Fire of Love retrata el más perfecto triángulo amoroso de dos seres humanos y la naturaleza - Spoiler Time

Fire of Love retrata el más perfecto triángulo amoroso de dos seres humanos y la naturaleza

Imagen principal de la nota
- El triángulo amoroso de dos seres humanos y la naturaleza no existe ... - Fire of Love muestra un triángulo amoroso entre Katia, Maurice y volcanes

El volcán, se dice, es como una bomba con un fusible de longitud desconocida. Así también el amor entre Katia y Maurice Krafft, que materializaban el verso de una canción de The Smiths: “morir a tu lado es una forma tan celestial de hacerlo”. Esta frase que se incorporó de inmediato al salón de la fama de los softboys y que Katia y Murice, la pareja de vulcanólogos franceses, evocan al perecer uno al lado del otro en una espectacular erupción en 1991.

El dúo condenado de marido y mujer es uno de los temas de Fire of Love, un documental que ganó un premio en Sundance este año. No es difícil ver por qué: en manos de la directora Sara Dosa el montaje es un espectáculo de archive footage de las muchas expediciones de los Krafft, ilustraciones de cuentos de hadas y recreaciones estilizadas de recuerdos conservados en los extensos diarios de la pareja. Esta es una biografía de dos científicos pero también un gran retrato sobre la emoción sísmica del romance. Ocasionalmente, puede ser de la misma manera escribir sobre películas, como cuando lo que podría haber parecido un simple documental monótono sobre la naturaleza resulta ser una de las cintas más electrizantes y conmovedoras del año.

Crédito: National Geographic

La fijación de toda la vida de los Krafft, se nos dice, comienza en la adolescencia; ambos independientemente asombrados por la majestuosidad de los volcanes. Se conocen por casualidad en 1966, un lindo encuentro que rivaliza con cualquier comedia romántica, representado en una recreación que recuerda a la sensibilidad de Wes Anderson. No hay un registro definitivo de ese momento, pero se muestran tazas de café sin terminar y pantallas divididas de Katia y Maurice que parecen mirarse a los ojos.

Katia es geoquímica; Maurice geólogo. La diferencia es apenas unas pocas sílabas, aunque Fire of Love los pinta como yin y yang. Ella es un pájaro, cuidadosa, precisa y detallada, mientras que él es un elefante marino, con un apetito voraz por la documentación. Es la cinematografía de Maurice, filmada en vibrantes 16 mm, lo que comprende gran parte de la película: años de trabajo en 90 minutos de metraje.

Crédito: National Geographic

Puramente espectacular. Fire of Love es también una película fascinante sobre el cine: un saludo al poder de las imágenes astutas e ingeniosas de los Krafft. Sabían que lo que sobreviviría de su trabajo eran sus películas en 16 mm: cielos de fuegos artificiales líquidos y eructos épicos de lava, burbujeando en rojo bajo un planeta ennegrecido. La cinta puede sentirse como un diario del fin del mundo (o el comienzo de uno). Para vender mejor su pasión, Katia y Maurice se involucraron en sus rodajes. Sus personalidades se transformaron en personas, como estrellas del pop.

Es por eso que la forma de Fire of Love encaja tan bien con el contenido. Dosa identifica a los Krafft como pioneros de los medios: expertos en la forma inteligente de hacer películas que personas como July, y el propio Anderson, seguirían años más tarde. La propia directora está claramente enamorada de la pareja, y no solo porque sus películas increíblemente vívidas: son tan centrales para la suya.

Desde el principio sabemos cómo terminará su historia: envueltos por un flujo piroclástico cuando el monte Unzen de Japón entre una erupción repentinamente en un viaje de investigación. Hay un video de los últimos momentos de Katia, alejándose de una nube de gas que crece rápidamente, inquietante en la forma en que pueden ser todas las imágenes de desastres, como un vistazo incómodo a la mortalidad. Sin embargo, este resultado, en lugar de arrojar una sombra melancólica sobre el resto de la película, la impregna de una sensación de paz. De hecho, Fire of Love suena a veces como una elegía larga y amorosa.

Dosa no pasa por alto el hecho crucial de que el matrimonio era, por definición, un triángulo: Katia, Maurice y volcanes que compartían por obsesión. Tampoco pasa por alto la fría verdad de cualquier amor por la naturaleza: que se encontrará con la indiferencia. En este caso, rabia destructiva también. Más tarde, los Krafft se sienten motivados a preguntar si lo que adoran tiene la fuerza de acabar con miles de vidas. Sin diluir el júbilo anterior, la pregunta profundiza en esta novela compleja y llamativa de una película, que explota en una fantasía de color y sonido, para caer en un silencio agridulce.

La directora se enfoca en este sentido de devoción dual, no solo entre Katia y Maurice, sino también su devoción conjunta por la vulcanología. Es el tema más intrigante del documental, especialmente cuando llega a su trágica, pero apropiada conclusión. Los Krafft siempre estuvieron enamorados de los volcanes. Sabían los peligros que representaban. De cualquier manera, impulsados por una búsqueda de conocimiento, la pareja se ayudó mutuamente a cumplir su ambición de estar con ellos. Lo dijo Miranda July a mitad del filme: “solos, solo podían soñar con volcanes; juntos, pueden alcanzarlos”.

Fire of Love está disponible en Disney Plus.

Video
https://www.youtube.com/watch?v=vIhN7X8UCtw

Más en Spoiler Time

Últimos estrenos
JustWatch
Serie -
Se presume inocente
Apple TV Plus
Película -
¿Estoy bien?
Max
Película -
Ultraman: El ascenso
Netflix
Serie -
De campamento con Snoopy
Apple TV Plus
Película -
Brujería
Amazon Prime Video