X

Monarca

4.4Artículo

7 tramas innecesarias o forzadas de la segunda temporada

Hace 3 meses
Por

En la reseña de la segunda temporada de Monarca dejamos claro que la serie no tuvo una evolución y que incluso se sostiene de los clichés, pero al mismo tiempo plantea caminos y tramas que no aportan nada a la trama general de la serie.

Para ser más claros en ello, hicimos un listado de 7 hilos narrativos que bien pueden borrarse y no modificar la trama de principio a fin, por lo cual si no has terminado de ver la temporada, hablaremos sin censura, así que SPOILERS DELANTE.

https://www.youtube.com/watch?v=mtKllbOIo0I

1 La demencia de Cecilia

La presencia de Cecilia, la madre de los Carranza Dávila, cobró interés hacia el final de la primera temporada al convertirse en la asesina de Agustín. En los nuevos episodios se exploran un poco las secuelas que esto desata, principalmente la demencia que comienza a padecer, misma que podría poner en peligro a su persona y a la de sus hijos si se sabe que ella es la culpable del asesinato de su cuñado.

En los primeros episodios se vuelve la trama principal y a través de una orden legal se dictamina su locura por lo cual su poder en Monarca queda a manos de su hijo Joaquín, pero con el paso de los episodios no vemos más de estos episodios psicóticos. Ella vuelve a su normalidad y hacía el final de la temporada, se deja en claro que ella logra destituir a su hijo Andrés de la presidencia de Monarca y pone a su hijo Joaquín.

Crédito: Netflix

2 El hijo de Sofía Carranza

Sofia Carranza vuelve a Ciudad de México acompañada de su esposo Ignacio Urrutia (Alejandro de la Madrid) por la muerte de su padre y se encuentra con que existe un secreto en torno al mismo hecho. Ella decide buscar la verdad y al mismo tiempo su esposo intenta mantener la estabilidad familiar que hay entre ellos, así que toma la decisión de que Nicolás, el hijo que tienen, también esté a su lado.

Nicolás es un joven con síndrome de down que es una muestra del poco orgullo que podría tener Agustín hacía su nieto, pero cada una de las situaciones donde vemos al personaje no aportan nada a la trama. Su presencia física, bien se pudo sustituir con solo mencionarlo y no se habría modificado nada.

Crédito: Netflix

3 Pablo y la religión

La trama de Pablo Carranza, hijo de Andrés, tenía importancia en la primera entrega al servir como una denuncia de aquellos jóvenes de familias poderosas que podían librar la justicia a través de la corrupción. Esta vemos lo vemos teniendo que enfrentar su culpabilidad al entrar a la cárcel y aunque su ingreso nos sigue mostrando el como se puede violar al sistema de justicia, el principal problema de la trama es su redención a través de la religión.

Este tema se usa como una brújula moral de una sociedad, demostrando que si Pablo erró fue por su alejamiento de Dios y que esto es consecuencia principal de la conducta de sus padres. Se deja en claro que cualquier error puede ser perdonado si te acercas a Dios, cuando la realidad de las cosas no es así de sencillo.

Más que una trama innecesaria, esta parte busca ser aleccionadora.

Crédito: Netflix

4 Lourdes Carranza:su drogadicción y su muerte

¡Otra trama con mucha brújula moral! Las drogas te hacen daño es un discurso que hemos visto en la televisión mexicana desde hace años, pero el problema de ello es que es una verdad a medias. Las historias se van al extremo y poco explican el porqué hacen daño y cómo afecta a cualquier persona. Se opta por mostrar a personajes como Lourdes Carranza (Regina Pavón) que tiene una adicción, la cual se deja entre ver que es consecuencia de su mala relación familiar derivada de la muerte de su madre.

El llevarla a tocar fondo sirve de mero pretexto para hacerla más empática con la audiencia y que esta tenga un acercamiento con su familia cuando ya ha tocado fondo. Misma que funcionará como un elemento de sorpresa y dolor cuando llegue el momento de su muerte a sangre fría por parte de un grupo criminal con el que su padre tenía tratos.

Crédito: Netflix

5 El secuestro

Siendo México uno de los países con más peligro para desarrollar periodismo de investigación, es claro que los escritores de la trama no midieron las consecuencias de tratar un tema tan delicado. Al final de la primera entrega vimos que Martin Ross (James Hyde), el esposo de Ana María, encontró en la familia de su esposa la historia de corrupción y violencia que contar.

En esta nueva entrega lo vemos ser descubierto por la misma Ana María, quien toma la decisión de darle un susto para que se aleje de esta historia. Ella logra su cometido y aleja a su marido de su familia y del país, quien vuelve a Estados Unidos después de un evento tan traumático. Al revelarse a la autora intelectual de tal hecho, ella no recibe castigo alguno.

Crédito: Netflix

6 El beso de Ana María y Pilar Ortega

Con Ana María apoyando la candidatura de Pilar Ortega (Daniela Schmidt) por la presidencia del país, esta última se confunde e intenta darle un beso, escándalo que se filtra en los medios y se arma un escándalo que puede afectar en las elecciones. Este hecho lleva a Ana María a un dilema de como actuar para no afectar a la candidata que ella respalda.

La serie intenta demostrar el tabú que aún existe en la sociedad mexicana, pero el principal problema radica en como Ana María traiciona sus convicciones pese al consejo de sus propios hijos de no hacerlo y dar la cara como siempre lo ha hecho. Al final la trama funciona como un mero hecho de justificar el porqué se perdió la elección, pero poco se explora la sexualidad de una mujer, misma que se puede traicionar por poder.

Crédito: Netflix

7 La sexualidad de Andrés

¡Otro problema de sexualidad y más grave! Desde que conocimos a Andrés Carranza supimos de su velada homosexualidad, hecho que siempre fue de gran peso para forjar un camino propio dentro y fuera de su familia. Al final de la primera entrega se ve decidido a explorar esa libertad, idea que traiciona cuando en los nuevos episodios obtiene la presidencia de Monarca.

Su orientación sexual queda eliminada al borrar el contacto de su antigua pareja y haciendo que Jimena (Gabriela de la Garza), su esposa, firme un contrato de confidencialidad. Pero la llegada de Jonás (Marcus Ornellas) abre una posibilidad de mantener una relación de tres, la cual al final se vuelve a enjuiciar como un pecado por estar alejados de la religión, mostrando que todos sus errores vienen derivados del pecado.

Crédito: Netflix

Más sobre
esta serie

Monarca

4.4
  • Emisión
  • Netflix
  • Géneros
  • Drama
  • Actores
  • Irene Azuela
  • Juan Manuel Bernal
  • Osvaldo Benavides
  • Alejandra Toussaint
  • Gabriela de la Garza
  • Año de inicio
  • 2019
Ver ficha de la serie

Califica esta serie

Monarca (2019)

Continuar leyendo

Hoy