fbpx

The Rain

3.8Artículo

En la segunda temporada se copiaron los errores de The Walking Dead, y sí que lo padecimos

Hace 6 meses
Por

Con un final un tanto adolescente (eso de la amistad sobre todo un poco de rechazo me da, pero bueno…), la segunda de The Rain comenzó bien: en el pasado una madre al volante choca; discute en el estacionamiento de un supermercado con el damnificado; la lluvia comienza a caer; ella y él mueren, mientras su hijo, que estaba en la parte de atrás del coche, baja y muere también. La lluvia parece inocua como siempre lo fue, pero en este caso no para de llevarse gente, cosa que nos recuerda la escena en la que comenzó todo esto en la temporada 1, con nuestros hermanos y héroes jóvenes Simone (Alba August) y Rasmus (Lucas Lyngaard Tønnesen) siendo trasladados a un búnker subterráneo cuando una tormenta se asoma sobre su propio automóvil.

Fuente: Netflix

Recordemos que la primera temporada se construyó en base a la tensión del afuera y el adentro, tanto en lo material como en lo personal: claustrofobia en el espacio y también mental, de no saber los porqués de todo lo que está sucediendo. Una verdadera genialidad. Después de pasar tanto tiempo juntos, viéndolos crecer y sobrevivir a la soledad, finalmente se liberaron y descubrieron que es la sangre propia la responsable de gran parte del dilema, y no lo que su padre había hecho: nos quedamos con el descubrimiento de que Rasmus no solo está infectado, sino que es inmune a la enfermedad de la ciencia loca de su padre, y probablemente él también será la cura para deshacerlo. La temporada 2 comienza poco después, con los niños y sus nuevos aliados intentando escapar de la infame compañía a la que su padre responde. Un nuevo encuentro fugaz con su padre (antes de morir, claro, como corresponde) hace que Simone sepa cómo llevar a Rasmus hacia un lugar donde un grupo de científicos podría curarlo… y matarlo en el caso que la cura no funcionara.

A partir de ahí, el grupo de hermanos se pone en marcha para cumplir esa misión y se encuentra con ese otro grupo de sobrevivientes cuyos esfuerzos por aprender de la sangre de Rasmus es contraproducente: el joven es ya un un monstruo que emana el virus o vaya a saber uno qué, descartando ya el tema de la lluvia, o sea, es veneno puro, mata a cualquiera que trata de tocarlo… e intenta dominar ese “poder”, como una suerte de nuevo superhéroe. Y allí comienza el declive de la cuestión.

Fuente: Netflix

El programa se convierte rápidamente en un melodrama repetitivo, y los personajes nuevos son solamente títeres de los principales, para nada motivos de nuevas intrigas o líneas argumentales interesantes (ya volveremos sobre esto). Es más: tantas amenazas a punta de pistola, tantos silencios sostenidos en relación a momentos románticos y tantas charlas carentes de contenido para la trama y/o para los personajes hacen de la segunda temporada un error garrafal en cuanto a tensión.

Mientras, el deseo de Simone de proteger a Rasmus de ser asesinado por él mismo, por otros en su nuevo grupo o por las fuerzas militares que ya rozan lo ridículo, sigue siendo el corazón de la serie.

Fuente: Netflix

The Rain crea muchas preguntas pero se niega a responder a la mayoría de ellas. La segunda temporada, en particular, presenta personajes que son unidimensionales o directamente sin dimensiones. Incluso la valentía y el sacrificio personal de estos personajes periféricos se vuelven huecos por la misión de Simone de proteger a Rasmus, y sus problemas parecen extrañamente sofisticados en el contexto de la sombría realidad que los rodea.

La primera temporada fue misterio puro, terror psicológico (si se nos permite), imaginar más que ver… una verdadera hermosura. Esta segunda es chatura provocada por acciones relacionadas pura y exclusivamente en base a relaciones amorosas que no hacen avanzar sino que encadenan a la trama en el vacío, aunque suene extraño.

Fuente: Netflix

A pesar de lo corta que es esta nueva temporada, con tan solo 6 episodios, todavía hay algo completamente insatisfactorio y corto: no hay un relato prolongado, acciones que tengan una lógica en el tiempo, el mismo que se volvió denso y con muchas líneas rectas y pocas curvas. 

Por mucho que nos haya gustado averiguar qué sucedió con los personajes después de la primera temporada, tal vez fue mejor dejarlo en la imaginación, porque este es un trabajo aburrido que inyecta horas de relleno. Por eso nuestro título: ¿recuerdan la segunda temporada de The Walking Dead, en la que empezó a trabajarse el guión sobre la nada misma y los largos diálogos y el estancamiento en un sitio sin referencias estrictas a necesidad para el guión eran y fueron moneda corriente hasta que la serie volvió a levantar cabeza? Bueno, lo mismo vemos en The Rain, temporada 2.

No te decimos que no veas esta segunda temporada, pero prepárate para algo pesado.

https://www.youtube.com/watch?v=1ZvjNPfRDUs

Más sobre
esta serie

The Rain

3.8
  • Emisión
  • Netflix
  • Géneros
  • Ciencia Ficción y Fantasía
  • Drama
  • Suspenso / Thriller
  • Año de inicio
  • 2018
Ver ficha de la serie

Califica esta serie

The Rain (2018)

Hoy