Barry

Artículo

Esta serie deja de lado a las víctimas y entra en la pasión de un asesino

Hace 4 años
Por

Cual fuera que sea tu actividad, hace con un toque de sensibilidad… Ok, a no ser que seas asesino a sueldo… Barry es la serie de HBO en la que un sicario se aburre de la rutina de ir asesinando gente por encargo en Cleveland (ciudad en la que, encima, no pasa nada).

 

Con Fuches, el que le consigue los trabajos y le saca la mitad del dinero - Imagen: HBO

Nuestro protagonista, un ex marine sin destino en la vida, es apadrinado por un ex compañero de Vietnam de su fallecido papá. Pero, ocurre, que este señor llamado Monroe Fuches (el genial Stephen Root), en realidad se aprovecha de él y lo manipula para cumplir contratos para asesinar (de los que se queda la mitad del botín).

Los chechenos se sacan foto con el asesino ídolo, de treinta y algo de años - Imagen: HBO

En uno de estos encargos lo envía a Los Ángeles a terminar con la vida de Ryan Madison, el amante de la esposa del líder de la mafia chechena. Esta experiencia menor termina siendo fundamental en la vida del protagonista, ya que, inadvertidamente, ingresa en la clase de teatro que su señalada víctima toma y acaba siendo su compañero en una escena. Comienzan a hacerse amigos y Barry ve que su verdadera pasión es la actuación.

El problema es que su obligación mortal subsiste, pero los chechenos toman el asunto entre sus manos y acaban con Madison. Nuestro personaje se lía a tiros con ellos y queda todo grabado en una cámara de video. Aquí es donde entra el tercer tipo de personaje: la policía.

Como si fuera poco problemática la relación de negocios con los europeos del Este, se suma un cuerpo policíaco incompetente, liderado por la detective Janice Moss.
Las autoridades no encuentran a los responsables del tiroteo que termina con la vida de Ryan y de los chechenos. Al mismo tiempo ingresan otros ingredientes a este estofado por demás problemático para alguien que quiere dejar las balas por las tablas: los bolivianos.

Moss es la policía que supera la mediocridad del departamento - Imagen: HBO

La competencia entre los carteles checheno y sudamericano comienza a recalentarse y Barry queda en el medio. En ese momento se agregan otros sujetos a esta caterva de impresentables: los ex marines.

La figura central del programa es descubierta por un personaje coloquial en todo llamado Taylor, ex marine, con mucho ímpetu y bebidas energizantes pero, en contraposición, poco seso (excepto para poner música de Pantera).

Taylor, ese que se te cuelga de todas las actividades - Imagen: HBO

Barry no puede manejar todo esto y se suceden situaciones completamente inverosímiles, donde, en el medio, ve replanteada su vida, al enamorarse perdidamente del último integrante de esta constelación de supernovas al estallar: Sally Reed, su compañera de clases de teatro, una actriz que no termina de conseguir agente o papeles que la luzcan.

Esta serie es la palmaria demostración de que se puede conjugar la terrible intensidad y tensión del asesinar gente, la pasión por actuar, la zozobra por querer salvar a la gente querida, el lidiar con imbéciles y aprovechadores que te llevan a su territorio y el salvar tu propio pellejo (o sea, encima, nos enseña a rodearnos de la gente correcta para cada trabajo). Barry parece no reaccionar ante todo lo que se le cae encima, pero por dentro viene fermentando.

Barry no puede controlar su amor por Sally - Imagen: HBO

Párrafo aparte merece Henry Winkler en el papel que, finalmente, le hizo ganar un galardón. Es Gene Cousineau el profesor de teatro, completamente delirante, que se enamora de la detective Moss y no para de acosarla románticamente. Sus respuestas y anécdotas son increíbles y es un show individual (corre por una cuerda completamente separada de la historia principal).

Gene no cesará hasta conquistar a su amor - Imagen: HBO

Este show tiene un paso cansino, porque su protagonista lo posee y hay que saber encontrarle ese sabor a intensidad camuflado en su inexpresividad. Una vez en esa dinámica, no podremos parar de sorprendernos con la imbecilidad que lo rodea, ya que Barry, el asesino a sueldo, es el único cuerdo.

Más sobre
esta serie

Califica esta serie

Barry

Hoy