensamiento.

¿Quieres comentar algo? Te esperamos en el área de debate aquí debajo. Si no te quieres perder nada de lo nuevo dale me gusta a nuestro perfil de Facebook y si quieres debatir en vivo las series con nosotros síguenos en Twitter.