Houdini & Doyle

Recap

The Maggie’s Redress

Hace 6 años
Por

Houdini (Michael Weston) es una especie de Holmes y Doyle (Stephen Mangan) de Watson, en esta serie creada por David Shore (House), quienes secundados por la alguacil Adelaide Stratton (Rebecca Liddiard), le otorgan al policial una dosis de entretenimiento y ritmo ágil.
Durante Houdini y Doyle (o al menos lo que llegamos a ver en el primer episodio), no vamos a ver hechos que se basen en la realidad ni una biopic de los personajes, a pesar que los verdaderos personajes mantuvieron uno de los enfrentamientos ideológicos más fascinantes del siglo XX. La fe de Doyle lo llevó a participar en numerosas sesiones de espiritismo y a dedicar su vida y su intelecto a defender la posibilidad del contacto con los muertos. Mientras que el gran ilusionista se dedicó a desenmascarar mediums desde una posición más racional.

El primer episodio nos mostró un procedimental de época donde el vestuario y la ambientación facilitan la identificación del público y resultan increíbles por sus trajes y vestidos, el atractivo de las calles y lugares, acordes a unos tiempos donde las personas se maravillaban por todo. Comienza con los célebres encerrados en una jaula, con el agua prácticamente sobre sus cabezas e intentando escapar. Sin saber qué sucederá, nos dirigimos a los hechos que dieron tres días antes.

Nos ponemos en situación al mostrarnos un horrible crimen que descubre una de las monjas de la lavandería de La Magdalena. La testigo afirma que el asesino es una mujer, Maggie, que había muerto 6 meses antes, y quien era atormentada por la religiosa fallecida.
Cambio de escenario y aparece en acción Houdini con uno de sus ilusiones más famosas: el escapismo. Luego de salir victorioso de la prueba, se entera de la noticia de la asesina fantasma que acecha en el convento. Sin perder tiempo se dirige hasta la oficina del inspector Horace Merring (Tim McInnerny) donde se reencuentra con Doyle.

Houdini y Doyle quedan fascinados por el caso debido a su carácter aparentemente de otro mundo, pero no concuerdan con sus teorías: Houdini está convencido de que un asesino de carne y hueso hizo promocionar la historia de fantasmas asesinos para cubrirse, mientras que Doyle está convencido de que es realmente un espíritu el culpable.
Es allí que se les designa a Adelaide Stratton, primera agente de policía femenina, para que los ayude, posiblemente subestimados porque puedan combinar sus talentos para resolver el misterio detrás del crimen. Uno de los momentos más esclarecedores es cuando un campesino implicado en el crimen que se desarrolla en el capítulo, les pregunta a Houdini y Doyle de mala forma si son oficiales de policía. “Sí, trabajamos para ellos”, contestan los dos al unísono.

El asesinato que se considera fue producto de Maggie, actúa como un procedimiento eficaz (y bastante rápido hay que decir, lo que exaspera un poco) para otorgarnos datos acerca de las vidas de Houdini y Doyle. Pero demasiada explicación por momentos hace que resulte inverosímil la historia.
La agente Adelaide es realmente la mejor participación de este primer episodio, quien durante todo el tiempo se encarga de poner algo de cordura y los va guiando a los personajes, al mismo tiempo que le toca mediar entre ellos. Como si no tuviera suficiente trabajo con enfrentar el hecho de ser mujer policía en aquella época, algo que veremos con mayor profundidad en una de las escenas finales del primer episodio, luego de resolverse el crimen.

Houdini y Doyle no nos otorgó todo lo que posiblemente esperábamos para un primer episodio, pero también es entendible que la necesidad de explicar la relación entre ambos haya llevado a tener que dejar de lado una gran parte. Esperemos que el segundo capítulo nos muestre un poco más de acción y de estos personajes tan diferentes (o más similares de lo que creemos).

Más sobre
esta serie

Hoy