La figura del hombre en el cine y la TV - Spoiler Time
Forma parte del Especial Masculinidades

La figura del hombre en el cine y la TV

Imagen principal de la nota
El héroe de acción, el padre proveedor, el amante sacrificado, el villano enloquecido: estas categorías van quedando cortas en la actualidad. Este es el derrotero del hombre en el cine y la TV.

El hombre ha estado siempre en el centro de la historia, ya sea la Historia con mayúscula, la real, o la historia (o las historias) ficticias. En las que se cuentan en cine y televisión, también. Es el hombre quien, desde los orígenes del cine, ha ocupado el rol protagonista. Sin embargo, cabe preguntarse qué clase de hombre es el que está en el centro de la escena. ¿Es siempre el mismo? ¿Ha ido cambiado? ¿Ha cedido su protagonismo?

El cine y la televisión han ido cambiando con los años, así como también lo ha hecho la sociedad y la idea de hombre, de masculinidad, ha ido cambiando también.

El hombre, a lo largo de la historia del cine y la televisión, ha sabido representar diferentes roles. Quizás, el más común y el más idílico es el de héroe, que arrastra desde la literatura en adelante. Un héroe, por definición, se destaca por su coraje, valentía, determinación, altruismo y toda clase de cualidades positivas. Sobre él y su sacrificio y coraje suelen versar todas las historias, combinándolo, en el caso del cine, muchas veces con un componente de acción.

El héroe de acción, como se lo ha llamado en la industria audiovisual, es uno de los roles favoritos en los que se ha encasillado a los hombres y se lo observa como el ideal de lo masculino. Personajes como James Bond, a quien han ido interpretando diferentes actores y que ha intentado evolucionar a los tiempos que corren también, o como el mismísimo Capitán América son claros ejemplos de qué es un héroe de acción: esos hombres que no le temen a nada, que se destacan por su valentía y su fuerza, capaces de conquistar a la chica pero que, a pesar de eso, permanecen solitarios y preparados para sacrificarse.

Esta idea de héroe de acción, que viene desde los años del cine mudo y de la que sus primeros referentes los podemos encontrar en Douglas Fairbanks y Buster Keaton, tiene cierto gusto anticuado. Incluso si pensamos en los héroes de acción más exitosos de la actualidad, los de Marvel, podemos ver que el Capitán América, su principal referente, ha tenido que modernizarse: ya no podemos permitirnos héroes perfectos, que superen todas las pruebas con valentía y coraje, casi mártires, sino que necesitamos matices. No por nada, hoy en día, decimos que es la época de los antihéroes.

El héroe de acción, sin embargo, no es el único rol en el que se ha representado al hombre, no es el único ideal de masculinidad que hemos visto en las pantallas grandes y chicas. El otro rol fundamental que los hombres suelen ocupar en las historias que cuenta la industria audiovisual es el de padres. ¿Cómo suelen ser esos padres? Figuras autoritarias, que brindan estabilidad y que protegen y proveen dentro de su hogar.

Desde figuras icónicas como Homer Simpson, que detrás de su tontera (cada vez mayor a medida que pasan las temporadas) es el único proveedor de la familia hasta nuevos padres/ héroes como Ned Stark de Game of Thrones, que a pesar del poco tiempo que pasa con sus hijos les deja verdaderas lecciones, el cine y la televisión han formado el imaginario de lo que debe ser un buen padre: un hombre capaz de entregarle a su familia seguridad, estabilidad y que debe estar dispuesto a sacrificarlo todo por ella.

¿Y qué pasa con las emociones de los hombres? ¿Dónde las vemos reflejadas? Existen dos posibilidades de ver a los hombres emocionarse dentro del cine y la tv: cuando nos encontramos con un personaje como el de Ryan Gosling en The Notebook, el amante perfecto, enamorado desde el día uno y capaz de atravesar mares y desiertos para reencontrarse con su amor, o el villano, que representa todas las emociones negativas llevadas al extremo, como el mismísimo Darth Vader, a quien el amor que siente por Padmé y el temor a perderla lo llevan al lado oscuro.

Es cierto que, como decía en un comienzo, el mundo ha ido cambiando y con él las ideas que tenemos de la masculinidad y, por ende, también cómo representamos la figura del hombre en el cine y la televisión. Como mencioné en el ejemplo de los héroes de acción, hoy en día esta suerte de etiquetas o de idealizaciones acerca de lo que debe ser un hombre ya no son suficientes. Estos personajes, el héroe de acción, el padre proveedor, el amante sacrificado o el villano enloquecido, van quedándose cortas.

Por suerte, en la actualidad, entendemos que detrás de esas fachadas, en los personajes debe haber (como en las personas reales) profundidad, facetas, ambigüedades y hasta contradicciones. Al modificar estas categorías, el cine y la tv, como elementos culturales creadores de sentido, le permiten a los hombres del mundo, esos que han sido y son protagonistas de la Historia, con mayúscula, ser de otra manera. Mostrar hombres diferentes en pantalla crea hombres diferentes y eso, evidentemente, a nivel planeta, es lo que necesitamos.

Más sobre Masculinidades

Más en Spoiler Time

Últimos estrenos
JustWatch
Película -
¿Estoy bien?
Max
Serie -
Se presume inocente
Apple TV Plus
Serie -
Tengo que morir todas las noches
Amazon Prime Video
Serie -
Fantasmas
Max
Película -
Brujería
Amazon Prime Video