Jessica Jones

Artículo

La dignísima temporada final y una heroína de carne y hueso

Hace 3 años
Por

El pasado 14 de Junio Netflix, por fin, estrenó la última temporada que quedaba dentro de su universo creado con Marvel. La tercera entrega de Jessica Jones cierra ese pequeño paraíso que se había creado allá a lo lejos en el tiempo con la primera temporada de Daredevil y que supo darnos, a los fans, muchísimas alegrías.

Es bastante triste, como espectador, ver una temporada de un show que ya ha sido cancelado. Así llegamos a la tercera parte de Jessica Jones: con cero expectativas y más frustración que ganas. Y, sin embargo, fuimos sorprendidos gratamente.

Fuente: Netflix

En primera instancia, podemos decir que la tercera temporada superó a la segunda. En esta tercera parte, Jessica vuelve a la acción enfrentándose a un villano cruel e inteligente, tratando de descubrir en quién puede confiar y cuáles son los riesgos de dejar entrar a alguien en su vida.

Mientras tanto, el resto de los personajes que componen el universo de Jessica Jones también padecerán lo suyo. Especialmente Trish, por supuesto, a quien veremos luchar con garras y dientes para ganarse un lugar como heroína luego de haber obtenido poderes en la segunda temporada. Jeri Hogarth, por su parte, lidiará con su diagnóstico y con el poco tiempo que le queda intentará encontrar una compañera. Malcolm, a su vez, deberá aprender a conciliar sus deseos de convertirse en un investigador exitoso con su brújula moral.

La tercera temporada de Jessica Jones continuará indagando sobre los viejos traumas de pérdida de los personajes y creando nuevas definiciones de justicia, el bien y el mal. Para esto último, será interesante la incorporación de Erik Gelden, un personaje muy similar a Jessica en cuanto a sus decisiones de vida, con el poder de percibir físicamente la oscuridad de aquellos que lo rodean. Él servirá como balanza para Jessica, brindándole la seguridad de saberse siempre del lado del bien.

Fuente: Netflix

A pesar de tener un gran villano, el asesino serial Gregory Sallinger, conocido como Foolkiller en los cómics, el enfrentamiento final será, por supuesto, entre Jessica y Trish. Las hermanas terminarán convirtiéndose en los lados opuestos de una moneda: mientras que Trish está dispuesta a todo para eliminar a los malos del mundo, Jessica es capaz de hacer concesiones y buscar nuevos caminos para no transformarse en un monstruo.

Trish terminará convirtiéndose en una suerte de Frank Castle, pero sin nada de su encanto ni su honestidad brutal. Frank, The Punisher, se sabe monstruoso. Trish, en cambio, se cree una heroína, la dueña de la verdad absoluta acerca del bien y el mal, juez y verdugo de los villanos.

La temporada cumple muy bien su objetivo de mostrar los distintos puntos de vista de las hermanas, desnudando la soledad del camino del héroe y cuánto han perdido cada una por recorrerlo. Tanto así que, finalmente, se pierden la una a la otra. En el minuto final, y empujada por un Luke Cage que aparece para recordarnos cuántas posibilidades tenía este universo, Jessica debe tomar la decisión de detener a Trish a cómo dé lugar y enviarla a The Raft.

Fuente: Netflix

El series finale, sin embargo, es esperanzador. Justo cuando creíamos que Jessica iba a tirar la toalla en esto de ser una heroína, los recuerdos de monstruos pasados la hacen pegar la vuelta para continuar defendiendo la justicia en las calles de Nueva York.

Más sobre
esta serie

Hoy