No hay evidencia de que ningún brote de COVID -19 esté relacionado con el cine

Hace 3 meses
Por

Si bien siempre podremos encontrarnos con opiniones encontradas acerca de si es seguro o no ir al cine, se han realizado varios estudios que confirman que los cines son unos de los ambientes cerrados de menor riesgo en términos de propagación potencial. Uno de ellos fue realizado por por UC Davis Health.

Celluloid Junkie, el principal sitio dedicado al negocio del cine a nivel mundial, realizó un extenso estudio y ha encontrado que ningún brote de COVID-19 en cualquier lugar del mundo puede rastrearse hasta un cine, multiplex o simplemente un lugar de proyección pública. En este artículo te dejamos el estudio completo para que veas el arduo trabajo que realizaron estos especialistas.

Con la mayoría de los cines alrededor del mundo cerrados en la primera mitad del 2020 y con los funcionarios de salud y gobierno anunciando la amenaza que representan los espacios cerrados, la gente de Celluloid Junkie se preguntó si había ejemplos donde las salas de cine fueran vectores de COVID-19 rastreando todas las noticias relacionadas con COVID-19 y cines alrededor del mundo en distintos idiomas.

Si bien es imposible comprobar un resultado negativo, afirman que hasta la fecha no se puede atribuir ningún brote o transmisión importante de COVID-19 a los cines.

:O

Con algunos cines que han sido forzados a cerrar debido a la falta de estrenos de Hollywood y sumando las nuevas restricciones impuestas por el gobierno en países desde Malasia hasta la República de Irlanda, Celluloid Junkie nos hace recordar que en algunos mercados los cines apenas están reabriendo (India) mientras que en otros no ha pasado nada (NYC y Los Angeles). Las restricciones a reuniones siguen latentes, desde bares y restaurantes hasta iglesias y bodas, y suelen ser la razón del porqué los cines siguen cerrados o no se les permite reabrir.

La razón por la cual las reuniones en interiores aún siguen limitadas es debido a que el COVID-19 se transmite principalmente tosiendo y estornudando, y no como se pensaba inicialmente a través del tacto con superficies infectadas. Aunque en algunos países ya se permiten algunas reuniones en otras aún están detenidas, tal es el caso de Nueva York  donde se deja operar a iglesias y bares, pero no los cines. La política juega un rol más importante que la ciencia en la decisión sobre la apertura de los cines, a pesar de que ninguna apertura esté vinculada a incidentes de brotes pasados.

Para poder definir si los cines han sido fuente de algún brote de COVID-19, Celluloid Junkie ha utilizado distintas herramientas:

  • Las alertas de Google News en distintos idiomas han permitido a Celluloid Junkie rastrear diariamente noticias y artículos relacionados con el cine a lo largo del año
  • El traductor de Google les ha permitido expandir el seguimiento a las noticias más allá de su lengua madre, el inglés.
  • Su constante contacto con los principales organismos del cine incluyendo: UNIC, NATO, MTAC, Global Cinema Federation, SAWA entre otros.
  • En distintas plataformas (email, LinkedIn, Twitter, Zoom, etc), Celluloid Junkie se ha comprometido con cerca de 100 cadenas de cine alrededor del mundo desde sus operadores hasta su alta dirección
  • Desde Marzo han entrevistado a figuras destacadas de la industria del cine y mantenido estrecha comunicación con #CJCinemaSummit.

Atención: en su sitio, Celluloid Junkie se han publicado distintos artículos sobre el tema (aquí, aquí, aquíaquí), y se hicieron presentaciones y foros en línea. Ah, y cuando no han publicado artículos propios, han compartido artículos de interés en sus plataformas de LinkedIn Twitter.

Este no pretende ser un estudio científico comprobado en la materia: simplemente un documento exhaustivo del mapeo del impacto del COVID en la industria del cine.

Un estudio confirma que no hay transmisión en un país donde los cines nunca cierran

Aunque más del 95% de las pantallas de cine alrededor del mundo estaban apagadas, durante la primera ola del COVID-19 hubo varios territorios donde las salas de cine nunca cerraron por completo. Corea del Sur, Japón y Taiwán fueron los mercados donde los cines mantuvieron encendidas las luces de los proyectores, mientras que en Europa solamente Suecia decidió mantener el cine abierto. Si bien ninguno de estos países escapó completamente del virus, pudieron controlarlo en gran medida.

En Corea del Sur, el Comité de Promoción Cinematográfica llevó a cabo  un estudio bajo los auspicios del Comité de Gestión de Seguridad de la Industria Cinematográfica el 22 de Septiembre donde analizó el estado de los casos de COVID-19 relacionados con los cines. Corea del Sur ha tenido un extenso sistema de rastreo desde el estallido de la pandemia, ayudado por el nivel tecnológico de una nación famosa en esos menesteres. El comité encontró que entre el 1ro de Febrero y el 20 de Septiembre de este año hubo 49 personas que fueron al cine y que después fueron diagnosticadas con COVID-19; en total hubo 31.5 millones de visitas a las salas durante ese período de tiempo. Sin embargo, ninguna de las 49 personas infectadas, previamente mencionadas, parece haber transmitido el virus a otra persona en la audiencia o al personal del cine.

Según Nocutnews, “el número notablemente bajo de visitas confirmados con COVID-19 en comparación con el número total de audiencias cinematográficas y la ausencia de infecciones adicionales y casos de transmisión es el resultado del nivel mejorado de cuarentena y cooperación activa de la audiencia”. Cabe destacar que el uso de cubrebocas en Corea, así como en China, Japón y los países del sur de Asia era común incluso antes de la pandemia, en parte por rebrotes de SARS y el MERS. Corea del Sur también ha implementado importantes recursos tecnológicos para minimizar el contacto, a través de la emisión de boletos automatizada, estaciones de self service e incluso un robot de bienvenida.

🙂

Otros estudios confirman que el cine es relativamente seguro

Si bien siempre podremos encontrarnos a un profesional de la salud que nos indique que ir al cine no es seguro, se han realizado varios estudios que confirman que los cines son unos de los ambientes cerrados de menor riesgo en términos de propagación potencial. Uno de ellos fue realizado por por la UC Davis Health.

“Suele sonar como un problema: varias personas en un mismo lugar cerrado, en una habitación, durante un período de tiempo prologado” dijo Natascha Tuznik, profesora asociada de enfermedades infecciosas de UC Davis Health. “Pero ahora que es necesario usar cubrebocas, y si el cine sigue los protocolos, las salas deberían presentar menos riesgo de transmisión de persona a persona que muchos otros lugares a los que la gente va ahora”.

Otro estudio del Hermann-Rietschel-Instituts der Technischen Universität en Berlín, Alemania, realizado en nombre del organismo de comercio cinematográfico alemán HDF, confima que “si en el cine solo se respira el aire de la toz y los estornudos que podrían suceder, el número sigue estando muy por debajo a los de una oficina donde se habla”. Según el estudio, esto está relacionado con la ventilación en los cines.

Es importante resaltar que si bien un cine no representa un riesgo elevado de transmisión del virus SARS-COVID-19, esto no es lo mismo que afirmar que estos lugares no representan ningún riesgo alguno. Además, la gente no ha dejado de ir a supermercados o de viajar en transporte público aunque ambos representan un riesgo muy elevado de contraer el virus. “Esto no está exento de riesgos y es importante que la gente lo entienda” Dra. Joyce Sánchez, especialista en enfermedades infecciosas de la Facultad de Medicina de Wisconsin, citada en un artículo de WSJ en Agosto. Ella enfatiza que “hoy en día no existe un artículo científico que sustente que un cine haya sido un lugar para la transmisión viral. Honestamente, el tiempo lo dirá”. En los dos meses que trascurrieron desde la declaración de Sánchez no se han detectado infecciones adicionales en los cines.

“Nada es 100% seguro” dijo el Dr. Robert Lahita, presidente de medicina en St. Joseph´s Health en New Jersey, profesor de medicina en New York Medical College y profesor adjunto de medicina en Rutgers, en entrevista con la revista Vulture. “Diría que el cine es 95% seguro si vas con todas las medidas necesarias”, afirmó.

Ejemplos globales de casos positivos de COVID-19 entre los espectadores y el personal del cine

Para demostrar que Celluloid Junkie no solo se ha basado en opiniones y estudios médicos, o que simplemente han salido con las manos vacías en algunos casos, ellos señalan un par de casos poco publicitados de personas infectadas relacionadas con la visita a un cine, incluso cuando no lo contrajeron ni propagaron la enfermedad ahí.

Dejando de lado China, el primer caso de coronavirus donde un cine se vio involucrado fue una visita a finales de febrero en el distrito de Göppingen de Baden-Württemberg en Alemania. Un joven de 25 años de edad luego desarrolló síntomas de COVID-19. Esa tarde el joven vio Bad Boys for life en el asiento 13 de la segunda fila en la función de las 20:00 hrs; asistieron 138 personas. Fue uno de los primeros casos confirmados de COVID-19 en Alemania. Las autoridades rastrearon y dieron seguimiento a las personas que se habían sentado a su alrededor, pero ninguna de ellas estaba infectada según los informes semanales alemanes.

En Singapur, el 15 de Julio, un cinéfilo acudió a una función en el Goldenvillage VivoCity en el pabellón 4 y fue identificado con COVID-19 en ese momento. Se informó que la administración del cine canceló de inmediato las próximas funciones en ese pabellón y activó con su agencia de limpieza incluida en la lista de la NEA para llevar a cabo una limpieza profunda y una desinfección profunda del pabellón y las áreas de acceso general. Después de este incidente no se volvieron a reportar problemas.

También ha existido al menos un caso en el Reino Unido en donde el personal del cine dio positivo a COVID-19. Uno de ellos fue el dos miembros de Odeon Silverlink Cinema cerca de Wallsend en Septiembre después que reabrieran los cines en esas latitudes. “Dos colegas que dieron positivo fueron aislados y ahora se están recuperando en casa” dijeron desde Odeon. “En este caso, respondimos con rapidez y de acuerdo a las pautas del gobierno. La fuerza y la efectividad de nuestros protocolos de limpieza garantizaron que nuestro cine permaneciera abierto y seguro”. No se informó de ningún miembro adicional o cliente estuviera infectado por este incidente.

Por último la Asociación de Cines de Canadá (MTACinformó que han encontrado casos de infecciones en personal del cine; ninguno resultó en propagación. De acuerdo con la MTAC “de más de 200 ubicaciones encuestadas, solo han existido 5 casos confirmados de COVID-19 en personas dentro del entorno del cine”. La directora de esta Asociación, Nuria Bronfman, citó este hallazgo en una carta abierta a las autoridades de Ontario para permitir la reapertura de los cines.

Más allá de estos cuatro hallazgos globales, la gente de Celluloid Junkie no ha podido verificar más casos confirmados de COVID-19 relacionados con un cine.

Dónde SÍ ocurren los brotes

También vale la pena brindar una perspectiva de que la falta de casos en las salas de cine no se debe a la suerte ni a las casi fallas, especialmente si se compara con otras formas de reuniones púbicas. En Corea del Sur, donde se demostró que en 31.5 millones de asistentes al cine hubo 49 infectados, sin rebrotes, varias propagaciones importantes se rastrearon hasta las iglesias coreaneas. Más de 400 casos fueron hallados en una sola iglesia y más de 500 casos en la secta Shincheonji. Mientras tanto, también en Corea, 66 casos se vincularon a un solo establecimiento de Starbucks en la ciudad de Paju, al norte de Seúl, en Agosto.

Entonces, mientras las iglesias y las cafeterías son fuentes comprobadas de los principales brotes de COVID-19, la gente de Celluloid Junkie concluye que los operadores de cine están comprensiblemente descontentos de que los lugares de culto y las franquicias, en ciertas partes del mundo, puedan seguir operando, mientras que los cines están cerrados o bajo restricciones. Esto no quiere decir que en ningún momento en el futuro no haya una transmisión de COVID-19 que sea originada en un cine, pero, dado que las salas han estado abiertas durante la pandemia (Corea del Sur y Suecia) y reabiertas de manera segura (Reino Unido y la mayoría de los estados de USA), es notable que no se hayan podido establecer que ni un solo incidente transmisión de COVID-19 en el confinado espacio de una sala de cine alrededor del mundo.

Como última instancia, depende totalmente de los asistentes decidir si se sienten seguros al acudir al cine, pero la evidencia apunta a que las salas son de los espacios cerrados más seguros en términos de contagios de COVID-19, siempre que se tomen todas las precauciones y se cumplan al pie de la letra los protocolos de limpieza.

Así que, repitamos para mayor claridad: a pesar de miles de millones de visitas a cines alrededor del mundo desde que la pandemia de COVID-19 empezó, ni un solo brote se ha ligado/rastreado a ninguna sala de cine.

Es una buena noticia, ¿no? 🙂

Continuar leyendo

Hoy