Las películas largas fueron expulsadas del cine y el streaming las salvó

Hace 4 meses
Por

En los últimos años vimos cómo los largometrajes extensos se fueron extinguiendo, y en la actualidad son tan comunes como un eclipse lunar. No obstante, puede ser que este tipo de proyectos tengan un refugio…

Este año el ejemplo más claro que tenemos es el Snyder Cut, de cuatro horas. WarnerMedia se negó a sacarla en los cines y utilizó su recién lanzado HBO Max para que los fanáticos la puedan ver. Hace dos años la cinta en cuestión fue The Irishman, de tres horas. El costo de producción era muy alto para la mayoría de los estudios, Martin Scorsese no quería modificar su visión y Netflix terminó albergando a la película nominada al Oscar.

¿Puede ser que este tipo de producciones hayan encontrado una salvación en este tipo de plataformas?

https://www.youtube.com/watch?v=WHXxVmeGQUc

Estos dos ejemplos son los más exitosos: The Irishman fue elogiada por casi todos y Zack Snyder’s Justice League provocó que los números de suscriptores y las visualizaciones de HBO Max se eleven considerablemente. No obstante, también recibieron varias críticas y hasta artículos especiales: la primera provocó que se crearan artículos para poder verla en partes mientras que la segunda causó mucho rechazo por su duración.

Con tantas personas que rechazan ver este tipo de películas y con tantas otras que prefieren pausarla para poder verla en partes, ¿realmente vale la pena hacerlas? ¿No es mejor lanzarlas como una mini serie? La vivencia del cine ya está perdida por ser estrenada en streaming, y si a eso le sumamos los cortes por no poder verla de una sola vez, la experiencia termina siendo muy diferente a la que esperan los directores.

En una época donde nos aburrimos viendo una historia de Instagram de 15 segundos, es difícil hacer que una cinta superior a dos horas y media atraiga a muchas personas. El cine ya las ha expulsado. El único ejemplo exitoso de los últimos años fue Avengers: Endgame, que en realidad fue un megaevento que le dio el cierre a un universo cinematográfico de más de 20 producciones, no fue una película “normal”. De hecho, algunas salas ofrecían un recreo luego de una hora y media.

https://www.youtube.com/watch?v=ZrdQSAX2kyw&t=67s

Entonces, ¿qué hacemos con las películas de tres horas o superiores? Claramente no son algo que podemos ver una vez por mes pero, cuando son buenas, sin duda vale la pena echarles un vistazo. Los cineastas seguirán teniendo ideas así de extensas, y dependerá de los estudios elegir cuál es lo suficientemente especial para poder ser ejecutada, el resto deberá ser tratada como una serie de seis episodios.

Tener una producción importante de este estilo una vez por año es algo que puede volverse interesante. Tardan mucho en producirse, pero el hecho de ser tan largas ya les agrega un factor de curiosidad que puede ser usado a su favor.

¿Realmente vale la pena hacerlas? ¿No es mejor lanzarlas como una mini serie?

Con Netflix manteniéndose en la cima del streaming, WarnerMedia apostando todo en HBO Max, Disney invirtiendo en Disney+ y Amazon Prime Video creciendo cada día más, estas plataformas pueden convertirse en la salvación de las películas largas.

Continuar leyendo

Hoy