Here and Now

Artículo

Conoce la serie que retrata agudamente los fracasos del progresismo

Hace 4 años
Por

Esta semana HBO Latinoamérica presentó su nueva tragicomedia de la mano de Alan Ball, el creador de Six Feet Under y True Blood. La serie pretende reflejar las desilusiones de una familia multirracial y progresista de Portland en la era Trump.

Greg Bishop (Tim Robbins) y Audrey Bayer (Holly Hunter) son un infeliz matrimonio de clase media alta que en su juventud supieron estar emparentados con las ideas de la comunidad hippie. Filósofo de profesión, Greg es admirado por sus pares tras haber escrito en algún momento el best seller Una Guía de Laicos para Aquí y Ahora. En el caso de Audrey, ella es una terapeuta retirada que lleva adelante una fundación sin fines de lucro sobre conflictos raciales en centros estudiantiles. Ambos tienen cuatro hijos de los cuales tres son adoptados y ya no conviven con ellos. El mayor es Duc (Raymond Lee), un hombre de origen vietnamita que brinda una terapia alternativa por la cual se hace llamar “arquitecto emocional”. La siguiente en la lista es Ashley (Jerrika Hinton), una libanesa casada y madre de una pequeña niña que trabaja como fotógrafa de moda. Luego tenemos a Ramón (Daniel Zovatto), el joven gay nacido en Colombia con visiones paranormales. Por último, Kristen (Sosie Bacon) de 17 años, la hija biológica de la pareja acomplejada por su apariencia física.

El primer capítulo gira en torno al cumpleaños número 60 de Greg. Ese día, Ramón despierta de una extraña y reveladora pesadilla y luego comienza a percibir señales relacionadas con los números “11 11”. Mientras Audrey prepara la casa para la pomposa fiesta de su marido, vemos a este engañándola con una escort. La depresión de Greg toma forma durante el monólogo de su natalicio cuando éste incomoda a los invitados expresándoles su descontento con el racismo global y los fracasos del progresismo. El melancólico discurso del patriarca de la familia se ve interrumpido cuando Ramón sufre una alucinación que deja pasmados a todos.

La serie de Ball bordea temas como la globalización, la identidad, el pasado, la diversidad y la hipocresía detrás de las familias de clase media estadounidense con ciertos accesos culturales y académicos. Debe ser cool tener hermanos de sitios exóticos, manifiesta un amigo de Ashley mientras almuerza con ella y su hermano mayor. A lo que Duc responde: Molaría si no fuésemos tan consientes de ser anuncios del progresismo de papá y mamá. Los hijos del matrimonio BishopBayer no dudan en expresar a través de ocurrencias ser parte de un “gran experimento” del postmodernismo, como bien lo denomina Greg en su discurso de cumpleaños. Los privilegios y el egocentrismo de esta disfuncional pareja chocan todo el tiempo con sus ideas políticas y los desafíos actuales que plantea la vuelta al poder de la derecha más conservadora.

Aunque por momentos detente cierto toque de artificialidad, Here and Now cumple su cometido brindando un producto interesante, ligero e impredecible. La idea de oscura familia no convencional vista en la icónica Six Feet Under se mezcla con el elemento sobrenatural que Ball supo añadir en su momento con los vampiros de True Blood. Sus personajes, bastante estereotipados, se ven fortalecidos gracias a las excelentes actuaciones de dos actores consagrados como Robbins y Hunter y varias jóvenes promesas.

Al igual que en otros dramas televisivos como This Is Us, la infancia y las peripecias de los hijos adoptivos en un país donde siempre serán extranjeros juega un rol fundamental. Ya sea en los enfrentamientos cotidianos o en forma de sueños, sus orígenes étnicos se cuelan para recordarles cuestiones tan filosóficas como quienes son y de donde vienen.

Here and Now es un atractivo y entretenido relato que parece esconder cosas aún más profundas que se irán develando a medida que nos alejamos de nuestro exasperante “aquí y ahora”.

Más sobre
esta serie

Hoy