#BloodDrive Recap

The F…ing Cop

Durante los últimos años Syfy está sacando series bastante respetables y uno de los estrenos de la primavera es “Blood Drive”, una serie protagonizada Alan Ritchson, el actor que hace de Raphael en las películas de Las Tortugas Ninjas con la compañía de Christina Ochoa, actriz que veremos dentro de poquito en Valor, la nueva serie de de The CW. Ellos serán compañeros en una versión de “Mad Max conoce a Christine y le dan fuerte a las drogas”.

Lo primero que vemos en el episodio es una bajada de línea de los guionistas en la que nos cuentan que el mundo está destruído, que el barril de petróleo sale 2000 dólares y que la única manera de salir de este lugar horrible es ganando una carrera de autos en la que el premio es 10 millones de dólares en efectivo. Hasta acá está todo muy “normal” pero el giro que nadie esperaba era que como es muy complicado conseguir nafta, los autos se alimentan con sangre.

Lo que más me gustó de esta serie es que es una constante crítica a todo. Lo primero que vemos es que los autos están alimentado por sangre humana y eso es básicamente lo que pasa hoy en día. Para tener un auto hay que tener mucha plata o trabajar muy duro para darse el lujo, dejando toda la sangre en el tabajo e indirectamente, estamos alimentando a nuestros carros con sangre, sudor y lágrimas.

La segunda queja la tenemos es la racionalización del agua. Se rumorea en el mundo que la próxima guerra mundial será por agua dulce ya que de a poco se está acabando por culpa del calentamiento global. Entonces, los cajeros automáticos de esta vida no dan plata, sino que dan agua y la gente está desesperada por eso.

Todo el tema del agua nos lleva a la policía con un el lema de “matamos porque nos preocupamos” y es hermoso cómo lo podemos poner en la actualidad. Hoy, ser un hombre de la ley te suele dar derecho a hacer lo que quieras y aunque como nuestro protagonista, hay personas que sí quieren cambiar el mundo, hay otros que sólo se suman por el poder que da llevar una placa. Estos muchachos se esconden detrás de la ley para golpear, matar y coleccionar dientes como trofeos.

De acá nos podemos ir el último escalón de la crítica, a estas personas que controlan todo, lo malo, lo supuestamente bueno y la vida de las personas que sobrevivieron a los problemas que dejaron el mundo de la manera en la que está siendo el año 1999. Estas personas que no tienen sangre y son los encargados de mantener el caos y la felicidad, hola Trump.

La serie recorrerá está carrera con dos personajes que no tienen nada que ver, tienen distintos niveles de moralidad y están obligados a permanecer juntos, mientras que una quiere ganar la carrera y el otro sobrevivir para destruir el sistema corrupto que gobierna en esta sociedad. Vamos a ver qué nos depara el próximo episodio pero Blood Drive tiene toda mi atención

¿Quieres comentar algo? Te esperamos en el área de debate aquí debajo. Si no te quieres perder nada de lo nuevo dale me gusta a nuestro perfil de Facebook y si quieres debatir en vivo las series con nosotros síguenos en Twitter.

Participa del debate