Charmed

Recap

Pilot

Hace 4 años
Por

Casi veinte años después del estreno de la serie original, el reboot de Charmed por fin llegó a la televisión. Si bien la víspera de su estreno ha estado plagada de polémica por distintos temas, el piloto de esta versión actualizada de la serie no resulta ser tan desastroso como muchos esperaban. Por el contrario, el primer episodio de Charmed muestra el potencial que tiene la serie para tener un tratamiento distinto a lo que las viejas generaciones vivieron con el programa original. Por lo pronto, hagamos un recuento de lo que vimos en este episodio:

Durante una noche en la que sus hijas tienen que salir de la casa por distintas razones, Marisol Vera (Valerie Cruz) es atacada por una misteriosa entidad que provoca su muerte. Sin embargo, antes de asesinarla, Marisol logra “activar” los poderes de sus hijas, dándoles la oportunidad de convertirse en brujas.

Tres meses después de la muerte de Marisol, Mel (Melonie Diaz) sigue enojada por la ausencia de Marisol y las circunstancias tan extrañas en las que murió, mientras que Maggie (Sarah Jeffery) intenta entrar a una hermandad –entre otras razones– para alejarse de su hermana, quien parece no superar la pérdida de su progenitora. La situación sólo se complica más cuando Macy Vaughn (Madeleine Mantock) llega a la casa de las hermanas Vera y les revela que ella es su media hermana.

En un inicio, Mel desconfía de la presencia de Macy, pero las hermanas tienen sus propios problemas por resolver antes de enfocarse en el drama familiar: Mel es una estudiante preocupada por el acoso sexual que tiene lugar en la universidad; Maggie pasa sus días tratando de impresionar a Lucy (Natalie Hall), la líder de la hermandad a la cual quiere pertenecer y Macy acaba de obtener un nuevo trabajo –que quiere mantener– en la misma universidad donde su madre impartía clases.

No obstante, las hermanas comienzan a usar sus poderes por accidente y es cuando Harry Greenwood (Rupert Evans), su whitelighter, interviene y les cuenta todo lo que sabe acerca de ellas, las brujas más poderosas que existen en el planeta. Harry les explica que tienen 48 horas para decidir si van a aceptar la “herencia” que les dejó su madre o, de lo contrario, todo lo que han vivido hasta ese momento será borrado de sus memorias (incluso el haberse conocido). Mel es la primera en mostrarse entusiasmada con la idea de averiguar más sobre su madre y aceptar su legado, pero Maggie y Macy tienen sus reservas al respecto. Maggie no quiere verse atada a la brujería ahora que va a formar parte de una hermandad, mientras que a Macy le cuesta trabajo aceptar que la magia existe.

Más tarde, Maggie recibe la noticia de que ha sido seleccionada para formar parte de la hermandad a la que tanto quería pertenecer. Este anuncio ocurre en el peor momento, ya que Mel y Macy –con un poco de ayuda de Harry– descubren una forma de identificar al demonio que las está persiguiendo y que probablemente asesinó a su madre. Es así que Mel y Macy se dirigen a la hermandad donde se encuentra Maggie para evitar que el demonio le haga lo mismo que a su madre.

La buena noticia es que Macy llega a tiempo para exorcizar al demonio que posee a Brian (Charlie Gillespie), el antiguo novio de Maggie que ahora quiere asesinarla. La mala noticia es que Mel se pierde su primera batalla como brujas y confunde a Lucy con un demonio, arruinando las posibilidades de Maggie de quedarse en la hermandad… Este incidente lleva a las hermanas a compartir un momento de tranquilidad juntas en el que Maggie le enseña a Macy unos videos de Marisol. Es aquí que Macy les dice a sus hermanas lo sola que se sintió todo ese tiempo y lo triste que está al saber que Marisol nunca la buscó. Al usar sus poderes y darse cuenta del dolor de Macy, Maggie trata de hacer sentir mejor a su hermana ofreciéndole un espacio dentro de su familia, lo cual conmueve a la mayor de las hermanas.

Todo esto lleva a Macy a pasar la noche despierta pensando en una solución a su problema, pero cuando por fin tiene una respuesta a la mañana siguiente, Maggie le informa que Mel se ha adelantado a una protesta de la universidad en contra del profesor Thaine, quien ha recuperado su trabajo después de haber sido acusado de acoso en el campus. En la escuela, Mel siente que algo está mal cuando empieza a tener frío tal y como ocurrió la noche que encontró el cadáver de su madre. Al entrar al laboratorio de la universidad, Mel descubre que el profesor Thaine es el demonio que han estado buscando, pero sin la ayuda de sus hermanas, ella se encuentra indefensa ante esta poderosa entidad.

Afortunadamente, Maggie, Macy y Harry llegan a tiempo para ayudarla a combatir a Thaine con el poder de las tres, lo cual las lleva a todas a aceptar su legado. Pero no todo es tan sencillo ya que, a pesar de su victoria, las hermanas descubren algo alarmante: Thaine –o Taydeus, en su nombre demoniaco– no es el demonio que asesinó a Marisol y de hecho, éste les advierte que no saben absolutamente nada al respecto todavía. Uno pensaría que tras su primer triunfo las hermanas tendrían tiempo para celebrar, pero en la última escena del episodio, ellas reciben otra advertencia por parte de su madre, a quien tratan de contactar a través de una tabla de quija.

No confíen en Harry“, les dice la tabla. Pero antes de que puedan hacer algo, Harry las sorprende con su presencia en su propio ático. ¿Es el whitelighter un aliado o un enemigo? Seguramente pronto lo descubriremos.

Más sobre
esta serie

Hoy