Cruella

Artículo

El origen de esta villana icónica entretiene, pero…

Hace 2 semanas
Por

Hace 4 años el director australiano Craig Gillespie sorprendió con la excelente biopic de Tonya Harding titulada I,Tonya, dotándola de un tono sarcástico y de humor negro que le valió la nominación al Oscar a Margot Robbie y la estatuilla a Alisson Janney. Por eso, desde que se anunció que el director se iba a encargar de la cinta de los orígenes de la villana de 101 Dálmatas, Cruella de Vil, causó una gran expectativa que hasta hoy podremos satisfacer con su estreno en cines y en premier access en Disney+.

https://www.youtube.com/watch?v=qQTAjSQ27-I

La película nos cuenta los orígenes de la famosa villana y su gusto por las pieles de dálmata. Estella (Emma Stone) es una chica fanática de la moda, que tras quedarse huérfana de niña decide dedicarse al robo junto a sus cómplices Jasper (Joel Fry) y Horace (Paul Walter Hauser) en las calles del centro de la ciudad de Londres. Ellos se vuelven expertos en robar carteras, bolsas, meterse a tiendas y oficinas, etc… En fin, unos ladrones de poca monta. Pero todo cambia cuando Estella conoce a la Baronesa von Hellman (Emma Thompson), una gurú de la moda cuyos diseños acaparan los escaparates de las tiendas y las portadas de revistas. Estella decide sentar cabeza con el fin de cumplir su sueño de ser parte del mundo de la moda y compartir sus diseños. Así que toma la iniciativa y empieza desde abajo, como afanadora en el exclusivo almacén propiedad de la Baronesa.

Con el paso del tiempo Estella va escalando hasta lograr hacer sus sueños realidad, pero la envidia y ambición de von Hellman van orillando a la joven a lentamente irse convirtiendo en Cruella, un alter ego que ella ha tratado de mantener a raya desde su niñez, pero la traición y el afán de venganza harán que tome las riendas de su vida.

Con un presupuesto de 200 millones de dólares, Gillespie logra recrear a la perfección la ciudad de Londres de la década de 1970. Para lograrlo se invirtió una cantidad considerable en el soundtrack, lleno de canciones icónicas del pop y rock de esa época que son el acompañamiento perfecto de los sets y vestimentas. El diseño de vestuario cumple una parte fundamental en el desarrollo de la historia así que no se sorprendan cuando acapare todos los premios correspondientes en este rubro en la próxima entrega de premios.

El montaje frenético está lleno de momentos épicos que se logran al complementar las escenas bellamente fotografiadas del cinematógrafo Nicolas Karakatsanis (I, Tonya) con la música pop/rock perfectamente seleccionada (The Rolling Stones, The Doors, Queen, The Clash, etc.) y el score de Nicholas Britell (The King, Vice, Moonlight, etc.) y las actuaciones de las dos Emmas (Stone y Thompson).

Con una duración kilométrica de 2 horas 14 minutos, la historia escrita por Aline Brosh McKenna (The Devil wears Prada), Kelly Marcel (Venom) y el novato Steve Zissis crea una trama que se puede dividir en dos partes: el ascenso en el mundo de la moda contra una jefa cruel y despiadada que parece salida de The Devil wears Prada y la de la de venganza en la que Cruella diseña con lujo de detalles un elaborado plan para quitarle a von Hellman lo que más ama.

Esta es una heist movie con los suficientes giros de tuerca para mantenernos entretenidos.

Pero...

Aunque teóricamente está basado en la novela original de Dodie Smith, la historia bien podría prescindir de los elementos distintivos de la historia clásica ya que algunos de ellos están metidos con calzador para que tenga razón de ser.

La larga extensión de la historia por la parte de la mitad nos aleja tanto de la premisa original que se pierde un buen rato y puede confundir al espectador entre tanto “evento” que no tiene nada que ver con el desarrollo del personaje.

Y es en este sentido en el que la cinta peca de ser consecuente consigo misma, Cruella nunca es tan mala como debería ser, al contrario, en el fondo ella hace todo para obtener justicia a como dé lugar, y esto es lo que la aleja totalmente de la villana de 101 Dálmatas, mientras la verdadera Cruella de Vil es vil, cruel y demoníaca, el personaje que se nos pinta en Cruella es todo lo contrario.

Sin embargo, el excelente diseño de producción, la encantadora actuación de Emma Stone, la perfecta encarnación del mal de Emma Thompson y la música rescatan la cinta en su última parte haciendo que nos importen poco o nada los detalles antes mencionados.

En resumen

Cruella es una entretenida historia de moda y venganza, una mezcla entre El Diablo viste a la moda, Maléfica y I, Tonya, que a pesar de ser demasiado extensa y, en momentos, tirar para ninguna parte, logra ser lo suficientemente entretenida para que valga la pena pagar un poco adicional para entretenerse un rato con el duelo de actuaciones de las dos Emmas.

Puntos adicionales merece por la música empleada, algo que hoy solamente se puede lograr con un abultado presupuesto.

Más sobre
esta película

Cruella

  • Géneros
  • Comedia
  • Drama
  • Actores
  • Emma Stone
  • Emma Thompson
  • Paul Walter Hauser
  • Año de inicio
  • 2021
Ver ficha de la película

Califica esta película

Cruella (2021)

Continuar leyendo

Hoy