¿Globalizar el entretenimiento sacrifica la identidad?

Hace 1 semana
Por

Cuando hablamos de identidad en la industria del entrenamiento nos referimos al “conjunto de rasgos propios de un individuo o de una colectividad que los caracterizan frente a los demás” (vía RAE), es decir producciones fuera de Hollywood y que en su historia está presente la cultura de su país de origen. Y es que en los últimos años las plataformas streaming han aumentado su contenido local, poniendo una gran pregunta sobre la mesa: ¿la globalización del entretenimiento sacrifica la identidad de las producciones?

Crédito: Netflix

Para dar respuesta a esa pregunta hay que pensar en las producciones locales que han sido un éxito a nivel internacional. Tal es el caso de La Casa de Papel, producción española que fue un éxito entre el público al llegar a Netflix o Squid Game (El juego del Calamar), una serie surcoreana que se estrenó sin mucha promoción en la misma plataforma streaming, pero que pronto se volvió la sensación en redes.

La identidad de estas series recae mucho en su idioma de origen así como la cultura que presentan en sus historias (muy diferente a la estadounidense o europea a la que estamos acostumbrados a ver en los blockbusters). Por ejemplo, con Squid Game la audiencia aprende de los juegos infantiles que hay en Corea del Sur, sobre sus clases sociales y la forma en que se dirigen entre ellos.

Crédito: Netflix

Así que para llegar al mercado internacional y triunfar no es necesario quitarle la identidad a una producción, porque al fin y al cabo, son historias con las que el público se puede identificar dada la universalidad de sus temas.

Por eso no sorprende que COCO de Disney fuera un éxito a nivel mundial. Y es que si bien la película que celebra la cultura mexicana, un nicho muy específico, gira en torno a la familia. Un tema tan universal que hace que cualquier persona del mundo se pueda identificar con ella.

Crédito: Disney Pixar

Por supuesto, no creemos que la globalización sea un sinónimo de homogenización de contenidos. Esto lo ha aprendido Marvel con películas como Black Phanter, con un elenco compuesto por actores negros, y Shang-Chi and the Legend of the Ten Rings, con un elenco compuesto por actores asiáticos. Ambas películas trajeron a la franquicia cinematográfica más popular del mundo la cultura africana y asiática, siendo un total éxito.

Para finalizar, sí creemos que se pueden hacer producciones locales para un público internacional sin sacrificar cuestiones de identidad, cuyos elementos enriquecen y aportan más capas a la historia. Porque “una vez que superes la barrera de los subtítulos, vas a conocer muchas películas increíbles”- Bong Joon-ho, director de Parasite.

Crédito: Marvel Studios

Continuar leyendo

Hoy