¿Por que las adaptaciones de videojuegos fracasan en series y películas?

Hace 2 meses
Por

Estamos entusiasmados con lo que promete Uncharted (al tras su primer trailer) como la primera ambiciosa adaptación por parte de PlayStation Productions de una de sus franquicias estrella, a la pantalla grande.

Paralelamente, los estudios están desarrollando la serie The Last of Us para HBO, que por cierto proviene de los mismos estudios desarrolladores de videojuegos: Naughty Dog. Ha quedado claro que ambos proyectos son de alto presupuesto no sólo por su elenco, sino por los altos estándares en ambas producciones. ¿Por qué tanto esfuerzo?

https://www.youtube.com/watch?v=pUpQLU3J7fU

Sencillamente porque es justo la industria del videojuego la que sigue manteniendo el “mano a mano” con la del cine y la TV en cuestión de ganancias a nivel mundial, y son justamente estos tres estilos de entretenimiento los que están más en boga durante esta maldita pandemia. Ergo, cuando se fusionan BIEN dos de estas, los resultados consiguen un multiplicador de ingresos bastante jugoso.

“¡Ya está, entonces hagamos adaptaciones de TODOS los videojuegos al cine y la TV!”, diría un ambicioso Hollywood. Pues como diría Canfinflas: “¡Allí está el detalle, joven!”, porque entonces tenemos esta conocida lista (acuñada por nosotros, claro) que contrapone la “sencillez” de estas fusiones:

https://www.youtube.com/watch?v=xliSIBRD0C0

Las 10 peores películas basadas en videojuegos:

  1. Super Mario Bros. (1993)
  2. Street Fighter: The Movie (1994)
  3. Double Dragon
  4. Doom (todas)
  5. Assassin’s Creed
  6. Hitman: Agent 47
  7. The House of the Dead
  8. Silent Hill: Revelation 3D
  9. BloodRayne
  10. Alone in the Dark

¡Ah, caray! ¿Super Mario? ¿Assassin’s Creed? ¿Street Fighter? “¡Pero si esas son grandes franquicias, y eso que no soy gamer, pero lo sé!”, quizás digan algunos de ustedes.

https://www.youtube.com/watch?v=M1ZJ6yZwdRg

Y es cierto, pero el factor común que tienen estos proyectos es la presencia o combinación de elementos desafortunados, a saber:

  1. Se confían justo a eso: como es una gran licencia, aunque se haga algo malo, ¡la gente irá al cine, al menos los gamers! Error. Algo así ocurre en la industria del videojuego, cuando tienes una gran licencia como Bob Esponja, y haces un juego de porquería, “porque al fin, es para niños”.
  2. ¡Basta con tener un gran elenco! Así, los cinéfilos acudirán, no importa que no sepan un bledo sobre el videojuego en el que se basa. Eso justamente me dijo Frank Marshall durante la filmación en Malta. ¡Y con todo y Michael Fassbender, la película es un bodrio!
  3. “¡Vamos a hacer una historia completamente diferente al juego, al fin soy un director con visión y no sé nada de interactivos!” Bueno, al menos eso dijo alguna vez Uwe Boll en una E3… y bueno, el destruyó VARIAS franquicias de videojuegos como Alone in the Dark, House of the Dead, BloodRayne y la mismísima Far Cry.
  4. La rara idea de hacer una réplica EXACTA del videojuego para la TV o pantalla grande también falla, pues es IMPOSIBLE meter una historia de 10 horas como Silent Hill 3 en una abominación como Silent Hill: Revelación 3D, donde el elenco, los efectos visuales y la película previa eran geniales, pero se sintió como una avalancha de sucesos mal planteados en 1 hora con 35 minutos.
https://www.youtube.com/watch?v=9b4iOhWswYM

Entonces… ¿es imposible? Irónicamente, Terror en Silent Hill se yergue como LA MEJOR adaptación de un videojuego al cine de todos los tiempos, pese a que hubo gender swap, cambios importantes en la trama y final. Pokémon: Detective Pikachu dista MUCHO del videojuego de Nintendo 3DS pero es genial.

¡Y seguimos amando cómo The Rock hizo de Rampage una maravilla, basada en un arcade con prácticamente CERO historia! Y eso que, en contraste, el mismo Dwayne estuvo en una de las peores adaptaciones: Doom de 2005.

https://www.youtube.com/watch?v=LljkKoPs1Gg

¿Qué hicieron bien entonces?

Un buen guión (balanceado entre el gusto del cinéfilo común y el del gamer), elementos reconocibles (easter eggs) para el jugador pero sin hacer sentir ajeno al espectador y al menos un equipo de producción que conozca PLENAMENTE la franquicia (como el creador de Pac-Man involucrado en Pixeles o un CEO de Nintendo supervisando la película animada de Mario) son fórmulas de éxito en esta peculiar fusión.

¿Concuerdan?

Continuar leyendo

Hoy