¿Conoces a Tomás?

Artículo

Aunque tiene buenas intenciones, la historia de Tomás deja una mala impresión en el espectador

Hace 3 meses
Por

¿Conoces a Tomás? es una propuesta distinta dentro del cine mexicano comercial. La película no es exactamente una comedia, pero tampoco podría definirse como un drama y este es exactamente su principal problema: la ausencia de un conflicto evidente. Uno podría argumentar que se trata de un estudio de personaje, pero Tomás nunca es lo suficientemente relevante en su propia historia, con lo cual trato de decir que el personaje rara vez incide sobre la trama y sólo es un actor pasivo respecto a lo que ocurre a su alrededor. El filme dirigido por María Torres (en su debut cinematográfico) es un proyecto con intenciones muy nobles que se ven reflejadas en el tema de la cinta y en lo que trata de aportar a la industria cinematográfica del país. Sin embargo, ¿Conoces a Tomás? resulta un producto gris que no ofrece argumentos sólidos para que la audiencia lo apoye en sus objetivos.

https://www.youtube.com/watch?v=j7NJq8w04rw

La historia sigue Fernanda (Marcela Guirado), una doctora que está a cargo de su hermano Tomás (Hoze Meléndez), el cual padece autismo moderado. Al mismo tiempo, ella mantiene una relación sentimental con Leonardo (Leonardo Ortizgris), un músico frustrado que encuentra en Fernanda el apoyo emocional y económico que necesita para sobrevivir. Un día, los papeles se invierten y Fernanda recurre a Leonardo para pedirle que cuide a Tomás mientras ella realiza su primera cirugía en el hospital donde trabaja. Motivado por el compromiso que siente hacia ella, Leonardo acepta la petición sin considerar las consecuencias que trae consigo cuidar a Tomás el mismo día que su amigo Christopher (Alan Estrada) lo invita a tocar en la boda de Don T. (Juan Pablo Medina) un productor muy importante que podría darles la oportunidad que siempre han buscado en su carrera como músicos.

Sin ser pretencioso en sus metas, es evidente que el filme trata de diferenciarse de la oferta comercial mexicana que usualmente encontramos en las salas de cine. Sin embargo, la película está tan preocupada en no caer en aquello que hemos visto hasta el cansancio que en el proceso se despoja a sí misma de toda personalidad. Al igual que los colores pastel que usa constantemente la fotografía de Carlos Hidalgo (A ti te quería encontrar), la cinta es demasiado tenue para provocar algún tipo de emoción en su audiencia. El filme es tan inofensivo que ni siquiera tiene algo destacable que decir acerca de la condición que presenta Tomás (Melendéz).

Evidentemente, es importante darle visibilidad a este tipo de trastornos y es de admirar que María Torres (quien también se desempeñó como guionista del proyecto) haya querido escribir una historia que no fuera didáctica o aleccionadora sobre el tema; pero al ser Tomás uno de los personajes principales y al tener al resto del elenco reaccionando a su condición, pareciera que la cinta desperdició una oportunidad de decir algo más significativo sobre el autismo. Cabe anotar que el “mensaje” que quiere transmitir la película es que “ser diferente es bueno”, pero esta reflexión no surge a través de lo que vemos en pantalla sino gracias a que los diálogos de los personajes apuntan a ello, quitándole la oportunidad al público de llegar a esta conclusión sin que la cinta se lo diga explícitamente.

Asimismo, la actuación de Hoze Meléndez (Sueño en otro idioma) como Tomás deja mucho que desear. La mayor parte del tiempo es muy notable que Meléndez está tratando de interpretar –e imitar– a una persona con autismo, ya que lo único que define a su actuación son una serie de gestos y ruidos que ejecuta el actor y que hasta cierto punto sólo reafirman estereotipos relacionados con este trastorno. Por decirlo de alguna manera, Meléndez nunca llega a perderse en el personaje lo suficiente para que todas sus peculiaridades resulten naturales de la personalidad de Tomás.

Por el contrario, el resto del elenco hace su mejor esfuerzo con el poco material que les otorga el guión para trabajar. Leonardo Ortizgris (Diablo Guardián) y Alan Estrada (Lluvia de luna), en específico, usan todo el carisma que poseen para darle vida a sus respectivos personajes, pero al igual que sucede con la película en general, sus conflictos son mínimos y el guión no les da tiempo de crear papeles más complejos. Por último, se agradece que Marcela Guirado (Todo mal) tenga la oportunidad de interpretar un rol diferente y que es más tranquilo y delimitado que en otros de sus proyectos, ya que le da la oportunidad de probarse –de forma exitosa– en una historia con un tono más sutil y que está más cercana a la realidad.

Hace poco hablábamos de otra película para la que aplicaba el dicho que dice “el camino al infierno está lleno de buenas intenciones”. ¿Conoces a Tomás? hace un trabajo muy importante al otorgarle visibilidad al tema del autismo y su directora, María Torres, tiene una intención muy admirable al intentar ampliar el tipo de contenidos cinematográficos que existen en México. En teoría, este es el tipo de proyectos que como espectador te gustaría apoyar por completo. Sin embargo, las intenciones no son suficientes para hacer de ¿Conoces a Tomás? una película memorable. Insulsa en todos los sentidos, esta cinta hará que su audiencia se cuestione su decisión de comprar un boleto para conocer a Tomás en las salas de cine.

Más sobre
esta película

¿Conoces a Tomás?

  • Géneros
  • Comedia
  • Drama
  • Actores
  • Hoze Meléndez
  • Leonardo Ortizgris
  • Marcela Guirado
  • Año de inicio
  • 2019
Ver ficha de la película

Califica esta película

¿Conoces a Tomás? (2019)

Continuar leyendo

Hoy