#13ReasonsWhy Artículo

Filosofía, sociología y la serie: la teoría de las ventanas rotas

¿Han oído hablar alguna vez sobre la Teoría de las ventanas rotas? Es una teoría sobre el contagio de las conductas inmorales o incívicas y tiene su origen en un experimento que llevó a cabo un psicólogo en la Universidad de Stanford en 1969 llamado Philip George Zimbardo.

¿Qué hizo? Abandonó un carro en las descuidadas calles del Bronx de Nueva York, con las placas de matrícula arrancadas y las puertas abiertas. Su objetivo era ver qué ocurría dentro de ese contexto barrial de deterioro propio de la época: pobreza, inseguridad y lleno de delincuencia. Y ocurrió algo. A los 10 minutos, empezaron a robar sus componentes. A los 3 días no quedaba nada de valor. Luego empezaron a destrozarlo.

El experimento tenía una segunda parte: abandonó otro carro, en parecidas condiciones, en un barrio rico de Palo Alto, California. No pasó nada. Durante una semana, el carro siguió intacto. Entonces, Zimbardo, dio un paso más y machacó algunas partes con un martillo. Y fue esta la señal que los “civilizados” ciudadanos de Palo Alto evidentemente necesitaban, porque al cabo de unas horas el carro apareció tan destrozado como el del Bronx.

Lo que dice la Teoría de las Ventanas Rotas es simple: si en un edificio aparece una ventana rota y no se repara pronto, inmediatamente el resto de las ventanas acaban siendo destrozadas por los vándalos. ¿Por qué? Porque se está transmitiendo el siguiente mensaje: aquí nadie cuida de esto, esto está abandonado.

Ahora bien, la lectura que nos da esta teoría es extrapolable a múltiples ámbitos de la cotidianidad. Si alguien pinta en la pared de tu casa y no repintas pronto, se convertirá en un muro lleno de graffitis. Si tú mismo comienzas con pequeñas mentiras, acabarás creyéndotelas y generando más. Si evades impuestos, luego no te quejes si no hay fondos que paguen tu obra social o la pensión de tus padres. Si descargas contenidos ilegalmente, luego no pidas que se valore tu trabajo creativo y reclames un buen sueldo. Y la lista sería interminable…

En resumen, si permites el vicio y no lo reparas pronto, luego no te sorprendas si te encuentras en medio de un alboroto en donde tú has sido parte de forma activa o pasiva. La bola de nieve del abandono, el maltrato, la injusticia, la pereza o la mentira tiende a crecer rápidamente cuando hay signos externos que lo muestran y no son reparados con celeridad. Y es que la no reparación inmediata de un daño emite un mensaje a la sociedad: la impunidad se permite: si no se transmite el mensaje de respeto y cuidado hacia lo que tenemos y dejamos que el deterioro, el abandono o la resignación ganen la partida, entonces la incertidumbre, el desorden, el daño, el incivismo, el abuso, o toda forma de infamia y degradación tenderán a propagarse rápidamente.

En conclusión, si queremos evitarlo, hay que arreglar la ventana rota cuanto antes.

El filósofo Kant dio hace muchos años una regla muy útil: actúa siempre de modo que tu conducta pueda ser considerada una regla universal. ¿Te gustaría que todos rompiesen los coches, discriminen, mintiesen, robasen o defraudasen? ¿No? Entonces esas conductas no deben ser llevadas a cabo, entre otras razones porque adoptar esas conductas nos empeora a nosotros mismos como personas, como ya dijo otro filósofo, Aristóteles, hace aún más años.

Me atrevo a decir que un poco de todo esto se refleja en la historia ficticia que cuenta 13 Reasons Why.

1 Si Justin no se hubiese comportado como el típico chico que festeja la cantidad de mujeres que conquista o que conquistan sus amigos, probablemente no se hubiese visto impulsado a mostrar la foto íntima de Hannah y hubiese evitado que automáticamente sea etiquetada como una "zorra".

Sin embargo, es importante remarcar que la ETIQUETA forma parte de los vidrios rotos. ¿Por qué Hanna se gana esa etiqueta? ¿Se la gana o se la imponen? ¿Es una construcción social formada por juicios de valores? ¿Quiénes construyen estos juicios? No son preguntas sencillas, pero considero claro que una etiqueta no es simplemente una cualidad presente en determinado tipo de comportamiento (por ej., el hecho de tener citas con 1 o más chicos) sino que es más bien el producto de un proceso que involucra la respuesta de los otros: es decir, con qué ojos eligen juzgar dicho comportamiento.

Sin ir más lejos, pensemos en la reputación de Bryce durante la primera temporada: un chico rico, exitoso con las mujeres y en el deporte, capitán de las fiestas y con un futuro prometedor; cualidades que en la segunda temporada penden de un hilo, ya que el mote de VIOLADOR no puede ser pasado por alto por, al menos, la mayoría de los alumnos de la preparatoria. Con esto quiero decir que tanto para lo éticamente incorrecto como para aquello que entra en los parámetros de lo éticamente correcto, es primordial la respuesta de los otros frente a la acciones en cuestión: es el modo en que el entorno evaluará su accionar, así como el modo en que esa evaluación afectará el prestigio y rango.

13 Reasons Why muestra, sin dudas, lo dóciles que algunos valores pueden ser y cuán importante es despertar del adormecimiento empático. 

2 Si Chloe hubiese hecho lo que debía, no solo se hubiese acercado a Jessica de un modo más sonoro sino que hubiese ayudado a que Bryce sea condenado.

Pero claro, esto es una serie y parece que su objetivo es dejarnos varias enseñanzas. En este caso, aprendemos que ser indiferente al otro y, más específicamente, al daño del otro, está muy lejos de constituir un valor moral que practique la empatía y la consideración.

 

Está claro que existen situaciones en donde mucho no se pueda colaborar, pero la serie deja en claro que “hacer la vista gorda” o hacer de cuenta que no pasa nada para muchas personas es simplemente una forma fácil de no cargarse al hombro problemas ajenos, aún cuando estos problemas sean hechos graves que afecten la integridad de otro individuo e impacte de forma directa en los valores éticos sobre los cuales se nuestra sociedad.

Indagar un poco más, para Chloe, hubiese sido reparar la ventana rota. Simplemente su compromiso no fue suficiente.

3 Durante su época de porrista y de novia de Justin, Jessica se apartó de Hannah y la trató de "zorra", que quería quitarle a su novio.

Ya había comenzado con su amorío con Alex, pero sin dudas durante el noviazgo con Justin se acentuó. Está claro que desde que Jessica llegó a estar dentro de las más populares de la preparatoria, de novia con uno de los chicos más lindos y jugador de los Tigers, se olvidó completamente de su ex amiga Hannah, dejándola de lado y considerándola, al igual que todos los que replicaban los rumores, una “zorra” que quería quitarle al novio.

A todo esto, luego de que Hannah se suicidó y ya con los cassettes a la orden del día, Jessica jamás se cuestionó qué pudo haber hecho para evitar el malestar de quien fue su amiga. De hecho, evitaba hablar del tema y consideraba que todo formaba parte de una exageración que debía ser ocultada.

4 Alex, del mismo modo que Jessica, se apartó de Hannah por muchos motivos... pero todos ¡bastante estúpidos e infundados!

Que le daba verguenza enfrentar que estaba saliendo con Jessica y que ya el “trío de amigos” no iba a ser el de antes; que hace una lista de las chicas del colegio donde Hannah aparece como “el mejor trasero” y Jessica como “el peor trasero”… fueron varios los motivos pero la verdad es que bastante tontos…  la realidad es que Alex se dejó  llevar por alguna que otra invitación que le hicieron los chicos del grupo más popular y le fue mucho más fácil dejar de verse con Hannah que intentar integrarla.

¿Quieres comentar algo? Te esperamos en el área de debate aquí debajo. Si no te quieres perder nada de lo nuevo dale me gusta a nuestro perfil de Facebook y si quieres debatir en vivo las series con nosotros síguenos en Twitter.