El Arma del Engaño tiene un reparto demasiado bueno para su desarrollo

Hace 3 meses
Por

La última película de Marvel se sigue abriendo camino a través de la taquilla. Por eso muchas producciones, en cine o TV o de streaming están de capa caída. Por eso lo sucedido con Operation Mincemeat (El Arma del Engaño) de Netflix: un drama mediano, lleno de estrellas, orientado a adultos, que los estudios ya no suelen dar luz verde se siente como un acto de resistencia.

Si bien el público tiene la opción de comprar un boleto para ver Doctor Strange in the Multiverse of Madness, la mayoría de los espectadores tendrán que contentarse con quedarse en la comodidad de casa. Operation Mincemeat (El Arma del Engaño) es una película sólida, pero hasta ahí. Una pequeña sonrisa y un gesto de aprobación, pero también una inclinación de cabeza y encoger los hombros como con vergüenza.

Crédito: Netflix

Basada en un hecho real de la Segunda Guerra Mundial, Operation Mincemeat (El Arma del Engaño) de John Madden cuenta la historia de cómo la inteligencia militar británica convenció a la Alemania Nazi de que los aliados planeaban invadir Grecia en lugar de Sicilia cargando un cadáver con documentos falsos y dejándolo en una playa de la costa española. Los dos encargados de liderar el plan son Ewen Montagu interpretado por Colin Firth, un oficial naval que acepta la asignación después de que su esposa e hijos huyen a Estados Unidos, y Charles Cholmondeley de un gran Matthew Macfadyen, un soltero ansioso por salir de debajo de la sombra de su hermano héroe de guerra recientemente caído. Se unen a ellos los personajes Hester Leggett de Penelope Winton, Jean Leslie de Kelly Macdonald, Ian Fleming de Johnny Flynn y Jason Isaacs como John Godfrey, el escéptico Director de Inteligencia Naval ansioso por cerrar la iniciativa.

Como era de esperar, esta colección de talentos británicos es el mayor activo de la cinta, pero la trama está demasiado perdida como para dejarse llevar por verlos hacer lo suyo. La historia no se presta a mucha acción, y aunque los actores están dispuestos a crear un drama convincente basado en los personajes, el guión les da poco con lo que jugar. El quid es un pseudo triángulo amoroso que se forma entre Ewen, Jean y Charles, pero a pesar de los mejores esfuerzos de Macfadyen como admirador celoso, no resulta convincente. La trama secundaria sobre un posible traidor entre ellos se siente igualmente desdentada y la razón de ambas podría ser el tono de la película. Hasta que la operación se ejecuta, Madden apenas considera la idea de que las cosas podrían salir mal, lo que dificulta tomar en serio cualquiera de los ritmos narrativos. Es más, las secuencias en España harán que los espectadores se pregunten por qué toda la película no se desarrolla allí. Se siente como una película dividida en dos, siendo la parte del país antes mencionado lo mejor logrado.

Crédito: Netflix

Es muy acertada la unión ficción – ficción. O sea, se habla mucho de que todos en la comunidad de inteligencia escriben o quieren escribir una novela de espías, que encaja muy bien con la operación en sí, la misma que consiste en construir una vida ficticia para el cadáver desde cero.

La cinematografía hace su parte al usar ocasionalmente faros para crear puntos de luz enmarcados por campos de oscuridad, pero la película está lejos de tener el estilo de un thriller de espionaje. En su mayor parte, luce el aspecto de una película biográfica estándar.

Crédito: Netflix

Operation Mincemeat (El Arma del Engaño) es una película que cumple, y nada más. Tal vez en otra época, una en la que los superhéroes estaban solo en los cómics, podría ser mejor calificada. 

https://www.youtube.com/watch?v=C6U4RyUXtX0

Continuar leyendo

Hoy