Challenger: The Final Flight

Artículo

La verdadera historia sobre la peor tragedia de la NASA

Hace 7 días
Por

En enero de 1986, hace exactamente treinta y cuatro años, una nave de la NASA sufrió una tragedia que cambió la historia de los vuelos espaciales para siempre. Hubo ocho personas muertas y el mundo quedó impactado, ya que todo se transmitió en televisión.

Astronautas de la NASA habían muerto en el trabajo antes, pero el desastre del Challenger fue algo completamente diferente, ya que significó la primera vez que Estados Unidos perdió un vehículo espacial con tripulación a bordo. El transbordador espacial “explotó” 73 segundos después de despegar del Centro Espacial Kennedy en Cabo Cañaveral (Florida), matando a siete profesionales a bordo y a la educadora de New Hampshire, Christa McAuliffe, quien había sido seleccionada para volar a través del programa Teacher en el canal Space. Ella iba a ser la primera civil estadounidense en viajar al espacio.

La tragedia se convirtió en uno de los eventos más importantes de la década de 1980, ya que miles de millones de personas en todo el mundo vieron el accidente en televisión que llevó a la muerte a una tripulación que representaba a la población estadounidense en términos de raza, género, geografía, antecedentes y religión. Todos ellos miraron con incredulidad cómo el transbordador se transformaba en una columna de humo y fuego. El desastre del Challenger se cobró la vida del comandante Francis “Dick” Scobee; el piloto Mike Smith; los especialistas en misiones Judith Resnik, Ron McNair y Ellison Onizuka; y especialistas en carga útil McAuliffe y Greg Jarvis. Cuando el transbordador se rompió, todas las principales redes se cortaron. CNN transmitió el lanzamiento en su totalidad, pero las noticias por cable eran un fenómeno relativamente nuevo en ese momento, y aún menos personas tenían antenas parabólicas. Aunque es posible que el público en general no haya estado viendo en vivo, la NASA había organizado una transmisión por satélite en televisores en muchas escuelas debido al papel de McAuliffe en la misión. La mayoría de las personas vieron el caos minutos más tarde en una repetición, como apreciamos en la tercera temporada de GLOW, por ejemplo.

Un día después de la tragedia, las operaciones de rescate recuperaron cientos de libras de metal del Challenger. En marzo de 1986, los restos de los astronautas fueron encontrados entre los escombros de la cabina de la tripulación. Aunque todas las piezas importantes del transbordador fueron recuperadas cuando la NASA cerró su investigación en 1986, la mayoría de la nave espacial permaneció en el Océano Atlántico. Una década más tarde, los recuerdos del desastre resurgieron cuando dos grandes piezas aparecieron en Cocoa Beach, a 20 millas al sur del Centro Espacial Kennedy en Cabo Cañaveral. La NASA creía que los dos fragmentos, uno de más de 6 pies de ancho y 13 pies de largo, estaban conectados originalmente y que provenían del ala izquierda del transbordador.

https://www.youtube.com/watch?v=nmAbcDud2L8

El papel clave aquí es el de Sharon Christa McAuliffe, la primera maestra en volar al espacio. Seleccionado entre más de 11 mil solicitantes de la profesión educativa para ingresar a las filas de astronautas. Cuando era joven, registró entusiasmo por el programa de aterrizaje lunar del Apolo, y años más tarde escribió en su formulario de solicitud de astronauta que “Vi nacer la Era Espacial y me gustaría participar”. Christa tomó un puesto de profesora en Concord High School en 1982, y en 1984 se enteró de los esfuerzos de la NASA para ubicar a un educador para volar en el Shuttle.

La NASA la seleccionó para este puesto en el verano de 1984 y en el otoño tomó un año de ausencia de la enseñanza, tiempo durante el cual la NASA pagaría su salario y se entrenó para una misión del transbordador a principios de 1986. Tuvo una relación inmediata con los medios de comunicación y, como resultado, recibió una tremenda atención popular. Es en parte debido al entusiasmo por la presencia de McAuliffe en el Challenger que el accidente tuvo un impacto tan significativo.

Christa es la primera mujer a la izquierda

Antes de que el Challenger se lanzara en su desafortunada misión STS-51L, el programa del transbordador espacial había completado 24 misiones seguidas, comenzando con el despegue en abril de 1981. Eso, según Leory Chiao, un astronauta experto que ya había realizado estos viajes, generó cierta complacencia: “Hubo una ‘fiebre de lanzamiento’ en ese momento, para tratar de que estas misiones salieran a tiempo”. Eso fue un factor clave, ya que lo que causó la tragedia fue un error técnico. Las temperaturas inusualmente frías del 28 de enero de 1986 a las 11.40 hicieron que un sello de goma “O-ring” se endureciera, según determinaron los investigadores. La temperatura en el momento del despegue era de 2 grados Celsius, 8 grados más fría que cualquier lanzamiento anterior, dijeron funcionarios de la NASA.

Esto que dice Chiao sobre una “fiebre de lanzamiento” es muy interesante, ya que a raíz del accidente algunos sugirieron que la Casa Blanca presionó a la NASA para que lanzara el transbordador a tiempo para el discurso del Estado de la Unión del presidente Ronald Reagan, programado para más tarde ese 28 de enero. Los funcionarios, aparentemente, sintieron una intensa exigencia para realizar la misión del Challenger después de repetidos retrasos, en parte debido a las dificultades para conseguir que el transbordador anterior, Columbia, volviera a tierra. No obstante, esto nunca se confirmó oficialmente. Reagan pospuso su mensaje anual a la nación (la primera y hasta ahora única vez en la historia que lo ha hecho un presidente) y se refirió al desastre del Challenger con un discurso de 650 palabras. Luego nombró una comisión especial para determinar qué salió mal y desarrollar futuras medidas correctivas. La comisión presidencial estuvo encabezada por el ex secretario de estado William Rogers, e incluyó al ex astronauta Neil Armstrong y al ex piloto de pruebas Chuck Yeager.

“La decisión de lanzar el Challenger fue errónea. Aquellos que tomaron esa decisión desconocían el historial reciente de problemas relacionados a la nave, la recomendación inicial por escrito del contratista que desaconsejaba el lanzamiento a temperaturas inferiores a 11.7 grados y la continua oposición de los ingenieros de Thiokol (que construyó los propulsores de cohetes sólidos del transbordador) después de que la dirección invirtiera su posición. Tampoco tenían una comprensión clara de la preocupación de Rockwell (quien construyó los transbordadores espaciales para la NASA) de que el lanzamiento no fuera seguro debido al hielo en la plataforma. Si los responsables de la toma de decisiones hubieran conocido todos los hechos, es muy poco probable que hubieran decidido lanzar el 51L“, escribieron los investigadores en su informe.

https://www.youtube.com/watch?v=Qa7icmqgsow

No obstante, hubo un error allí. El transbordador espacial quedó envuelto en una nube de fuego solo 73 segundos después del despegue, a unos 14 mil metros de altura, pero no fue una explosión. Una investigación posterior mostró que, de hecho, no hubo detonación en la forma en que comúnmente entendemos el concepto. El sello que mencionamos antes se debilitó con las gélidas temperaturas y falló, y el gas caliente comenzó a fluir a través de la fuga. El tanque de combustible se derrumbó y se rompió, y la inundación resultante de oxígeno líquido e hidrógeno creó la enorme bola de fuego que muchos creen que es una explosión. 

Otra cosa que se descubrió es que los tripulantes no murieron instantáneamente. Después del colapso de su tanque de combustible, el Challenger permaneció momentáneamente intacto y, de hecho, continuó moviéndose hacia arriba. Sin su tanque de combustible y propulsores debajo, sin embargo, las poderosas fuerzas aerodinámicas pronto separaron al orbitador. Las piezas, incluida la cabina, alcanzaron una altitud de 20000 mil metros antes de caer al Océano Atlántico. Es probable el equipo sobreviviera a la ruptura inicial, pero perdiera el conocimiento debido a la falta de presión y muriera por la deficiencia de oxígeno. La cabina golpeó la superficie del agua a más de 124 kmh, 2 minutos y 45 segundos después de que el transbordador se rompió, y se desconoce si alguno pudo haber recuperado el conocimiento en los últimos segundos de la caída.

https://www.youtube.com/watch?v=yibNEcn-4yQ

Muchas cosas cambiaron a partir de allí, el transbordador espacial tuvo que volver a certificarse por completo y se analizó hasta la última pieza técnica para evitar algo similar. Este trabajo tomó casi tres años. El programa del transbordador estuvo en tierra hasta que el orbitador Discovery despegó el 29 de septiembre de 1988. No obstante, los accidentes en vuelos espaciales no terminaron ahí. El 1 de febrero de 2003, un segundo desastre del transbordador espacial sacudió a los Estados Unidos cuando Columbia se desintegró al volver a entrar en la atmósfera de la Tierra. Todos a bordo murieron. A pesar de los temores de que los problemas que lo derribaron no se habían abordado satisfactoriamente, los vuelos del transbordador espacial se reanudaron el 26 de julio de 2005, cuando el Discovery volvió a ponerse en órbita. El programa terminó formalmente el 31 de agosto de 2011 después de su misión final, STS-135 volada por Atlantis, en julio de ese año.

Barbara Morgan terminó ocupando el lugar de McAuliffe cuando el transbordador espacial Endeavour finalmente logró orbitar en 2007. Solo unos meses después del accidente del Challenger, los miembros de la familia de los astronautas caídos establecieron una organización sin fines de lucro llamada Challenger Center for Space Science Education, que busca despertar el interés de los estudiantes en la ciencia, la tecnología y las matemáticas brindándoles experiencias emocionantes y prácticas en estos campos. El Challenger Center ha llegado a más de 4.5 millones de niños desde que se lanzó, dijo Morgan en una entrevista a Space. En la actualidad, el programa de vuelos espaciales tripulados de la NASA se centra en llevar a las personas a Marte en algún momento de la década de 2030.

Más sobre
esta serie

Challenger: The Final Flight

  • Emisión
  • Netflix
  • Géneros
  • Documental
  • Año de inicio
  • 2020
Ver ficha de la serie

Hoy