Homeland

Recap

All About Allison

Hace 7 años
Por

Un buen flashback lo dice todo. En la moda de contar historias en las series, el flashback es un recurso utilizado para generar revelaciones o añadir giros en la trama. Y con un cambio de guardarropa, peinado y maquillaje se crea una historia que ya ocurrió y nos proporciona una justificación en la historia actual. De esto se trata el capítulo de hoy.

Esta semana vemos al personaje de Allison Carr remontarnos a un viejo 2005 en el que presenta a Carrie recién llegada de Washington para reportarse para sus deberes en Irak, quien se hará cargo del su puesto.

Allison lleva tanto tiempo en Irak, que se ha vuelto tan desilusionada que bebe whiskey en su oficina todos los días mientras fantasea con sus próximas vacaciones en bebiendo daikiri en Santa Lucía. Esta situación provoca la toma de decisiones que afectan a todos en tiempo presente.

El episodio gira principalmente en torno a Allison. Apenas la semana anterior, nos enteramos que es una doble agente que trabaja para la KGB. Y por lo poco que vimos, se pensó que llevaba toda la vida con esta doble vida, pero la realidad es muy distinta. En esas fatales últimas semanas en Bagdad, su “amigo-enemigo” ruso de la KGB la sorprendió en un acto truculento para escapar con su activo iraquí y los ocho millones de dólares que él había robado del dinero público. A través de un chantaje por parte del agente de la KGB, es embaucada en llevar una carrera de colaboración con los rusos.

Era más tenebroso imaginarla como una fría y calculadora simpatizante soviética desde la cuna. Pero ahora que la vemos cooperando bajo presión, la vemos un poco más humana.

Aunque no queda claro por qué Carrie confiaba en Allison tras su intento de asesinato, su desesperación por contactarla parecía plausible. Aún sin saber que Düring ya no es el aliado que esperaba, Carrie se sentía sola en su misión por descubrir qué es lo que tienen los rusos en su contra.

Fue muy tensa la reunión que tuvo con Allison en una pequeña villa alemana, donde había un francotirador dispuesto a matarla esperando la señal secreta de Allison. Pero viendo el flashback, tal vez Allison tenga algo de respeto o sentimiento por Carrie.

Mientras tanto, Quinn no está teniendo el viaje de su vida. La semana pasada comandaba un grupo de posibles terroristas a la frontera de Siria. Pero en este capítulo se le voltea todo de la manera más decepcionante.

Cuando hacen una escala sospechosa en un pueblo, los hombres obligan a Quinn a dormir en la parte trasera del camión sin dar explicaciones. Quinn sale a investigar un poco y se da cuenta que han estado acumulando máscaras anti gas y posteriormente descubre tanques de químicos.

Desafortunadamente su descubrimiento llega demasiado tarde. De repente, lo golpean por la espalda en la cabeza con un tubo y lo envuelven en una manta. Los hombres no tenían intención de viajar a Siria, ellos tenían planeado regresar a Berlín con su funesto cargamento para llevar a cabo algún ataque.

Afortunadamente, ahora Carrie sabe su secreto gracias a una fotografía que encontró en la laptop que hurtó del activo iraquí en Amsterdam. En la fotografía aparece el ex amante de Allison bebiendo cocteles en el bar de Santa Lucía por el que tanto suspiraba Allison.

Allison es el traidor.

Más sobre
esta serie

Hoy