I'll Be Gone in the Dark

Artículo

La docuserie de HBO es una joya dentro del género true crime

Hace 1 año
Por

El pasado 2 de agosto la miniserie original de HBO titulada I’ll Be Gone In The Dark, basada en el libro homónimo de Michelle McNamara, llegó a su fin. El show, que desnudó la pasión de McNamara por investigar al criminal llamado Golden State Killer, se planta como una nueva forma de contar una historia de true crime.

Fuente: HBO

I’ll Be Gone In The Dark tenía todo para triunfar: no solo cuenta la historia de un criminal monstruoso, al cual se le adjudican aproximadamente 50 violaciones y un mínimo de doce asesinatos, sino porque la autora de este relato es Michelle McNamara, una de las escritoras más celebradas quien no solo acuñó el apodo de Golden State Killer, sino que, lamentablemente, falleció antes de poder ver concluida su obra y de ver al responsable de tanto horror tras las rejas. Como historia impactante, la de esta miniserie cumplía todos los requisitos.

Sin embargo, más allá de su capacidad para impactarnos y horrorizarnos, I’ll Be Gone In The Dark se hizo fuerte por otra cosa. La serie deja el sensacionalismo detrás para enfocarse en las voces de todas las personas involucradas en esta historia, especialmente, las víctimas. El show, que tiene al viudo de McNamara como productor ejecutivo, el comediante Patton Oswalt, está dirigido por la talentosa Liz Garbus, quien sabe llevar muy bien el pulso de esta historia sin caer en una suerte de periodismo amarillista.

Uno, como espectador, no se imagina cuán conmovedora puede tornarse esta docuserie. Con el horror ahí, latente, es especialmente sensible ante el dolor de las víctimas y realza su fuerza para salir adelante a pesar de la enorme cantidad de años que pasaron sin poder conseguir justicia, así como también el rol imprescindible de todos aquellos que trabajaron sin descanso para que el Golden State Killer fuera apresado.

Fuente: HBO

Ese es el otro punto fuerte de I’ll Be Gone In The Dark: muestra la búsqueda implacable de la verdad que McNamara, Paul Haynes y tantos otros detectives ciudadanos llevaron adelante durante muchísimo tiempo para revivir este caso que necesitaba justicia desde 1973. La obsesión de Michelle McNamara permitió la reapertura de esta investigación y muchas de sus ideas fueron tomadas y desarrolladas por los profesionales para, finalmente, en el 2018, desenmascarar al Golden State Killer como Joseph DeAngelo.

La serie, además, suma lo imposible: no solo las víctimas de los terribles abusos cometidos por DeAngelo, sino también de algunos familiares del mismo criminal que vieron sus vidas puestas patas para arriba a partir del terrible descubrimiento.

Fuente: HBO

I’ll Be Gone In The Dark es una joya del género: no se vale de recursos sensacionalistas para contarnos esta terrible historia, sino que se concentra en darle espacio y rendirle homenaje a las voces que la construyeron. Entre ellas, claro, la de la misma Michelle McNamara, quien puso literalmente todo de sí para encontrar al culpable.

Más sobre
esta serie

Continuar leyendo

Hoy