Notice: Uninitialized string offset: 0 in /var/www/html/wp-content/themes/its-spoiler-time-2019/header.php on line 190 Notice: Trying to get property 'name' of non-object in /var/www/html/wp-content/themes/its-spoiler-time-2019/header.php on line 190 Notice: Undefined variable: data_tipo in /var/www/html/wp-content/themes/its-spoiler-time-2019/header.php on line 203

El anime y los animales: ¿cuáles fueron las mejores mascotas de la animación nipona?

Hace 3 meses
Por

Ha quedado establecido, a lo largo de toda esta semana, que los animales hacen todo mejor en términos de producciones audiovisuales. Por eso, no sorprende a nadie que en el mundo del anime también ocupen un rol relevante.

Ya sea como guías, como mascotas o como criaturas que debemos atrapar, los animales en el anime suelen representar roles inolvidables, basta con solo prestar atención a los nombres de las mascotas de toda una generación que creció entre finales de la década de los años 80 y la década de los 90 para apreciar cuántas Lunas, Artemis y Pikachus podemos encontrar.

Por eso, en esta semana en la que revisamos la historia de los animales en el cine y en la televisión, no podía faltar este artículo, dedicado a los animales más importantes dentro del mundo del anime.

Desde los comienzos del anime los animales estuvieron en pantalla. Si revisamos la historia de la animación en Japón, Three Tales es, técnicamente, la primera película que se emitió del género. Dirigida por Keiko Kozonoe cuenta tres relatos infantiles, siendo el segundo de ellos, Oppel and the Elephant, protagonizado por un hombre, dueño de una fábrica, y un elefante, que es explotado laboralmente y que, luego, será defendido por su manada.

También, cuando pensamos en anime, uno de los referentes innegables del género es Hayao Miyazaki. Animador, director, mangaka y muchas cosas más, Miyazaki es parte del corazón del anime y, además, uno de los co-fundadores del famoso Estudio Ghibli. Desde sus comienzos en la industria de la animación, Miyazaki también trabajó con animales.

En los años 60, Hayao Miyazaki trabajaba con Toei Animation, en donde colaboró en proyectos como el filme Puss in Boots (la versión anime, claro, no la emparentada con Shrek), Animal Treasure Island y más hasta llegar a Nausicaä of the Valley of the Wind, una película basada en un manga que él mismo había escrito y en el que, como bien demostraría luego Miyazaki, los animales y el medio ambiente son fundamentales.

Si revisamos la obra de Miyazaki, pronto nos damos cuenta de su visión ambientalista. En uno de sus filmes más celebrados, Mononoke Hime, la protagonista es una joven que fue criada por los lobos y que defiende a todas las criaturas del bosque de los avances de la humanidad.

https://www.youtube.com/watch?v=4OiMOHRDs14

Estos no han sido los únicos animales memorables creados por Miyazaki ni por el estudio Ghibli. Siguiendo con su visión ambientalista, debemos mencionar también el filme del 2008, Ponyo, protagonizado por ese pececito dorado mágico, pero también, ya un poco más alejados de esa visión ecologista, Kiki’s Delivery Service, donde una aprendiz de bruja es acompañada por su gato negro parlante, Jiji, e incluso Porco Rosso, protagonizada por un cerdo antropomórfico que pilotea aviones.

Pensando en el estudio Ghibli, debemos pensar también en filmes como Pom Poko, dirigido por Isao Takahata y protagonizada por perros mapache, una especie típica japonesa, así como también el encantador y complejo filme The Red Turtle, dirigido por el holandés Michaël Dudok. Estos dos filmes también colaboran con la visión ambientalista planteada por Miyazaki y que suele ser una constante dentro de las películas del Estudio Ghibli.

Como decíamos en un comienzo, a finales de los 80 y principios de los 90 el anime estalló en el mundo entero. De la mano de ese estallido llegaron a todas partes series como Sailor Moon, Dragon Ball Z, etc., y, posteriormente, algunas más modernas como Pokémon, Digimon, Sakura Card Captor y hasta otras más adultas como Evangelion, Cowboy Bebop y más.

Todas estas series que comenzaron a llegar de la mano de canales como Locomotion, Magic Kids, Cartoon Network y otros, tienen presencia de animales que han quedado en la memoria de todos. Para empezar, claro, debemos hablar de los dos gatos más famosos del anime: Luna y Artemis. Una gata negra y un gato blanco, ambos con una luna en su frente, que guían a las Sailor Scouts en sus batallas, las ayudan a descubrir sus poderes y, a veces, aportan el elemento cómico necesario para sentir cierto alivio.

Por otro lado, Dragon Ball tiene animales antropomórficos que habitan el mundo a la par de la humanidad, como Puar, el compañero inseparable de Yamcha, o Woolong, el cerdo que acompaña a Bulma en su primera expedición para recuperar las esferas del dragón. Y ya que lo mencionamos, claro, Dragon Ball también tiene a Shen Long, el dragón que concede deseos.

El anime nos ha dado una buena dosis de animales mitológicos o, al menos, extraños. Con Pokémon tenemos el mejor ejemplo: muchos de los pokémon tienen cierta semejanza con animales reales, pero no lo son del todo. Así, Pikachu, podría ser una rata, pero con poderes, o Eeve un zorro, o Squirtle una tortuga, sin embargo, evoluciones de por medio, esos animales que de alguna forma podemos reconocer, terminan transformándose y convirtiéndose en algo mejor. Lo mismo, claro, sucede con Digimon, donde nos encontramos desde tiranosaurios rex hasta insectos que, a medida que evolucionan, se van convirtiendo en criaturas más irreconocibles.

Otros seres que cumplen la función de sidekick animal en los animes de la época pueden ser Cerbero, en Sakura Card Captor, Mokona en Magic Knight Rayearth o Kirara en Inu Yasha.

https://www.youtube.com/watch?v=hX-NHafvY5I

Por otro lado, animaciones más pensadas para adolescentes o adultos, como Cowboy Bebop o Evangelion, también tienen sus mascotas: Ein, el perro súper inteligente que viaja en la Bebop y se hace fiel compañero de Ed, y Pen Pen (o Pen2), el pingüino que acompaña a Misato en su departamento y que come y bebe como ella.

La lista es interminable: en los animes más actuales, como Fullmetal Alchemist, también encontramos animales adorables como Black Hayate y Den, o Chuntaro de Demon Slayer, así como también podemos encontrar otros que son literalmente los protagonistas del show, como la panda roja de Aggretsuko, o Legoshi, el lobo gris de Beastars.

El anime, ese mundo de la animación que cada vez se hace más grande y más diverso, nos ha dado un sinfín de animales, algunos reales, otros mitológicos y hasta algunos inventados, que se quedarán para siempre en nuestros corazones. Ellos, con sus patas, su pelaje, sus plumas o escamas, aportan sabiduría, risas, fiereza y, por qué no, algo de salvajismo a estas historias que, hoy en día, son cada vez más exitosas.

Continuar leyendo

Hoy

Suscribirse