#Dark Artículo

Los errores de una temporada demasiado compleja

Hubo mucha expectativa cuando Netflix anunció el estreno de su primera producción original alemana, Dark. El título, que augura misterio, nos hizo ilusionarnos a todos.

Pero, realmente, ¿Dark supo colmar esas expectativas? ¿O se quedó a mitad de camino entre el hype y un parentesco muy lejano con la exitosa Stranger Things?

Lo primero que me sorprendió de Dark fue su belleza visual. La atmósfera de los bosques de Winden y la incesante lluvia dan un marco precioso para contar una historia de suspenso.

Entre esos colores fríos, el piloto amarillo de Jonas destaca para que todos nos enfoquemos en él: el traumatizado adolescente cuyo padre se suicidó y pasó una temporada en el neuropsiquiátrico, que se mueve en bicicleta bajo un clima intempestuoso.

Y en la bicicleta que Jonas utiliza para moverse por Winden se acaban las semejanzas con Stranger Things. Si buscabas algo similar a la calidez y la inocencia de la historia de los hermanos Duffer, rápidamente descubrirás que Dark no es para vos.

Pero no es la falta de similitud con Stranger Things lo que no me convenció de Dark. Es su afición a complicar una historia hasta el hartazgo, cuando podría resultar mucho más sencilla, y una particular falta de verosimilitud en el núcleo de su historia.

Cuando superas la fascinación por una obra bella visualmente y por una intro caleidoscópica muy perturbadora, empiezan a acabarse los argumentos para creer que esta serie es innovadora. La historia central de Dark es una bastante trillada: un personaje toma un camino equivocado y fortuitamente baja en el tiempo hacia el pasado. A partir de allí, todos los tropes de viajes en el tiempo se despliegan: las consecuencias de manipular la historia, el peligro de encontrarse con uno mismo, algunos personajes que navegan cómodamente de un punto de la historia a otro y, otros, que van a los tumbos. Es casi un episodio más de Legends Of Tomorrow, con una cueva en lugar de la Waverider.

La gracia de Dark no es en sí la historia, sino la gran cantidad de tiempo que malgastamos intentando dilucidar quién es quién en cada una de las tres líneas temporales. Y no porque sea de suma relevancia ocultar este dato para la historia, sino que sencillamente es para mantenernos entretenidos. El nombre de los personajes se oculta de forma innecesaria, en la mayoría de los casos; mientras que en los que quizás tendría sentido, sus dobles resultan obvios. Este es el caso de Mikkel y Jonas

Me parece que esta serie alemana se ha beneficiado del oscurecimiento de los nombres de los personajes, alargando y complejizando para el espectador una historia que podría ser muchísimo más breve. De hecho, la fama de Dark se hizo a base de gente reconstruyendo los árboles genealógicos de los personajes. A nadie le importa el viaje en el tiempo, el villano Noah, ni la máquina misteriosa.

Particularmente, además, me resulta extremadamente inverosímil que nadie recuerde a Mikkel (de los adultos), ni que no existan fotografías de él. Estamos hablando de los 80, no de hace dos siglos atrás. La mujer con la que se casó, la madre de Jonas, ¿no se da cuenta que el hijo de su amante es una réplica exacta del niño que terminó convirtiéndose en su marido? Esa falla en el núcleo de la historia misma hace que todo pierda sentido para mí.

Sólo podría salvarse si, en la ya confirmada segunda temporada, descubriésemos que ella lo supo todo el tiempo. Aunque eso, claro, terminaría siendo repugnantemente perverso, a la luz de su romance con Ulrich.

Creo que los 9 episodios le han sobrado bastante a Dark. Una temporada más breve, tal vez de 6, hubiese logrado un impacto mayor, sin llegar hasta el hastío de la mezcla de nombres, donde pareciera ser que los espectadores estábamos obligados a ver los episodios con un árbol genealógico de ayuda memoria. Creo que la historia hubiera podido crecer mucho más si no se hubiera perdido el foco y el tiempo en esto.

¿Quieres comentar algo? Te esperamos en el área de debate aquí debajo. Si no te quieres perder nada de lo nuevo dale me gusta a nuestro perfil de Facebook y si quieres debatir en vivo las series con nosotros síguenos en Twitter.