fbpx

Creepshow

Artículo

La nueva versión televisiva rinde honor a las oscuras y divertidas historias de terror clase B

Hace 2 meses
Por

En 1982, dos inmensos exponentes del género como George Romero y Stephen King unieron sus mentes creativas con el fin de homenajear a los sangrientas (y posteriormente censuradas) historietas de la década del ‘50 de EC Comics en una antología cinematográfica hoy en día convertida en todo un culto por los amantes del terror. A través de pequeñas historias enmarcadas dentro de un cómic que un padre decide desechar a la basura ante la desconsoladora cara de un pequeño niño (interpretado por el mismísimo hijo de King, quien años más tarde sería conocido como el novelista Joe Hill), Creepshow impregnaba a la gran pantalla de una atmósfera macabra llena de humor negro y el arte grotesco del genio de los efectos especiales Tom Savini. Una fantástica y caricaturesca obra al mejor estilo Tales from the Crypt con moralejas incluidas y una estética similar a los cómics que supo fanatizar a una camada de adolescentes (y no tan jóvenes) en el divertido universo del horror clase B.

En un momento en que las series antológicas han vuelto a cobrar fuerza, donde incluso hemos asistido al regreso de la icónica The Twilight Zone de Rod Serling con un repertorio de nuevos relatos comandados por el cineasta Jordan Peele, el escalofriante festín ochentero también ha dicho presente. La plataforma Shudder de AMC acaba de lanzar de la mano de Greg Nicotero (productor ejecutivo de The Walking Dead) el reboot de Creepshow, su primera serie original y una pequeña carta de amor que rescata la esencia del terror más artesanal.

Foto: Shudder.

El episodio debut de esta primera temporada se compone de dos relatos de 20 minutos, titulados Gray Matter y House of the Head. El primero de ellos, basado en un cuento de Stephen King y con el mismo Nicotero como director, presenta una historia de body horror teñida de los típicos guiños autoreferenciales al universo King muy comunes en las adaptaciones de sus libros. El episodio se encuentra ambientado en una pequeña ciudad costera donde los habitantes intentan huir a causa de la inminente llegada de un descomunal huracán. Allí, un atormentado niño de piloto amarillo ingresa a un bar en busca de cervezas para calmar la insaciable sed de su padre, donde es atendido por una amable señora interpretada por Adrienne Barbeau, aquella que supo ponerse en la piel de la esposa victima de una monstruosa criatura en el capítulo The Crate del Creepshow original. Ante la mirada de dos policías locales (Giancarlo Esposito y Tobin Bell), el joven se quiebra al expresar como su padre ha cambiado drásticamente desde el fallecimiento de su madre. Todo parece indicar que este niño está padeciendo algún tipo de abuso y ambos oficiales deciden ir hasta el hogar para averiguar qué está ocurriendo. Por supuesto, ni los pensamientos más oscuros de estos policías estarán cerca de imaginar la atrocidad que deberán enfrentar.

Gray Matter ofrece una historia sencilla y entretenida consonante con las de la película de los ochenta donde Greg Nicotero, quien se inició en el mundo del cine como especialista en maquillaje FX, se encarga de mostrar una perturbadora (y bastante asquerosa) muestra de su arte. Resulta notable como el montaje que combina el relato flashback del niño con lo que está sucediendo en el tiempo presente simula el lenguaje narrativo de los comics. Tanto las actuaciones como el tono y el ocurrente final juegan nuevamente con el estilo de los films de bajo presupuesto que seguramente sean del agrado de los viejos fans.

Foto: Shudder.

En House of the Head una niña apasionada por su casa de muñecas se convierte en la única testigo de un crimen de otro mundo cuando la familia de muñecos que habitan este mini hogar son acechados por una cabeza zombie. Este relato escrito por Josh Malerman (Bird Box) y dirigido por John Harrison, quien fue asistente de Romero tanto en Creepshow como en La Noche de los Muertos Vivos, representa un excelente ejemplo de como se puede generar suspenso y tensión sin grandes efectos especiales, tan solo moviendo algunas figuras de lugar. Protagonizada por Cailey Fleming (la joven Judith Grimes de The Walking Dead y una de las mejores adhesiones de la última temporada), la historia de House of the Head se encuentra tan bien dirigida que parece inconcebible pensar como podemos llegar a estar extremadamente preocupados por el destino de un par de muñecos, logrando empatizar con el sufrimiento de la niña.

El final puede resultar un tanto decepcionante, aunque no cabe duda de que aquí la nueva Creepshow ha logrado algo diferente a sus antecesoras: más cerca de los extraños relatos de The Twilight Zone pero con la narrativa y los encuadres de los comics a los que el film de los 80 homenajea.

Foto: Shudder.

La serie de Shudder demuestra que está hecha con respeto y amor por el material original, con un equipo y un cast familiarizado con el universo del terror. Tan solo saber que tendremos un episodio dirigido por Tom Savini y basado en una historia de Joe Hill y varios otros protagonizados por actores del mundillo clase B como Jeffrey Combs (Re-Animator), potencian nuestras ganas de seguir descubriéndola.

No resulta muy probable que pueda conquistar a las nuevas generaciones adeptas al género, perdidas ante el amplio abanico de ficciones televisivas, pero indudablemente tocará la fibra sensible de todo buen fan que ha crecido con estas historias.

https://www.youtube.com/watch?v=inzsKlVR_N8

Más sobre
esta serie

Creepshow

  • Emisión
  • Shudder
  • Géneros
  • Ciencia Ficción y Fantasía
  • Terror
  • Año de inicio
  • 2019
Ver ficha de la serie

Califica esta serie

Creepshow (2019)

Continuar leyendo

Hoy