El Club de los Idealistas

Artículo

Lo mejor del cine mexicano del 2020, pero…

Hace 4 semanas
Por

Muchas veces pasa que ya tenemos una opinión cerrada respecto a la calidad del cine mexicano; podemos pensar que ya es más de lo mismo, que no hay buenas historias, etcétera. Sin embargo, de pronto salen películas como El Club de los Idealistas de Marcelo Tobar que cambian toda una perspectiva hacia dónde va el cine de ese país, pero también qué podemos esperar de él, no solo como industria de entretenimiento sino como un lugar donde el espectador se pueda identificar con su situación y encontrar un lugar personal que le dé inspiración, ideas y, por qué no, un consuelo a su propia existencia.

 

https://www.youtube.com/watch?v=jrFl_iiPcQw

Aranas (Juan Pablo Medina) es un hombre que siempre ha tenido el sueño de vivir una vida tranquila, con pocas preocupaciones y este deseo se lo contagió a sus amigos de juventud que pronto lo visitarán. Algunos contaban con expectativas de permanecer fieles a sus ideales, a sus propias filosofías de vida, otros de tener el matrimonio perfecto, algunos de ser solamente felices.

Al llegar con su mejor amigo de la juventud a este lugar paradisíaco que él mismo ha construido y que serviría como modelo para todos ellos, se dan cuenta que han renunciado a sus ganas de la vida ideal que siempre soñaron, que se dieron por vencidos en sus propios objetivos espirituales, personales y familiares, que los han cambiado por trabajo, fama y popularidad. ¡Esto está a punto de cambiar!

El Club de los Idealistas es de esas películas con las que entras con una expectativa moderada y te sorprende por muchos factores: la historia, las actuaciones y la manufactura que casi ya no se ve en el cine nacional. Pero no solo eso: toca temas importantes y profundiza en muchos de ellos. Se puede decir que disecciona las motivaciones, sueños, ideas y frustraciones de una generación adulta mayor que hoy en día ya alcanzó muchos objetivos en la vida pero que no ha logrado muchos otros. También explora ese atraso que implica pertenecer a generaciones anteriores, enfrentarse con las facilidades de las nuevas tecnologías y sentirse, por decirlo de alguna manera, rezagados por los hijos y generaciones posteriores que de alguna manera representan más ventajas en todo sentido.

El guion está muy bien escrito porque todo esto no se lee en las conversaciones de los unos con los otros dentro de la historia, sino que se encuentra implícito en cómo cada uno de los personajes va confrontándose con la realidad que ellos mismo han evadido durante mucho tiempo. Que se han entretenido trabajando, ocupándose de la familia, etcétera, para que un día se den cuenta que el mundo los ha dejado atrás y no han cumplido sus propios sueños.

La película tiene un reparto que promete y que cumple en todo momento, de esos que pocas veces se disfrutan: Juan Pablo Medina, Tiaré Escanda, Nailea Norvind, Andrés Palacios, Claudia Ramírez, Tomás Rojas, Daniela Smichdt y una excelente Yolanda VenturaTodos juntos en las conversaciones dentro de las horas de ese fin de semana funcionan a la perfección; la química es impresionante. Se nota el trabajo de mesa que Marcelo Tobar tuvo con cada uno de ellos en lo individual para la construcción de sus personajes, pero también en lo grupal, porque de otra forma no se notaría en pantalla toda esa camaradería que la historia necesitaba. En verdad sí les crees que llevan muchos años de conocerse y, aunque no cabe duda que muchos de estos actores sean amigos en la vida real, no se puede lograr este trabajo tan bonito sin una buena dirección.

Otra cosa es la música. La playlist elegida para llevarte por este viaje nostálgico y personal está muy bien seleccionada para el espectador que sepa valorarla. No voy en tren de Charly García, El ataque de las chicas cocodrilo con Los hombres G, Pobre de ti de Tijuana no!, No huyas de mí con Kenny y los eléctricos: una lista musical que va directo al pasado que le inyecta también la energía necesaria a la historia, a los personajes y por supuesto al espectador.

Todo está bien…

Pero...

Siendo muy quisquillosos podríamos calificar a El Club de los Idealistas como una película melodramática generacional que abusa del sentimentalismo y la nostalgia, pero en este caso yo no lo soy porque la historia me ha sorprendido gratamente pero también me dejó salir del cine con las ganas de vivir y construir los sueños cada día un poco más.

¡Formidable!

 

En resumen

El Club de los Idealistas de Marcelo Tobar es una cinta que a muchos los hará recordar sus sueños, sus anhelos y que deben ser felices a pesar de cualquier cosa que se los impida, pero, si suele suceder que no conectas con las situaciones de los personajes, está tan bien escrita que sentirás una empatía inmediata por cada uno de ellos.

Más sobre
esta película

El Club de los Idealistas

  • Géneros
  • Comedia
  • Drama
  • Actores
  • Giselle Kuri
  • Juan Pablo Medina
  • Nailea Norvind
  • Año de inicio
  • 2020
Ver ficha de la película

Califica esta película

El Club de los Idealistas (2020)

Continuar leyendo

Hoy