Notice: Uninitialized string offset: 0 in /var/www/html/wp-content/themes/its-spoiler-time-2019/header.php on line 190 Notice: Trying to get property 'name' of non-object in /var/www/html/wp-content/themes/its-spoiler-time-2019/header.php on line 190 Notice: Undefined variable: data_tipo in /var/www/html/wp-content/themes/its-spoiler-time-2019/header.php on line 203

Fantasmas: desde el más allá hasta la pantalla chica y grande

Hace 4 meses
Por

Desde que empezamos a contar historias, los seres humanos hablamos de fantasmas. Basta mirar las grandes obras de la literatura para darnos cuenta: desde Shakespeare, con el fantasma del padre de Hamlet, pasando por Charles Dickens y el Fantasma de las Navidades Pasadas, hasta Oscar Wilde y el fantasma de Canterville.

En las producciones audiovisuales, sucedió lo mismo. Ya fuera para generar terror, humor o ternura, los fantasmas siempre estuvieron allí. A veces como espíritus vengativos, otras como amigos del más allá, pero en cine y en televisión los seres humanos seguimos contando historias de fantasmas como desde el principio de los tiempos.

En las pantallas, se considera como la primera película de fantasmas es Le Manoir du Diable, de 1896, de Georges Meliés que, si bien tiene como problemática principal la aparición del demonio, este viene acompañado de fantasmas. Luego, siguieron otros cortometrajes como Photographing a Ghost, de George Albert Smith en 1898, en el que unos fotógrafos intentan tomar fotografías de un fantasma, solo para fallar repetidas veces.

Así, siguieron varios otros cortometrajes en los comienzos del cine en el que los fantasmas hacían sus apariciones, ya fuera para aterrar o para dar un tinte de comedia, hasta que en 1908 se adaptó por primera vez A Christmas Carol, la obra de Charles Dickens, aunque actualmente no se conservan copias de esta versión.

Los expresionistas alemanas también tuvieron su paso con los fantasmas. En 1921, Fritz Lang dirigió Destiny, una historia de amor más allá de la muerte en la que una mujer intenta reencontrarse con su amado, a quien se lo ha llevado la Muerte en persona.

Así, desde los comienzos del cine, las historias de fantasmas fueron creciendo, desde esos primeros cortometrajes hasta convertirse en una parte fundamental de las producciones audiovisuales hasta el día de hoy.

https://www.youtube.com/watch?v=hqdiXKLnElc

Como decía en un comienzo, los fantasmas no siempre sirvieron para asustar. Por ejemplo, uno de los fantasmas más entrañables surgió nada más y nada menos que en 1945. Casper, the Friendly Ghost, también conocido en Latinoamérica como Gasparín, fue el protagonista de una serie animada basada en un libro infantil de historietas publicado por primera vez en 1939. El éxito de Casper es tan rotundo y está tan alejado del terror que no solo luego Hannah Barbera le dio una vuelta a la televisión en 1979, sino que también en 1995 llegó a la pantalla grande con el filme Casper.

En los 90, también, los fantasmas llegaron para enamorarnos, con una historia como la de Ghost, protagonizada por Patrick Swayze, Demi Moore y Whoopi Goldberg, o para hacernos reír como con la comedia Heart and Souls, protagonizada por un jovencísimo Robert Downey Jr.

Sin embargo, cuando pensamos en los fantasmas más icónicos, tenemos que movernos al terreno del terror. Freddy Krueger, la siniestra aparición de un asesino de niños quemado vivo de A Nightmare on Elm Street, o los marineros vengativos de The Fog, ambas películas dirigidas por nombres que hoy en día son palabra mayor en el cine de terror como Wes Craven y John Carpenter, son solo algunos ejemplos de cómo el cine de los años 80 nos dio fantasmas que nos hicieron temblar.

Por supuesto, también en la década de los 80 tuvimos a los Cazafantasmas, que abrieron la puerta, mezclando terror con comedia, a algo que a la gente apasionaba: intentar atrapar un fantasma. Hoy en día la obsesión sigue siendo la misma, por eso las películas del universo The Conjuring son un éxito comercial y se siguen contando y recontando historias como la de Hamlet, la del Jinete sin Cabeza o los mismos Ghostbusters, que regresaron hace poco a la pantalla grande con Ghostbusters: Afterlife.

Incluso en televisión seguimos obsesionados con los fantasmas: basta abrir cualquier plataforma de streaming para ver cuántas series se dedican a hablar de las apariciones que vienen del más allá: desde The Haunting of Hill House, de Mike Flanagan, pasando por la serie que nos mostró los orígenes de la maldición que se muestra en las películas conocidas como The Grudge, titulada Ju-On: Origins, hasta animaciones como Trese, o comedias como Truth Seekers.

https://www.youtube.com/watch?v=MJqHpN9b0U4

Los fantasmas, según la definición, son apariciones, en general, de personas muertas que se rehúsan a irse. En el cine y en la televisión nos apasionan tanto que tampoco van a irse, ya sea para asustarnos, hacernos reír o conmovernos, ellos se quedan con nosotros.

Continuar leyendo

Hoy

Suscribirse