El Embarcadero

Artículo

Doble vida, erotismo y misterio en esta nueva historia de los creadores de La Casa de Papel

Hace 2 años
Por

Luego del furor global que significó La Casa de la Papel, y a la espera del estreno de la tercera parte producida por Netflix, el creador Álex Pina junto a la escritora Esther Martínez Lobato vuelven a sorprender a la audiencia española con una historia repleta de romance, erotismo y misterio. Hablamos de El Embarcadero, la nueva serie de Movistar+Atresmedia que busca profundizar en las cuestiones del amor, el sexo y la monogamia, al mismo tiempo que juega con el thriller clásico para esclarecer la verdad detrás del trágico final de su protagonista.

Todo comienza luego del aparente suicidio de Óscar (interpretado por Álvaro Morte, “El Profesor” de La Casa de Papel), un economista con una vida muy estructurada cuyo cuerpo sin vida es encontrado dentro de su automóvil en el embarcadero de la ciudad costera de Albufera, Valencia. Su esposa, la arquitecta Alexandra (Verónica Sánchez), concurre al lugar de los hechos para identificar el cadáver de este hombre que hace pocas horas se encontraba en una reunión de negocios en Frankfurt. Entre sus pertenencias, Alex se topa con un celular desconocido que contiene mensajes e imágenes de su marido con otra mujer, Verónica (Irene Arcos), una joven seductora con una vida mucho más simple y liberal, totalmente contraria a la de ellos. Cuando Alexandra descubre que Óscar ha estado llevando una doble vida desde hace 8 años, la arquitecta crea una falsa identidad con el fin de inmiscuirse en el mundo de Verónica y así poder averiguar quien era realmente aquel hombre que creía haber conocido.

A través de un destacado montaje y el pertinente uso de flashbacks, como así también fotografías, videos y recuerdos, el espectador va conociendo poco a poco el pasado de Óscar y su relación con Verónica, esta indomable fuerza de la naturaleza como bien la describe la madre de Alex, interpretada por la argentina Cecilia Roth. El encuentro entre Alex y Verónica, y la posterior relación que surge entre estas dos mujeres atravesadas por el dolor, devela la dualidad del personaje fallecido y cómo éste ha podido construir todo un mundo de mentiras con el fin de balancear su vida metódica y agobiante de la ciudad con esta existencia mucho más genuina, sencilla e instintiva.

La belleza del parque natural de Albufera, de donde es oriundo el personaje de Verónica, es retratada en toda su magnitud gracias a la cuidada fotografía de Miguel Amoedo y aquellos planos largos y aéreos que son una verdadera maravilla para los ojos del público. El contraste entre aquel indómito pueblo y los rascacielos y la artificialidad de Valencia resultan significativos al momento de profundizar en el conflicto interno de este hombre y las personalidades tan disimiles de las dos mujeres a las cuales dice amar.

A pesar de que la serie presenta un importante desarrollo de personajes y una historia atractiva que logra equilibrar su costado dramático con el suspenso, lo cierto es que resulta deficiente en varios aspectos. Uno de ellos tiene que ver las actuaciones, comenzando por la actriz Verónica Sánchez, quien no parece poder cargar con todo el peso que conlleva la centralidad de su personaje. Además de que muchas de sus reacciones carecen de credibilidad, su papel se ve ampliamente eclipsado por el de Arcos, quien logra robarse la mayoría de las escenas. En cuanto a Morte, su performance es correcta, aunque por momentos se siente como si repitiera el mismo personaje en cada una de sus ficciones. Los personajes secundarios no aportan mucho a la trama y están plagados de clichés, lo que significa un gran desperdicio, sobre todo en el caso de Roth.

Otra de las fallas de la ficción radica en las explicaciones innecesarias y las escenas repetitivas que llevan al cansancio y que subestiman a un público adulto que no necesita que los personajes pongan en palabras absolutamente todo lo que está sucediendo. Cabe resaltar también las excesivas escenas de sexo y desnudos que no son relevantes para la historia y que se sienten parte de un relleno morboso.

El Embarcadero guarda muchos parecidos con la elogiada The Affair y es probable que guste a aquellos adeptos a los dramas pasionales. Quienes se sumergan en esta historia se encontrarán con una ficción de una impecable labor técnica, con una narración de ritmo ligero y ascendente que se introduce en las complejidades del amor y que logra incluso interpelar al espectador a través de la vida y las decisiones de los distintos personajes con los que resulta fácil empatizar.

https://www.youtube.com/watch?v=LVffkfu1dUQ

Más sobre
esta serie

El Embarcadero

  • Emisión
  • Movistar+
  • Géneros
  • Drama
  • Año de inicio
  • 2019
Ver ficha de la serie

Califica esta serie

El Embarcadero (2019)

Hoy