Indiana Jones and the Temple of Doom

4.3Artículo

¿Por qué esta es la peor de las entregas de la saga?

Hace 2 meses
Por

Ya lo dijo Steven Spielberg, y contra él la nada misma: Indiana Jones and the Temple of Doom es la peor de las entregas de la GRAN pero GRAN saga de Indiana Jones, nuestro arqueólogo / detective / TODO preferido. Pero, ¿por qué hasta el director dice eso?

Ya desde el primer fotograma, estamos viendo algo muy diferente de la película que abrió todo, Raiders of the Lost Ark: el familiar logo de Paramount se desvanece y revela un relieve en bronce de una montaña, en un gong que suena; nos acercamos a la boca de un dragón, brillando de rojo y envueltos en la niebla … algo emerge, y es … Kate Capshaw (personificando a Willie Scott), ¡CANTANDO! Recibimos un largo acto de apertura al mejor estilo Busby Berkeley mientras baila y canta Anything Goes en mitad de China, en un club nocturno de Shanghai. Cuando vemos a Indy por primera vez: no está con su equipo de arqueólogo ni con un atuendo de profesor modesto sino con un esmoquin blanco, como James BondSí, desde el vamos es OTRA COSA, y eso nos da la pauta que veremos a OTRO Indy.

Fuente: Paramount

Indiana está allí para hacer un trato con un gángster llamado Lao Che y, luego de un cruce de enojos y dinero, se llega a un conjunto semi decente de ires y venires, de peleas por un diamante y un antídoto en la pista de baile, disparos, pinchos llameantes y otras cosas que son muy clásicas para cualquier película de acción humorística. Los “buenos”, digamos, se escapan con nada más que el antídoto, cayendo en un convertible bastante elegante conducido por Short Round, un chico de la calle de Shanghai que Indy tomó bajo su ala. Por alguna razón, los malos los persiguen a un avión, donde una vez más Indy se vuelve arrogante e insulta a Lao Che mientras escapan, solo para revelar que es el avión del malo…

Indy y su troupe son engañados y deben saltar del avión, siendo esta una de las mejores secuencias de acción de la película, aunque es tan ridículo en comparación con la acción de la primera entrega: esta sí parece una película para niños, pero extraña, ya que una infantil demasiado oscura para los niños y demasiado tonta para los adultos. Parte de lo que hizo a Raiders… tan buena fue que no era para niños, o sí, pero no se percataron nunca. Era la entrada a un mundo serio sin serlo. En Indiana Jones and the Temple of Doom todo se vuelve realmente indescifrable.

Y ahora, YA, debemos decirlo, alguien debe ponerse la capa de superhéroe y preguntarlo. A partir de ese momento de acción que mencionamos, ¿quién es más molesto? ¿Short Round o Willie Scott? La mayor parte de la película ambos gritan una cosa u otra, y es bastante tedioso casi de inmediato. Resultado: lo sentimos Willie, ganaste la batalla: no eres nuestra por siempre amada Marion Ravenwood (Karen Allen), aunque a tu favor no estoy seguro de que alguien pudiera haberlo hecho mejor con el horrible guión con el que te enfrentaste.

Fuente: Paramount

La verdadera historia arranca en un pueblo indio donde la gente se muere de hambre porque su piedra mágica fue robada. Y también se llevaron a todos sus hijos. Es un poco confuso allí. Como Indy es el héroe que es, va a buscarlos y visita al nuevo Maharajah en el antiguo castillo abandonado, que se supone está detrás de todo. En lugar de darnos una escena de acción de ritmo vertiginoso tras otra, obtenemos escenas en bruto de slapstick en secuencia. Murciélagos vampiros y travesuras de la selva; una cena de anguilas, cerebros de monos, escarabajos y sopa de globo ocular y finalmente una cueva llena de crujientes y espeluznantes bichos. Simplemente no es lo mismo. La primera película tuvo mucho humor en medio de la violencia, pero aquí el balance está muy lejos: todo es burla y maltrato, de alguna forma, a los cultos y las sociedades otras, no por parte de Indy pero sí por parte de los guionistas.

El oscuro secreto del castillo es que alberga al recién surgido Culto de Thuggee, que en lugar de estrangular a los viajeros ahora están involucrados en la esclavitud infantil, trabajando en una mina debajo del castillo que también cuenta con un pozo de lava de sacrificio. Están dirigidos por Mola Ram, un villano suficientemente digno, que tiene al niño Maharajah bajo su hechizo. El hechizo viene en forma de brebaje y, por supuesto, Indy se ve obligado a beberlo y se convierte en EL malvado durante unos minutos. Incluso golpea a Short Round y trata de matar a Willie, prediciendo la reacción de la audiencia a estos nuevos personajes.

Fuente: Paramount

Mucho se ha dicho acerca de que la película es demasiado oscura debido a la infame escena en la que Mola Ram arranca el corazón de un hombre con su mano desnuda y sostiene el teletipo que sigue latiendo para que todos lo vean. Es más: eso inspiró la clasificación PG-13 que ha arruinado a muchas buenas películas. La realidad es que no hay problemas reales de nuestra parte con la violencia o lo oscuro en Indiana Jones and the Temple of Doom, si pensamos un poco su predecesora tenía mascotas envenenadas y pugilistas derrotados por hélices… El tema acá es todo es demasiado torpe, demasiado tonto. ¿Por qué los niños esclavizados? ¿No era ya demasiado con el Culto en sí mismo? Era bastante aterrador desde el comienzo; ya convertirlos en esclavistas es como tratar de empeorar a los nazis de otras entregas diciendo “sí, el holocausto es obra de ellos, pero también se burlaron de ancianos”.

Short Round tiene su propia pequeña aventura al tratar de salvar a Indy y golpear al pequeño Maharajah que tiene una muñeca vudú por alguna razón, de la nada. Lo cierto es que la película solo se hace interesante en las secuencias de acción, que también se quedan cortas al depender de los efectos visuales en lugar de las acrobacias que hicieron a la primera entrega tan emocionante: todo parece increíblemente falso en comparación con Raiders…, donde todo no parecía real porque lo era. ¿Ejemplos? El viaje en carro de la mina se asemeja más a un paseo de diversión que a una secuencia, pero sigue siendo emocionante; el gran enfrentamiento en el puente de cuerda es emocionante, pero los hombres que caen parecen efectos visuales obvios.

Fuente: Paramount

El insulto final es la lección que nos entrega: Indy dice que quiere fama y gloria y Willie, la chica material, de repente es la brújula moral. La película trató de convertir a nuestro héroe en un mercader de mala calidad en cuanto antigüedades, avergonzado por la pobreza del tercer mundo para convertirse en el tipo que quiere todo en un museo. Afortunadamente, la película que sigue, The Last Crusade, ignora todo esto y reescribe su origen. 

Como precuela estamos desconcertados: ¿por qué Indy es un aventurero de mala calidad en lugar de un profesor sucio? ¿No preferiríamos ver cómo enojó a Marion, conoció a Sallah, etc.? No necesitas nazis ni artefactos bíblicos para hacer una buena película de Indy, aunque la cuarta entrega puede refutar mi teoría… La idea fue una buena historia, pero ¿por qué salió mal? Comencemos con quién escribió el guión, las mismas personas que nos trajeron a tantos fanáticos como Howard the Duck y Best Defense, dos de los mayores fracasos de los 80. Raiders… fue escrito por Lawrence Kasdan, y aunque pudo haber adaptado Dreamcatcher, tiene tantos clásicos en su haber que merece en Premio de la Academia honorario.

Una verdadera lástima que tal segunda entrega haya sido bastardeada de esta manera.

Fuente: Paramount

Más sobre
esta película

Indiana Jones and the Temple of Doom

4.3
  • Géneros
  • Acción
  • Aventura
  • Actores
  • Harrison Ford
  • Jonathan Ke Quan
  • Kate Capshaw
  • Año de inicio
  • 1984
Ver ficha de la película

Continuar leyendo

Hoy