fbpx

Quicksand

3.9Artículo

Una masacre estudiantil devela la peligrosidad de las relaciones tóxicas en la nueva serie sueca de Netflix

Hace 8 meses
Por

El preocupante fenómeno de los tiroteos escolares en Estados Unidos no ha pasado desapercibido para el universo de la ficción audiovisual. Son varias las películas y series que han intentando plasmar cómo es ser un estudiante en un país donde el fácil acceso a las armas y los altos índices de violencia favorecen el desarrollo de estos escalofriantes episodios que irrumpen en la vida cotidiana de los jóvenes. Sin ir muy lejos, la última temporada de la exitosa serie juvenil 13 Reasons Why ha sabido abordar la problemática a través de uno de los personajes más marginados de la preparatoria, blanco de atroces abusos físicos, cuya historia estuvo en parte inspirada en los perpetradores de la famosa masacre de Columbine.

https://www.youtube.com/watch?v=4fB9JsyO1Bo

En el desafío constante por mostrar aquello que las cadenas televisivas no se animan, Netflix ha renovado su catálogo este mes con un nuevo thriller titulado Quicksand (Arenas Movedizas en su traducción al español), que parte de la base de un tiroteo estudiantil, pero cuya ambientación resulta por demás llamativa al tratarse de una nación con casi nula experiencia en el tema. La acción se desarrolla en la ciudad de Estocolmo, Suecia, y sigue a una joven y destacada estudiante de la alta sociedad que es acusada de haber sido participe junto a su novio de la masacre de su colegio. Aunque todo apunta a que Maja es responsable de las muertes de sus compañeros, sus recuerdos nublados en torno a aquel fatídico día ponen en duda la palabra de quienes la inculpan y nos llevan a conocer el lado B de la historia: el de una relación tóxica repleta de violencia, manipulación, excesos y mentiras con un final sangriento anunciado.

Foto: Netflix

Basada en la popular novela homónima de la escritora sueca Malin Persson Giolito, la serie de solo 6 episodios presenta algunos tópicos en común con el drama juvenil español Élite. Al igual que en la serie española de la plataforma, los adolescentes de Quicksand son hijos de familias privilegiadas que asisten a un prestigioso instituto ubicado en uno de los barrios más ricos de la capital. Entre viajes, fiestas y drogas por doquier, estos jóvenes frívolos intentan sobrevivir en un mundo de secretos familiares oscuros, violencia y desapego. Por supuesto, temas como la discriminación racial y de clase también encuentran su lugar aquí y no falta el estudiante aplicado pero menos favorecido en la escala social que desencaja del resto. Como en Élite, sabemos que la narrativa se centra en un crimen ocurrido dentro de las paredes del colegio, pero la forma en que se desarrolla se siente más cercana a la primera temporada de The Sinner, dado que su protagonista exhibe un bloqueo psicológico que le impide rememorar con exactitud de qué manera ocurrieron los hechos de la masacre.

Ante el impedimento de Maja, la fiscal del caso comienza a hurgar en los orígenes de la relación entre la joven y su novio fallecido, Sebastian. Introducidas al espectador en forma de flashbacks, las memorias de Maja recorren todos los puntos cúlmines de un amor insano, marcado por la autodestrucción de Sebastian a través del consumo de sustancias y la presencia de un padre golpeador que no muestra un mínimo de interés en la salud mental de su hijo. Una situación desoladora que lleva a Maja a perdonarlo una y otra vez y seguir a su lado a pesar de las diversas expresiones de violencia de género que la adolescente padece.

Quicksand intenta romper con la dualidad de víctima/victimaria para entregarnos un personaje femenino complejo, que en cierta forma podría ocupar ambas categorías. Durante toda su detención y su posterior juicio, donde el thriller se vuelca hacia el drama legal con soltura y sin perder el suspenso, la sensación que atraviesa a Maja es que tanto los miembros del estrado como la sociedad ya la han juzgado. Y no se equivoca. La serie también otorga las herramientas para que el público construya su propia opinión sobre la culpabilidad de esta adolescente y eso sin duda constituye un gran acierto.

Podemos decir que la primera incursión de Netflix en territorio sueco ha sido satisfactoria, con una producción de calidad visual y narrativa, excelentes actuaciones y un ritmo intenso y lleno de tensión que te mantiene pegado a la pantalla hasta el último minuto. Definitivamente, Quicksand es una serie digna de maratón que con muy pocos capítulos logra exponer un fiel retrato de las relaciones tóxicas, su evolución y las diferentes maneras en que persisten. Un abordaje distinto a todos los que hemos visto sobre la problemática de la violencia escolar con un desenlace que seguirá revoloteando en la cabeza de aquellos que decidan darle una oportunidad.

Más sobre
esta serie

Quicksand

3.9
  • Emisión
  • Netflix
  • Géneros
  • Drama
  • Año de inicio
  • 2019
Ver ficha de la serie

Califica esta serie

Quicksand (2019)

Continuar leyendo

Hoy