fbpx

Run

Artículo

El final de la primera temporada abrió una puerta a una segunda entrega que no sabemos si necesitamos

Hace 1 mes
Por

El pasado domingo 24 de Mayo, Run, la serie creada por Vicky Jones y producida por Phoebe Waller-Bridge, estrenó el episodio final de su primera temporada. El show que contaba la historia de Ruby y Billy, dos ex novios que se reencontraban para huir juntos a través de Estados Unidos, empezó con muchísima expectativa y grandes actuaciones de sus protagonistas, Merrit Wever y Domhnall Gleeson, pero fue diluyéndose en sus siete episodios y dando algunos giros algo arriesgados que, todavía hoy, no estamos muy seguros de que hayan sido del todo exitosos.

Fuente: HBO

En el episodio final nos dividimos entre dos historias: la de Ruby y Billy, por supuesto, y la de Babe Cloud y Laurel. La policía y la taxidermista se abrieron paso a empujones en los últimos episodios del show para traer algo de frescura que los protagonistas habían perdido. Babe y Laurel se disponen a perseguir el tren al que Billy y Ruby lograron volver a subirse, mientras se comunican también con Laurence, el marido de Ruby para convencerla de que deben entregarse a la policía por la muerte de Fiona. En el tren, a pesar de haber tenido un hermoso momento de intimidad, Billy y Ruby vuelven a toparse con sus mentiras e inseguridades, enfrentándose y logrando que Ruby traicione a Billy, dándole la chance a Babe de que lo atrape. Esto sin embargo no sucede en pantalla, ya que el tren llega a destino y Billy logra bajarse exitósamente, solo para poder despedirse de algún modo de Ruby, que tiene a su familia esperándola en la estación. Como final, es bastante poco conclusivo, ya que tenemos a nuestra protagonista regresando a una vida que la hace infeliz, con un marido con el que casi no tiene posibilidad de diálogo, y a nuestro protagonista a punto de enfrentarse a las consecuencias de la muerte sospechosa de su agente, con el corazón roto. Sin embargo, no sabemos si es realmente necesaria una segunda temporada de Run.

Como decíamos en un comienzo, el show de HBO empezó muy bien. La velocidad de los diálogos y esos dos grandes actores que lograban sacarse chispas de la química que tenían en pantalla no supieron mantenerse a lo largo de la temporada. Ni Ruby ni Billy lograron demostrar mucho crecimiento en toda la temporada, llegaron al último episodio en exactamente las mismas condiciones que en el primero: desconfiando el uno del otro, ocultándose cosas y, finalmente, separándose. ¿De qué sirvió todo lo que atravesaron juntos? ¿Para qué arriesgaron tanto si iban a volver exactamente al mismo lugar en el que estaban? Es particularmente decepcionante en el caso de Ruby, ya que cada intervención de Laurence, su marido, nos dábamos más y más cuenta cuán tóxico era su vínculo, con él desacreditándola a cada paso y viéndola únicamente como la que debía hacerse cargo de sus hijos.

Fuente: HBO

Otro aspecto que no terminó de cuajar bien el show fue el intento de salir de esa comedia dramática romántica hacia algo más policial. La muerte de Fiona, a dos episodios del final de temporada, sacudió al show no por la importancia del personaje (la verdad es que Fiona era más como una alarma que no se puede apagar y aturde, pero sin verdadero peso), sino porque implicaba que Ruby y Billy no solo huían para eludirse de sus vidas, sino también para escaparse de consecuencias legales. Sin embargo, aunque Babe Cloud y Laurel sirvieron para darle aire al show que ya había agotado a sus protagonistas, no logra convertirse en una persecución policial tampoco y, para ser honestos, nos interesaba más el vínculo romántico entre ellas que si lograban atrapar a Billy y Ruby.

Es cierto que el final es lo suficientemente abierto como para posibilitar una segunda temporada, pero no podemos no preguntarnos si esta es necesaria. ¿Qué más pueden contar Billy y Ruby? ¿Las consecuencias legales de haber huido tras el accidente de Fiona? ¿El divorcio de Ruby? ¿Un reencuentro romántico entre dos personajes que, a pesar de haber logrado huir juntos, no lograron confiar el uno en el otro ni siquiera en el final?

Fuente: HBO

Run ha sido una experiencia con altibajos. Por un lado, tiene dos actores protagonistas que supieron llevar muy bien sus personajes, transmitiendo una tensión sexual entre ellos que pocas veces se ve en pantalla. Además, contó con algo del humor que caracteriza a las producciones que tienen a Phoebe Waller-Bridge involucrada. Sin embargo, sobre el final, se enredó en su propia trama, volviéndose repetitiva y sin sorpresa.

Todavía no hay novedades sobre una posible segunda temporada, pero si este es el final definitivo, creemos que es un final justo.

Más sobre
esta serie

Run

  • Emisión
  • HBO
  • Géneros
  • Comedia
  • Romance
  • Suspenso / Thriller
  • Actores
  • Domhnall Gleeson
  • Merritt Wever
  • Phoebe Waller-Bridge
  • Sima Fisher
  • Sukhman Gill
  • Año de inicio
  • 2020
Ver ficha de la serie

Califica esta serie

Run (2020)

Continuar leyendo

Hoy