The Strain

Recap

Tainted Love

Hace 4 años
Por

El capítulo seis de la cuarta temporada de The Strain empieza con malas noticias: Eichorst ha sobrevivido al ataque de Dutch. A pesar de todavía estar algo maltrecho, el terrible strigoi nazi no se detiene en la búsqueda de todos los secuaces de Setrakian. Esta vez, se halla tras el rastro de Quinlan y Fet. Así, llega a encontrarse con los mercenarios que previamente los ayudaban, quienes en el capítulo anterior habían huido tras haber sido engañados respecto a las ganancias que podían obtener cuando atacaran el convoy que tenía la parte faltante del misil.

En un diálogo en el bosque, los mercenarios no se ponen de acuerdo sobre si delatar o no hacia dónde se dirigen Fet y Quinlan, pero en cuanto descubren que Eichorst es un strigoi empiezan a dispararle. Por supuesto que ésto no afecta en lo más mínimo al vampiro, quien mata a todos excepto a uno: Ben, quien le servirá de chofer hacia donde estén el Nacido y Vasily Fet, junto con Charlotte y Roman y, por supuesto, el misil.

Por su parte, Quinlan, Fet, Charlotte y Roman se hallan en la búsqueda de un aeródromo donde puedan intercambiar sus pertenencias por un avión que los lleve a Nueva York. La presencia de Charlotte, como ya hemos visto en el episodio anterior, despierta confusos sentimientos en Quinlan, quien le pide a Fet que no la lleve a Nueva York. A pesar de que Fet se enoja, es claro que Quinlan lo hace para protegerla.

En un nuevo flashback sobre el Nacido, volvemos a Londres en 1888, donde lo vemos ya integrado a la familia de Louisa y su pequeña hija, Lydia. Todo es demasiado feliz, por supuesto, y en una salida de la pareja los strigoi no tardan en aparecer por las calles de la ciudad. Quinlan se hace cargo de ellos, pero no sin que el Amo descubra a través de sus monstruos la presencia del Nacido.

De vuelta en el presente, Charlotte le dice a Fet que ella nunca tuvo intenciones de ir a Nueva York, sino que va a retirarse a Montana, a una cabaña de un familiar, a tratar de sobrevivir allí, siendo libre. Mientras tanto, Roman los guía hacia el aeródromo de un tal Sargento Dooley, que, aunque en un principio no es muy amigable, termina intercambiándoles su mercancía por un aeroplano.

Charlotte le pide a Fet que abandone la misión y se vaya con ella a Montana, pero como bien sabemos, Fet jamás podría hacer eso. Ha llegado el momento de la despedida. Mientras Roman y Quinlan cargan el misil en el avión, la pareja se despide. Mientras observa cómo Charlotte se aleja en su motocicleta, Fet le dice a Quinlan que la dejó ir porque ella se merece algo mejor que él. En un inesperado crecimiento del bromance, Quinlan le dice a Fet que eso será muy difícil de conseguir.

En un nuevo flashback, podemos ver cómo Quinlan tuvo que abandonar a su querida Louisa para perseguir al Amo. Louisa y Lydia le piden que se quede, que ignore su misión, pero Quinlan no puede hacerlo y sabe que de vencer, al matar al Amo, su vida también terminará.

Finalmente persigue al Amo y se enfrentan en una batalla. A pesar de que el Amo es un gran rival, Quinlan lo tiene a su merced para asesinarlo. Sin embargo, duda. Quinlan no desea morir. Ese segundo de duda da vuelta las cosas y es el Amo quien termina hiriéndolo y escapando, no sin antes advertirle que irá tras sus queridas Louisa y Lydia. Para cuando el Nacido llega a la casa, las dos mujeres han sido convertidas y él se ve en el terrible trabajo de liberarlas del mal de los strigoi con el filo de su espada.

 

En Manhattan, en el presente, continuamos viendo el idilio entre Zach y Abby. Parece que el odioso niño podría estar convirtiéndose en un mejor ser humano gracias a sus sentimientos por su empleada de limpieza. La acompaña a su hogar, le regala fruta para que comparta con sus compañeros de hogar, e incluso comparte algo de su historia familiar. Se puede ver en su semblante la culpa que siente por haber sido el responsable de detonar la primera bomba.

Sin embargo, al regresar al Empire State y encontrarse con el Amo para seguir tomando lo blanco, éste último detecta que Zach está preocupado por algo. Cuando empieza a indagar, se da cuenta de que los problemas de Zach son amorosos, por lo que lo incita a declararle su amor a Abby.

El niño hace caso, se peina y viste para ir al encuentro de su amada, sólo para descubrir que Abby tiene novio. Por supuesto, el caprichoso Zach no lo toma para nada bien y, en su próximo encuentro, cuando Abby va a trabajar a su casa, le realiza todo tipo de reclamos, mientras le confiesa de forma bastante violenta su amor.

Abby lo rechaza, primero en buena forma, pero en cuanto Zach se pone agresivo intenta escapar del departamento. El strigoi mascota de Zach, heredado de su difunta madre, la amenaza, por lo que Abby le pide a Zach que la detenga. El niño, con el corazón roto, la deja morir.

Mientras tanto, Eichorst llega al aeródromo donde Fet, Quinlan y Roman están por despegar en el avión que Dooley les cambió por su mercancía. Armado con la camioneta de los mercenarios, Eichorst empieza a disparar a la avioneta, pero Dooley los defiende desde su posición. El strigoi, iracundo, dirige sus disparos al sargento, matándolo rápidamente.

Cuando parece que Fet, Quinlan y Roman están realmente en problemas, Charlotte reaparece para salvar el día hiriendo de dos disparos a Eichorst.

Nuestros héroes están, finalmente, camino a Nueva York. ¿Se encontrarán con Eph y los rebeldes? ¿Con Dutch y Setrakian? ¿Podrán recuperar el Occido Lumen, fundamental para llevar a cabo el plan que terminará con el Amo y los suyos? Quedan pocos episodios, la gran batalla está cerca. 

Más sobre
esta serie

The Strain

  • Emisión
  • FX
  • Géneros
  • Ciencia Ficción y Fantasía
  • Drama
  • Terror
  • Año de inicio
  • 2014
Ver ficha de la serie

Califica esta serie

The Strain (2014)

Hoy