#SharkTankMx Recap

Episodio 2

Queridos amigos, nos volvemos a sumergir en este gran tanque donde los tiburones más temidos del continente se sentarán a escuchar las ofertas de los emprendedores mexicanos.

Y en este episodio nos encontramos con cinco interesantes proyectos que, con o sin trato, entretuvieron a nuestros sharks 🙂

¡Todo esto pasó en el segundo episodio!

1 Wishbird

Cristina Martínez y Ralf Aigner son un matrimonio de una mexicana y un alemán que, buscando que Ralf viva verdaderas experiencias en México, se dieron cuenta que en este país hay muchas actividades para realizar más allá de lo típico, pero que no hay un acceso práctico a las mismas y tampoco se dan a conocer de la manera adecuada.

Es por eso que estos emprendedores quieren acercar esas experiencias vendiendo más paquetes, y buscan ampliar el negocio a través de los tiburones. La compañía ya tiene más de 700 propuestas en la lista.

Wishbird entonces inició el pitch pidiendo 4.5 millones de pesos por el 10% de participación. Una valuación, de entrada, enorme. Este dinero se utilizaría para impulsar las tres unidades de negocio: la venta online, a través de los partners y la venta corporativa (como cajas de regalo para empleados, clientes y colaboradores).

Después de presentarles las wishbox y de dar algunos ejemplos de experiencias (como paracaidismo, flyboard y hasta pedidas de matrimonio en un acuario).

Para el tío Carlos Bremen, la valuación era tan alta que tomaría más de cinco años en recuperar su dinero, por lo que quedó fuera. Patricia Armendáriz, Arturo Elías Ayub y Jorge Vergara también se retiraron de las negociaciones.

Pero a Rodrigo Herrera le gustó el negocio, y dijo que podía ayudar a los emprendedores metiendo los wishboxes a hoteles. Pero como la valuación fue alta, retrucó: los 4.5 millones de pesos, pero por el 30% de participación.

El matrimonio volvió a contraofertar ya que admitieron que el 30% era mucho, así que pidieron los 4.5 millones por el 12.5% de la empresa. Rodrigo insistió que es mucho riesgo, pero le gusta Wishbird, así que pidió el 25% por la misma cantidad de dinero.

Cristina y Ralf se apartaron de los sharks para pensar la oferta de Rodrigo, y pidieron el 22.5% por esos 4.5 millones. Para la pareja, cada número es importante debido a que tienen porcentajes para los empleados.

Pensé que Rodrigo se retiraría del trato, pero se nota que estaba muy interesado. Ofreció entonces el 25% de la empresa pero diluyendo su participación entre los empleados…

¡Y tuvimos trato! 😀

Una tremenda negociación.

2 Gomicol

Kenya Estrada (estudiante de química y parasitología) y Raul Vázquez (estudiante de bioquímica) presentaron un producto que busca mejorar la salud de los mexicanos.

Kenya contó que sufre de intestino irritable y sus tremendos dolores aumentaban durante su periodo menstrual, por lo que ella debía tomar muchísimos medicamentos. Así, buscando una alternativa sana y natural nació Gomicol.

Este producto es un suplemento alimenticio 100% natural que busca disminuir cuadros como cólicos, acné fiebre, dolor lumbar, inflamación en los senos, entre otras molestias.

Así, buscaban 5 millones de pesos por el 25% de la empresa. Una valuación altísima. Gomicol en teoría vale 20 millones de pesos, pero no tiene ventas.

A esto le sumamos un cuestionamiento de Rodrigo Herrera, un experto en la materia de salud, que preguntó si es que la empresa tiene estudios médicos que avalen el producto y la respuesta de Kenya y Raúl fue que no. Los jóvenes emprendedores se basaron en la teoría de sus estudios, pero sin estudios prácticos que avalen al mismo.

Los estudiantes querían cerrar este trato con los sharks para apoyar justamente la obtención de estos estudios, que de por sí son caros. Pero la valoración fue exagerada y hasta sin sentido para los tiburones, y todos quedaron fuera. 

Pero Arturo Elías Ayub les dio una mano al par. Recurrió a Rodrigo y Jorge, que tienen plantas autorizadas por COFEPRIS, y les pidió apoyo para que los chicos puedan fabricar Gomicol una vez que tengan los estudios clínicos oficiales para poder lanzarlo como corresponde.

3 Feeltex

Javier y Jorge Figueroa son dos intelectuales hermanos que decidieron apostar por Feeltex, un colchón orgánico y sin derivados del petróleo o con espuma sintética.

Otra característica de Feeltex es que está fabricado al 100% con productos orgánicos y hecho en México (también al 100%). Es una composición de una espuma natural y fibras varias, que se obtienen de la misma naturaleza mexicana.

Ahora bien, la desventaja. Un colchón de este estilo con enfoque internacional, tiene un costo de entre 4.000 y 6.000 U$S… ¡Sí, DÓLARES! La empresa pidió a los tiburones asociarse por 1.2 millones de pesos por el 15% de la compañía. 

El número de ventas también es flojo: entre 4 a 5 colchones por eso, y hasta ahora es sólo vía online. El costo de producción también es grande, ya que fabricar cuesta entre 12.000 y 14.000 pesos.

Estos colchones son ideales para pacientes asmáticos, con enfermedades bronquiales y respiratorias.

A Patricia Armendáriz le encantó el producto y el hecho que el mismo sea 100% mexicano le entusiasmó; pero estaba preocupada por el hecho de que el mismo no es muy accesible para el público en general.

Mientras el tío Bremen disfrutaba del colchón, los emprendedores comentaron otra ventaja del mismo. Las capas del colchón son personalizada, por lo que uno puede optar por un producto más rígido o liviano, todo dependiendo del cliente.

Patricia lanzó la primera oferta: Los 1.2 millones por el 50% de Feeltex, y luego diluir el porcentaje al 25% al recuperar 600.000 pesos de su inversión. La ‘tiburona’ es agresiva y astuta, porque no sabe perder. Jorge, Arturo, Rodrigo y Carlos quedaron fuera, por lo que ahora era un mano a mano con Paty.

Después de consultarlo de manera breve, aceptaron la oferta y cerraron el trato 🙂

4 Bonpair

Diana y Luis Otón son dos hermanos que además del vínculo de sangre, ahora son socios empresariales.

Bonpair es un negocio que vende calcetines, y buscan captar al público a través de interesantes diseños. Es una marca mexicana y su primera venta fue en febrero de 2016. Se destacan por los diseños originales y la calidad textil de sus presentaciones usando el modal, una tela mucho más resistente y tres veces más suave que el algodón.

Ahí el tío Carlos Bremen se encargó de hacer el chiste: “¿Sabían que este puede ser el pitch histórico de Shark Tank? Si convencen a uno de los tiburones de ponerse un calcetín de estos, sería el mejor negocio”, para que luego Arturo Elías responda “Y si lo convencen, yo estoy dentro”. Mientras ellos hablaban, Vergara rechazó la muestra que Diana repartía a los sharks: “Gracias, pero yo no”, dijo.

¡Es que a Jorge no le gusta usar calcetines! Y según dicen, nunca los usó. Es por eso que era claro que el empresario NO formaría parte de este proyecto.

Bonpair pedía 550.000 pesos y la experiencia de los tiburones en los negocios, a cambio del 20% de la compañía. Ya tienen puntos de venta a nivel nacional en boutiques y tiendas de regalos, además de la venta online; y cada par tiene un costo de venta final de 179 pesos. 

A Arturo le aburrió el hecho de vender medias, y quedó fuera. Patricia y Rodrigo también quedaron fuera, pero ¿qué creen? ¡Carlos hizo una oferta! Pero claro, elevó la apuesta porque pidió los 550.000 pesos por el 40% de la empresa.

Rápidamente llegó la contraoferta de Diana y Luis: los 550.000 pesos pero por el 30% de Bonpair. Entonces Carlos dijo: “Vámonos por terceras partes”, y propuso el 33,3% de participación por el mismo monto. En partes iguales.

¡Trato hecho! 🙂

5 Beer Terrier

Alberto Moras presentó a Beer Terrier, uno de los productos más ocurrentes que pasaron por Shark Tank México: ¡Una cerveza para perros!

Al comienzo los propios tiburones no se la creían y hasta pensaban que pronto llegaría el remate y sorprenda con otro concepto. Pero no, es neta.

No contiene alcohol ni gas y busca ser un premio divertido para los animalitos, ya que actualmente son la única cerveza para perros en México y Latinoamérica (y según Rodrigo, en el mundo).

Alberto pedía entonces 1.500.000 de pesos por el 20% de Beer Terrier.

Más allá de lo divertido y novedoso del producto, su precio es elevado: 25 pesos para mayoristas y 35 pesos para minoristas, con un costo final de venta en tiendas de entre 5090 pesos por botellita. Esto no fue del agrado de los empresarios.

Para demostrar que el producto es del agrado de las mascotas, Alberto presentó al guapo perro Syd, que bebió todo el contenido de Beer Terrier del bowl. Patricia hasta se animó y probó un poco de la cerveza, ante las risas de los demás sharks.

¿Pero alguien compraría una chela para perros de entre 50 y 90 pesos por botella?

Alberto y su hermano se dedican al negocio cervecero, por lo que esta idea no sonó tan descabellada para el emprendedor.

Carlos fue el primero en retirarse de las negociaciones; Patricia cree que es demasiado gasto para un perro y por ende quedó fuera; Arturo dijo que fuera del producto en sí y que sea una cerveza, no hubo ventas por lo que también dijo que está fuera; Rodrigo le recomendó dedicarse a su negocio cervecero y también se retiró; y Jorge le dijo que lo ideal sería llevar el producto a los Estados Unidos, pero que no le apasiona el producto por lo que fue el último tiburón en retirarse.

La chela para perros suena ocurrente y chistoso, pero eso no es suficiente. No es un negocio rentable para los sharks. Nadie picó el anzuelo.

Así vivimos un nuevo episodio de Shark Tank México, esperando con ansiedad al próximo viernes, para conocer a mas emprendedores.

5 proyectos. 

3 tratos logrados.

2 rechazos.

Esperamos poder ver el próximo viernes más originalidad, picardía y buenos tratos. El arte de negociar lo seguiremos disfrutando todos los fines de semana…

¡Así será!

¿Quieres comentar algo? Te esperamos en el área de debate aquí debajo. Si no te quieres perder nada de lo nuevo dale me gusta a nuestro perfil de Facebook y si quieres debatir en vivo las series con nosotros síguenos en Twitter.

Participa del debate