Notice: Uninitialized string offset: 0 in /var/www/html/wp-content/themes/its-spoiler-time-2019/header.php on line 190 Notice: Trying to get property 'name' of non-object in /var/www/html/wp-content/themes/its-spoiler-time-2019/header.php on line 190 Notice: Undefined variable: data_tipo in /var/www/html/wp-content/themes/its-spoiler-time-2019/header.php on line 203

Garra es la nueva gran volcada de la unión Adam Sandler – Netflix

Hace 4 meses
Por

Un tiempo atrás, bastante atrás, no recuerdo bien cuándo, mi amigo Tobías Tosco, director de cine, me dejó muy en claro algo: muchas grandes películas suelen ser chicas, muy chiquitas. Obviamente, me pareció un oxímoron hasta ridículo; pero me detuve y presté atención. Tobías me nombró producciones simples (desde Easy Rider, pasando por Falling Down y El Proyecto Blair Witch, por citar algunas), con argumentos demasiado mundanos, muy económicas desde todo punto de vista, con pequeños incidentes que narran momentos riquísimos, como la vida misma. Porque, ¿para qué complicarse cuando todo es tan simple?

Y entonces una nueva cinta, Hustle (Garra).

Crédito: Netflix

Hustle (Garra) es un drama deportivo dirigido por Jeremiah Zagar y estrenado el pasado 8 de Junio de 2022 en Netflix. Forma parte de la millonaria (en contrato y en ventas) unión entre Adam Sandler y la plataforma de streaming número uno.

Adam Sandler interpreta a Stanley Sugerman, un cazatalentos de los Philadelphia 76ers de la National Basketball Association (NBA) que descubre a un jugador de talento fenomenal en España llamado Bo Cruz (Juancho Hernangómez) y trata de prepararlo para el Draft de la NBA y, consecuentemente, triunfe en la liga de basketball más importante del mundo. Con un reparto plagado de estrellas como Queen Latifah, Ben Foster y Robert Duvall, y con LeBron James como productor junto a Sandler, Hustle (Garra) podía parecer en primera instancia “otra película más del que hizo Happy Gilmore“. Pero no. Y hay una escena que resume mi introducción y el porqué de esta reseña tan positiva.

Antes de toparse con el magnífico Bo Cruz, Stanley se encuentra en España con su amigo, también cazatalentos, Leon Rich (Kenny Smith) en lo que vendría a ser el solárium de un hotel. En la piscina, los huéspedes, algunas bonitas jóvenes realizando topless y otros adultos mayores exhibiendo sus cuerpos sin ningún tipo de tapujo tampoco, se relajan. Leon le dice a Stanley que le haga el favor de mirar hacia la piscina, por las jóvenes, claro. Stanley bromea, sobre todo diciendo que no quiere arriesgarse porque lo tiene prohibido, que su mujer lo va a dejar. Leon insiste. Stanley finalmente cede, se da vuelta y se encuentra con la imagen de una pareja mayor sentada en la orilla de la piscina. Nuevamente mirando a Leon, y con cara de pícaro, Stanley comenta que se impresionó por los senos, pero los del anciano, ya que él está a pocos bocados de tener ese cuerpo. Los amigos ríen.

De estos momentos tan casuales como minúsculos pero grandiosos hay muchos en Hustle (Garra), verdaderos baldazos de frescura para una industria como la de Hollywood que cree necesitar de muchísima producción desde lo técnico o de muchísima seriedad en el relato para entregarle al público algo digno. Y no, porque en la sencillez reside lo mayúsculo.

Crédito: Netflix

Y es que todo es diminuto y no por eso menor en Hustle (Garra). Nombré más arriba el muy estelar reparto. Queen Latifah, Ben Foster y Robert Duvall son visitados lo justo y necesario; no se abusa de ellos; y así sus roles rozan lo perfecto. Es más, la primera vez que se ve al gigante Robert Duvall es en un movimiento de cámara rapidísimo. Y sí: no se desplegó la alfombra roja para su entrada. No era necesario, no aportaba nada a la trama.

Ok, pareciera que Hustle (Garra) peca de un final “a lo Disney“: Blancanieves, Cenicienta, La Sirenita e infinitos etcéteras. Pero no es tan así. Se logra el cometido de Stanley y Cruz, pero que el cazatalentos, ahora asistente del entrenador, devele los secretos de Cruz a quienes son sus contrarios, marca la diferencia. No todo es color de rosa, pajaritos piando, alegría eterna, al contrario: lo eventual no quita lo sabroso del paso del tiempo y todos nos vamos acomodando según nuestras responsabilidades. ¿Podríamos decir que esta es una versión aggiornada de otra gran pero muy chiquita película como lo es Rocky? Sí y no, y está muy bien aceptar ambas posturas.

Crédito: Netflix

Con 92% de 97 reseñas de críticos positivas en Rotten Tomatoes y 68 de 100 en el puntaje de MetacriticHustle (Garra) se erige como una pequeña gran película; demuestra que las superproducciones muchas veces no dejan tanto como se espera de ellas y que aquellas inferiores nos pueden dar muchísimo más, escapando a toda lógica.

Parafraseando el viejo y tan querido lema de la NBA, el mismo que popularizó internacionalmente a la liga allá por la década de 1990, puedo decir tranquilamente I Love This Movie

https://www.youtube.com/watch?v=lvRWUIUoaqU&ab_channel=NetflixLatinoam%C3%A9rica

Continuar leyendo

Hoy