¿Qué es la cultura de la cancelación y cómo afecta a la industria del cine y la tv? – Spoiler Time

¿Qué es la cultura de la cancelación y cómo afecta a la industria del cine y la tv?

¿Qué es la cultura de la cancelación y cómo afecta a la industria del cine y la tv?
La cultura de la cancelación es un tema tan actual que seguramente no sabes su historia. Aquí TODO.

Desde hace un tiempo para acá, prácticamente todos los días escuchamos “tal persona ha sido cancelada” o frases por el estilo. En un mundo que cada vez más revisa su accionar intentando ser políticamente correcto, combinado con la inmediatez de las redes sociales que, a su vez, le dan voz a aquellos que antes no la tenían, las acciones repudiables de personas públicas cobran una magnitud hasta antes impensada, provocando el escándalo y la “cancelación”.

Pero ¿qué es la cancelación y, más específicamente, qué es la cultura de la cancelación? ¿Cuáles son sus vínculos con la industria del cine y de la televisión? ¿Cómo puede afectar esta nueva visión de mundo a las producciones audiovisuales que consumimos? Intentemos juntos desarmar un poco este embrollo.

Para empezar este artículo debemos definir qué significa cancelar a alguien: cuando hablamos de “cancelar” a tal o cual persona nos referimos a expresar, sobre todo en línea, el repudio al accionar ofensivo de alguien, en general un famoso. Ya sea por conductas machistas, racistas o abusivas, por transmitir mensajes de odio o un sinfín de acciones similares, a través del amplio mundo de las redes sociales los usuarios, en general anónimos, se llaman a dejar de consumir a esa persona y a expresar su descontento con cualquiera que continúe relacionándose con ella. Ejemplos nos sobran: desde Harvey Weinstein hasta Armie Hammer, pasando por Kevin Spacey, Roseanne Barr y tantos otros.

Este tipo de acciones colectivas que se dan, sobre todo, dentro de las redes sociales, con Twitter a la cabeza, son las que dieron a luz lo que hoy se denomina como cultura de la cancelación y que, como casi todo fenómeno social, tiene sus pros y sus contras.

Por supuesto (y aunque parezca obvio prefiero recalcarlo) no está mal que la gente exprese sus opiniones ni mucho menos que repudie a quienes tienen conductas condenables. En el mundo de hoy en día cada vez hay menos sitio, por suerte, para los abusadores, los xenófobos, los homofóbicos y los racistas. Sin embargo, el poder del anonimato que da Internet, así como también la volatilidad de su velocidad a veces se transforman en un arma de doble filo y es por eso que a la cultura de la cancelación se la mira, muchas veces, con ojo crítico.

Para entender la problemática de la cultura de la cancelación y cómo la palabra de estos justicieros anónimos detrás de un teclado pueden afectar a la industria que nos interesa, la audiovisual, basta con ver el caso de Johnny Depp.

Entre el 2016 y el 2018, Depp fue acusado por su ex pareja, la actriz Amber Heard, de violencia doméstica. A causa de estas acusaciones, Depp, a quien generaciones de espectadores supieron amar, se quedó sin empleo. El actor, que formaba parte del elenco de una de las franquicias más exitosas de los últimos tiempos, Harry Potter, se vio despedido ante el temor de la productora de enfrentarse a las turbas enardecidas de la cultura de la cancelación.

Tuvieron que pasar algunos años más y uno de los juicios más mediáticos del mundo para que Depp, que había caído prácticamente en el ostracismo, pudiera reivindicarse. Al desnudar por completo su vínculo con Amber Heard frente a las cámaras, quedó en evidencia que la “cancelación” que había sufrido había sido, como mínimo, apresurada y exagerada.

Entonces, ¿es buena o mala la cultura de la cancelación? En Argentina diríamos “ni muy muy, ni tan tan”. Como dije en un comienzo, es bueno saber que la sociedad actual ya no tolera las mismas cosas que antes. También es interesante descubrir el poder que poseemos, incluso siendo usuarios consumidores anónimos. Internet y las redes sociales son una herramienta riquísima para organizarnos y hacer sentir nuestras opiniones de formas que pesen y obliguen a quienes producen a hacerlo de manera ética.

Sin embargo, la velocidad de Internet y muchas veces la falta de formas apropiadas para chequear la información antes de que se desparrame por todo el mundo, hacen que ese mismo poder que poseemos caiga con todo su peso sobre personas equivocadas o que se tomen decisiones apresuradas para no enfrentarse a él.

¿Qué hacemos entonces? ¿Cancelamos o no cancelamos? No es tan fácil. Antes de ponernos en el rol de jueces y de blandir el mazo de nuestro poder anónimo, debemos informanos. Y también, claro, deberemos tomar nuestras propias decisiones. ¿Nos sentimos cómodos en el rol de jueces? ¿Necesitamos de un veredicto judicial para saber si alguien merece o no estar cancelado? ¿Separamos artista de obra o es imposible? Todas estas preguntas quedarán para que cada uno, en su fuero interno, las responda.

Suscríbete a los newsletters de Spoiler Time para recibir en tu casilla la mejor información y recomendaciones.

Más sobre Cancelación

Películas populares
JustWatch
Flash
HBO Max 69%
Elementos
Disney Plus 77%
La sirenita
Disney Plus 65%
One Piece Film: Red
Amazon Prime Video 73%