#Brooklyn99 Recap

The Tattler

En toda comedia siempre llega el capítulo de la secundaria. Algunas son más conscientes del pasado y se divierten mucho con eso, pero otras, lo evitan. Tardó seis años en llegar el momento, pero llegó y ahora Jake tiene que enfrentar a su pasado oscuro, de pelo largo y un arito. Sí, sólo uno. Ese look se lo debíamos obviamente a Gina, ya que como sabemos, desde niños son amigos y como ella había empezado a ser popular. Él decidió imitarla para que de rebote también pueda subir algunos escalones en el pirámide alimenticia que es “la popularidad” en la secundaria. Entonces, volver al pasado significaba hablar de lo que había hecho hasta ahora y también recordar cómo todos le hicieron bullying por haber sido marcado por algo que él dijo que no hizo.

Algo que pensé apenas dijeron lo que se venía en el capítulo, fue “Jake tiene una gran vida, no hay nada que pueda salir mal”. Pero no importó, ser un gran detective y estar casado con un persona excelente como Amy, no fue suficiente. A pesar de ser la persona que mejor salió de esa comisión, él tenía que demostrar que habías sido acusado injustamente y por suerte, la teníamos a Amy ahí, para ponerle un poco de orden al descontrol en la cabeza de Jake y juntos, trataron de resolver el misterio. A medida que los minutos pasaban, la resolución se hacía cada vez más obvia y aunque podría hablar una hora entera de lo divertido que es ver a Amy dentro del colegio, tenemos que hablar de Gina y Jake.

La relación de ellos va muy hacia atrás, de niños jugaban y alimentaban todas las locuras del otro. Los conocemos a los dos y si con esas personalidades, después de tantos años, siguen juntos, es porque realmente se quieren. No llegan al punto de “hermanos”, son amigos y siempre hicieron lo que el otro necesitaba para crecer, sin importar lo que causarían alrededor por eso. En el pasado, Jake necesitaba un empujón y para eso, Gina hizo lo necesario. Sí, eso provocó que el último año de él en la secundaria no haya sido lo mejor, pero si hoy lo vemos en retrospectiva, sabemos que gracias a eso, Jake salió un hombre hecho y derecho. Para conseguir popularidad, él estaba cruzando líneas que no debía y aunque no debemos ponernos contentos por las desgracias de otros. Su supuesto “amigo” ahora vive en prisión domiciliaria y él, es uno de los mejores detectives de la NYPD.

Este amor que ellos se sienten es un ida y vuelta, no queda sólo en un lugar, así que como Jake, que en su momento necesitó un empujón, ahora lo necesita ella. Nunca nadie entendió muy bien qué hacía Gina en la comisaría. Si bien nos hacía reír mucho y a veces ayudaba en algunas cosas, nunca se supo bien lo que estaba haciendo. En estos momentos hablo como una persona que entra a la comisaría y la ve todo un día trabajando. Acá está rodeada de gente que la quiere, pero la realidad es que siempre se nota que ella preferiría estar en cualquier otro lugar haciendo otras cosas y que está ahí porque le pagan y es fácil. Por suerte, Jake se lo dijo y aunque la vamos a extrañar un montón, llegó el momento de decir adiós, de crecer y empezar un nuevo camino porque sabemos que si ella quisiese, podría ser la Presidenta de la Tierra.

De fondo, en el capítulo tenemos las historias de relleno para no dejar a nadie fuera de la trama y aunque quisiese, se me hace imposible escribir más de diez de renglones con lo que ellos hicieron. El chiste de ellos era que estaban perdiendo el tiempo en algo irrelevante y siento que estoy haciendo lo mismo acá. Entonces, me voy para Rosa y Charles que estuvieron haciendo algo un poco más importante. No sé ustedes, pero cuando terminó la temporada pasada y Rosa conoció al personaje interpretado por Gina Rodríguez, un poquito me emocioné. Soy una de esas personas que sigue Jane The Virgin y sabe lo gran comediante que ella es, así que hubiese estado muy bueno que pueda formar de manera regular de la vida de la Nine-Nine y más, sabiendo que se le termina su serie, pero bueno, no pasó.

Durante este episodio Rosa tuvo que tomar una decisión y para eso le pidió ayuda a Charles, que es conocido por no sabe qué hacer con su vida. Todo podría haber salido mal, pero mágicamente, las cosas se solucionaron. No sé si aprendimos algo con esta sección del capítulo, pero creo que es un método que podríamos utilizar. Cuando uno no sabe qué decisión tomar, la evita lo más que pueda hasta que alguien tome la decisión por tí. No creo que sea para nada sano, pero me parece que es sencillo y eso es algo que quizás muchos necesitamos en esta vida. ¿No sabes que serie seguir viendo cuando terminas de maratonear una en Netflix? Deja que el algoritmo lo decida por tí y disfruta de lo que vas a empezar a amar.

¿Quieres comentar algo? Te esperamos en el área de debate aquí debajo. Si no te quieres perder nada de lo nuevo dale me gusta a nuestro perfil de Facebook y si quieres debatir en vivo las series con nosotros síguenos en Twitter.