Tinta Bruta

Artículo

Otra película sobre el tema de salir del clóset

Hace 3 meses
Por

Sigmund Freud decía que el ser humano siempre está luchando con tres cosas principales en su mente, el yo, el súper yo y el ello, y esto lo retomo para esta película, Tinta Bruta, donde el yo es tan sólo la superficie de lo que es una persona, sea hombre o mujer, y el ello es todo lo que radica en nuestro subconsciente que no siempre sale a la luz, sino que permanece en las sombras, pero que también se convierte en un deseo reprimido que solo brilla ahí, sin poder salir de ese baúl.

https://www.youtube.com/watch?v=SX9Nllp3LTY&ab_channel=VeloxTickets

Pedro es un joven que, para sentidos prácticos, es un chico que ha sido huérfano junto con su hermana, una periodista que debe de cambiar de residencia e irse a El Salvador. Pedro hasta ese momento ha sido lo suficientemente abierto con ella acerca de lo que él hace para ganarse la vida: los shows que da por dinero de manera virtual y sus preferencias sexuales. Sin embargo, ese no es el problema. Pedro se encuentra en un dilema interno, luchando con dos partes importantes de su ser, lo que en realidad siente que debe hacer con su vida y lo que realmente está haciendo. Por una parte, estos shows sexuales de los cuales gana dinero no son un empleo y esta parte él entiende que debe madurarla consiguiendo un empleo formal, mientras que en su vida personal debe decidir si estar con una pareja o permanecer solo.

Esta lucha entre lo que se quiere y puede ser ha sido una eterna contienda del ser humano, no solo en el ámbito sexual, también en el contexto laboral, familiar, etcétera. Ha sido objeto de estudio del psicoanálisis, así como de la religión, de la metafísica y de diversas áreas que tratan de poner la complejidad del ser en una plancha de estudio para diseccionarlo y, de alguna manera, poder entenderlo.

C.S Lewis, en su libro Las cartas del diablo a su sobrino, plantea desde el terreno de lo espiritual esta dualidad desde una serie de cartas que un demonio menor le hace a uno de mayor rango y, de esta forma, el escritor da a conocer al lector cómo ese joven lucha no solo consigo mismo sino también contra los distintos caracteres de otras personas con las que convive, por ejemplo su madre. Todo esto dentro de un contexto bélico en el que también este personaje debe de tomar una decisión. Esta lucha siempre presente, es analizado en Tinta bruta por medio de Pedro.

Esta dicotomía planteada en el filme se presenta de forma muy artística y simbólica por medio de la pintura neón que Pedro coloca en su piel para su trabajo, la misma que solo brilla en la oscuridad, desde lo oculto y lo secreto. Este misterio rodea toda su existencia y da a entender al espectador que realmente quien se reprime en todo momento es él mismo al no saber qué es lo que quiere y desea para su vida.

Hasta aquí la forma y fondo de la película está bien, funciona, pero luego es redundante con ella misma y su personaje principal. Esta misma confusión vuelve a la historia un tanto monótona y pareciera que ya hemos visto esto miles de veces con mejor forma y fondo. Es decir, Tinta bruta no ofrece nada nuevo.

Pero...

El tema LGBT ha sido abordado frecuentemente en varias historias de forma responsable y siempre con un mensaje acerca del autodescubrimiento personal. Sin embargo, creo que en la actualidad el tópico está siendo sobre explotado, a manera que se repite a sí mismo, sin contarse con una narrativa novedosa. Este es el caso de Tinta bruta: al no innovar su forma ni su fondo, aunque esté bien hecha, se hace olvidable, más no mala.

En resumen

Tinta bruta es una película que no innova en el tema de salir del clóset sin ser necesariamente mala, sino solamente cotidiana y nada relevante. Estoy seguro que le puede gustar mucho a alguien que se pueda identificar con su personaje e historia.

Más sobre
esta película

Califica esta película

Tinta Bruta (2018)

Continuar leyendo

Hoy