House of Gucci

Artículo

La Casa de Gucci es una fábula de la vida de los ricos y famosos que divierte, pero…

Hace 2 semanas
Por

Asus84 años, Ridley Scott se encuentra tan activo como nunca, y en cada proyecto sigue demostrando porque es uno de los mejores directores hoy día. Ahora, solo a unos meses de El último duelo, se estrena House of Gucci (La casa de Gucci), cinta inspirada en la verdadera historia de la familia Gucci, con un gran elenco. Desde ya se perfila como una de las favoritas para la temporada de premios. Ya se encuentra disponible en todos los cines del globo.

https://www.youtube.com/watch?v=D6orq8nAUr8

Narrando los eventos reales que ocurrieron a los miembros de una de las familias más importantes de la moda de todos los tiempos, la cinta nos cuenta desde que Patrizia Reggiani (Lady Gaga), una humilde secretaria, contrae nupcias con Mauricio Gucci (Adam Driver). Este matrimonio ocasiona el enojo de su padre Rodolfo Gucci (Jeremy Irons) que de inmediato le retira todo el apoyo económico ya que cree que Patrizia es una trepadora que le quitará su fortuna. Mauricio y Patrizia deciden continuar su vida por su lado hasta que son “adoptados” por su tío Aldo Gucci (Al Pacino) quien se encuentra decepcionado del mediocre de su hijo Paolo (Jared Leto) y ve en Maurizio a la persona ideal para continuar con el legado de su familia.

Rápidamente, y gracias la influencia de Patrizia, Maurizio va escalando posiciones hasta que convertirse en la mano derecha de su tío, quien es el que administra las tiendas y la línea de ropa. Sin embargo, la fama y la fortuna que trae consigo el apellido Gucci pronto le nublan la mirada y a través de una serie de maquinaciones nada éticas intentará reemplazar a los miembros de su familia con tal de ser el único dueño y señor de la moda. Pero su ascenso no se quedará ahí, y para lograr el nuevo estilo de vida que desea, también piensa en abandonar a Patrizia. Sin embargo, ella no se quedará de manos cruzadas, y con la ayuda de su amiga psíquica Pina (Salma Hayek), buscarán venganza.

La historia de la familia Gucci es una tragedia que parece salida de cualquier telenovela o programa dominica; es una historia de traición, orgullo, locura, infidelidad y asesinato.

Basada en el libro bestseller de Sara Gay Forden, de donde se toman todos los detalles de la vida de esta peculiar familia, Ridley Scott nos ofrece una historia ambientada en la década de 1980 llena de la elegancia y glamour que representa muy bien la moda que impuso Gucci desde entonces. La fotografía del experimentado Dariusz Wolsk impone una imagen sobria y elegante que, sumada a la adecuada música de Harry Gregson-Williams, crean una imagen perfecta como a la que nos tiene acostumbrados el director.

Contrastando con esta base, Scott se arriesga al dotar a toda la cinta de un aire de farsa, como si se tratara de una telenovela, un toque de exageración que se nota de inmediato en las actuaciones de cada uno de los actores principales. De ahí que, una vez que se capta el concepto principal de la cinta, las actuaciones exageradas resultan muy ad hoc con el tono que plantea el director.

La interpretación sobrada con ese acento italiano exagerado de Lady Gaga, la voz súper aguda de un irreconocible Jared Leto, la parsimonia de Adam Driver, incluso las predicciones del personaje de Salma se suman para darle ese tono telenovelesco que en primera instancia puede sorprender al espectador. Sin embargo, con la maestría que caracteriza al director, la película se va volviendo una biografía kitsch, un drama lleno de colores pastel, una estilizada telenovela vespertina.

Pero...

Es precisamente este riesgo que toma el director en conjunción con los guionistas Becky Johnston y Roberto Bentivegna lo que hace esta película sorprendente. Con su larga duración de casi 3 horas pasan muchos minutos hasta que el espectador se da cuenta de lo que está ocurriendo en la pantalla, no en cuanto a la complejidad de la historia, sino en el tono que se nos está ofreciendo, y aún así hay muchos que no alcanzaron a entenderlo del todo. La crítica que se hizo al personaje que interpreta Lady Gaga por su exagerado y malo acento italiano es totalmente aceptable desde el lente que se maneja en la cinta, pero gracias a la dirección de Ridley Scott su personaje es el motor de la cinta, y se vuelve entrañable y lleno de carisma. La veremos en las nominaciones de los Óscares.

Cada una de las actuaciones de los demás miembros del cast está sobrada porque así lo pide la historia, y la intensa interpretación de Jared Leto también huele a nominación.

En resumen

House of Gucci (La Casa de Gucci) es una tragicomedia kitsch, una fábula acerca de los ricos y famosos. Ridley Scott plantea un tono melodramático exagerado que representa muy bien el contraste que hay entra la elegancia de la marca GUCCI con el escándalo que rodea a sus integrantes. El tono de la historia en momentos nos hace olvidar que es una historia real, y por muy exageradas que parezcan las situaciones, en verdad así ocurrieron. 

La segunda cinta de Ridley Scott es estos últimos meses es un melodrama exagerado pero que gracias a la maestría del director se convierte en un triunfo; logra meter varios tipos de actuación y a toda una gama de personajes estrafalarios en una misma bolsa y los coordina de tal manera que nos entrega una de las mejores películas del año por segunda vez en menos de dos meses.

Gracias Ridley.

Más sobre
esta película

House of Gucci

  • Géneros
  • Drama
  • Suspenso / Thriller
  • Actores
  • Lady Gaga
  • Adam Driver
  • Jeremy Irons
  • Jared Leto
  • Al Pacino
  • Jack Huston
  • Año de inicio
  • 2021
Ver ficha de la película

Califica esta película

House of Gucci (2021)

Continuar leyendo

Hoy