#ClásicosPopulares: El clásico de Alan Parker aún impacta, como hace 42 años

Hace 2 semanas
Por

En 1970, Billy Hayes fue arrestado en el aeropuerto de Estambul, Turquía, por tráfico de drogas y fue condenado a 30 años de trabajos forzados. Fue encarcelado en  Sağmalcılar donde sufrió terribles condiciones de maltrato por parte de los guardias y de otros presos. En una oportunidad que se presentó, cuando lo trasladaban a otra prisión, Hayes pudo escapar y regresar a Estados Unidos donde escribió su increíble historia en un libro.

https://www.youtube.com/watch?v=lhuutAnXBzQ

El joven escritor Oliver Stone, quien solo tenía una modesta opera prima de bajo presupuesto bajo su brazo, recibió la oportunidad de adaptar la historia del libro a la gran pantalla. Además Alan Parker, el director, reclutó a Brad Davis y a John Hurt para los papeles estelares que en conjunto con la música de Giorgio Moroder y la claustrofóbica fotografía de Michael Seresin lograron hacer en 1978 un film que de inmediato incendiaba las salas en donde se presentaba.

La audiencia que pudo ver las primeras proyecciones de Midnight Express se asombró por la crudeza y violencia que se mostraban en las imágenes. Rápidamente la fama del film se extendió de boca en boca y fue un éxito de taquilla convirtiéndolo en objeto de culto.

La calidad de la cinta se extendió tanto que inclusive el gobierno turco mostró su descontento con el film y emitió una queja pública y formal contra los responsables. Eso aumentó el deseo de las audiencias de ver la película y le permitió ganar los Oscar por Mejor Guión y Mejor Música  en 1978.

El tono que logró Alan Parker en toda la película no fue algo fortuito. De antemano sabía que iba a ser polémica y advirtió de esto a todo el cast desde el día uno de la filmación. Aunque la historia original es dura, el mismo autor señaló que la adaptación de Stone y Parker se había tomado ciertas licencias creativas para exagerar algunas situaciones de las plasmadas en el film, y por esta razón, Stone accedió a dar una disculpa pública al gobierno turco en 2004 y el mismo Hayes también llegó a declarar que lo que se ve en la cinta es pura ficción.

Las escenas de la prisión muestran un alto grado de violencia y sadismo, todo organizado por unos guardias inhumanos que les gusta torturar a los prisioneros. Y es en ese sentido que la película no solo se volvió en una precursora de las cintas centradas en la prisión y en el escape de la misma: el ambiente que logra crear Parker se asemeja a una cinta de terror, a un viaje al infierno. Las actuaciones de John Hurt y de Brad Davis son legendarias, sobre todo cuando recordamos que la carrera de Davis fue truncada por el SIDA a sus 41 años.

La importancia que tiene Midnight Express radica en que aunque han pasado más de 40 años desde su estreno, las situaciones que se muestran dentro del recinto no son ajenas a lo que escuchamos todos los días en las noticias. La tortura, la injusticia son cosas de todos los días y cintas como estas nos hacen reflexionar de la pesadilla que vive mucha gente en prisiones en todo el mundo. 

Midnight Express es una película brutal, hiper violenta y sádica pero con un final esperanzador, uno que la convierte más que en un reflejo de la violencia humana en una exaltación del espíritu humano. 

No se la pierdan esta semana por la señal de TCM.

Continuar leyendo

Hoy