#The100 Artículo

La serie teen que se transformó en lo mejor de ciencia ficción del momento

La vida para los que amamos las series está llena de sorpresas inesperadas. En ocasiones nos encontramos series que son un apestoso estiércol de lémur cuando en teoría tenían el potencial de ser diamantes. Mientras, por otro lado nos encontramos diamantes enterrados en lo más profundo de algo que parecía ser un vómito común y corriente…

Justo les queremos platicar de una serie que entra en el segundo ejemplo: The 100.

1 Una historia que comienza en lugares comunes y continúa en lugares épicos

La premisa de la serie es algo común: resulta que en un futuro no muy lejano la humanidad es víctima de la Tercera Guerra Mundial, dejando el planeta como nuestro típico wasteland apocalíptico; antes que esto ocurra algunos países lograron ir a una estación espacial para de esta forma lograr salvar una parte de la humanidad.

Muchos años después del apocalipsis nuclear las cosas no son fáciles en esta estación, ya que además de tener un estricto control de natalidad los recursos comienzan a escasear y parte del equipo comienza a fallar. Además, claro, la impartición de justicia por demás espartana: cualquiera que tenga más de 18 años y cometa un crimen deberá ser expulsado al frio espacio exterior.

Nuestras aventuras comienzan cuando el regente de la estación decide castigar a 100 criminales menores de edad con mandarlos de regreso a La Tierra, ya que enviarlos es mejor opción que expulsarlos al vacío. Estos jóvenes tienen la misión secundaria (si es que sobreviven al reingreso) de verificar si el planeta puede ser habitable de nuevo.

Es así como estos 100, se convierten en exploradores y aventureros, en una Tierra que tiene mucha más vida de la que imaginaban.

2 Empieza siendo teen-show y se transforma en un Mad Max ligero con presupuesto de tele abierta

Una anécdota divertida de  The 100 es que cuando se le vendió la historia a CW, los escritores y el showrunner se aseguraron en vender la típica historia ensamblada al más puro estilo The Vampire Diaries o Riverdale: en apariencia una historia teen, con protagonistas jóvenes que siempre lucen lindos y altamente cool, enfrascados en situaciones típicas pero con setting de una Tierra post guerra nuclear. Sin embargo sólo necesitas ver los 3 primeros capítulos para descubrir que la idea del show es completamente diferente: rápidamente dejamos a los adolescentes perfectos para transitar hacia la suciedad, la sangre, los giros de tuerca y los golpes salvajes que permanecen con nuestros personajes durante toda la temporada.

Está claro que el showrunner tiene pensada una historia nada improvisada que va a durar un cierto número de temporadas; la continuidad es impecable. Entre más golpeados y mugrosos estén los protagonistas, mejor; la historia al más puro estilo de GOT no se acojona en matar personajes principales sin ningún tipo de ceremonia; aquí la muerte acecha permanentemente y aunque es claro que no pueden morir todos, está claro que podría ser cualquiera.

Soy firme creyente que el poder del guión es lo que hace la diferencia en cualquier serie, y aquí el guión, muy bien trazado, nos regala personajes por demás obscuros. No hay personajes buenos, ilusos amantes de arcoiris,  ni malos de malolandia con bigote largo y sombrero negro. Aquí los personajes son reales e incluso tomarán decisiones dramáticas que te harán levantar la ceja. En serio: pocas veces somos testigos de ambigüedades morales dentro del equipo de los buenos; amamos esos giros de tuerca inesperados y que llevan mucha profundidad a la historia de los personajes. Incluso esas decisiones se ven llevando de temporada a temporada. La regla al final es clara: siempre existen las consecuencias.

Lo mejor es que si le das más análisis esas decisiones complicadas son sin lugar a dudas las que cualquiera de nosotros haría en la vida real.

3 Haciendo magia con presupuesto limitado

Deberían dar premios a todos esos creativos que se esfuerzan en entregar un material con este nivel de calidad. Es impresionante que hagan tanto con un presupuesto de televisión abierta. Los valores de producción están a la par de series con mucho más presupuesto y se nota que son muy cuidadosos con los detalles. Este show se siente vivo, cargado de escenas que ocurren detrás del plano principal adicionado con mucho amor al detalle. Se puede ver al calidad en el vestuario, las armas y la atmósfera en general.

Usar ubicaciones reales y no recurrir al set le proporciona un hermoso toque que es muy bienvenido. Obvio que al ser un show de ciencia ficción sí se verán algunos sets, pero es destacable lo bien que cuadran con todo el entorno. Al final se siente todo orgánico y detallado.

Otro punto a favor es el detalle en los vestuarios y armas. Los habitantes de La Tierra no se ven como simples campesinos sin chiste: aquí tenemos verdaderos guerreros armados hasta los dientes con la calidad de cualquier película blockbuster.

Me da extrema curiosidad de todo lo que podría logar este equipo con un presupuesto mucho más salvaje, digamos un presupuesto estilo GOT, ¿cierto?, ya que, seamos justos, al final del día el show te logra llevar a un mundo creíble, con su propio código y su propia atmósfera. En muy poco tiempo comienza aflorar el estilo y a la personalidad distintiva de la serie.

En el tema de la actuación ya todos sabemos que nunca debemos juzgar un libro por la portada o, en este caso, una serie por sus primeros capítulos. Aunque la mayoría de ensamble es juvenil, se van a llevar grandes sorpresas con las actuaciones… obvio tenemos un poco de todo, pero los leads son impecables.

4 Cuatro increíbles temporadas con una vibra salvaje

Estamos a 3 capítulos de terminar la cuarta temporada y las cosas no bajan de nivel: personajes principales mueren, situaciones se complican salvajemente y básicamente la historia nos avienta bolas rápidas cada vez que puede.

O sea: una #chingadadelicia.

No me dejarán mentir, pero como expertos seriéfilos siempre es delicioso descubrir giros en la trama que genuinamente no esperabas, decisiones de personajes que no pensaste que tuvieran los fierros de hacerlo y sobretodo esa deliciosa relación de odio/amor que en muchas ocasiones tenemos con nuestros protagonistas.

Las sorpresas aquí son moneda de cambio; basta con que se den una vuelta en la multitud de videos de reacciones de cada capítulo… una vez más la historia es el personaje principal de esta épica serie.

Simplemente la temporada 4 me está volando la cabeza.

Concluyendo

The 100 es una serie que cualquier amante de la buena ciencia ficción debe ver. Pero también los amantes de historias que son contadas con extremada maestría; también los amantes del setting post-apocalíptico; también todos los que gozan cuando son sorprendidos por giros de tuerca; también todos aquellos que quieran ser cómplices de aventuras de unos grandes personajes, personajes que se quedaran mucho tiempo en tu memoria. O sea: es una serie para TODOS los amantes de las buenas producciones.

Sí seriéfilos míos: en unos años The 100 tendrá un nicho de culto al más puro estilo de Buffy The Vampire Slayer, marquen mis palabras.

¿Quieres comentar algo? Te esperamos en el área de debate aquí debajo. Si no te quieres perder nada de lo nuevo dale me gusta a nuestro perfil de Facebook y si quieres debatir en vivo las series con nosotros síguenos en Twitter.