The Walking Dead

4.2Recap

Splinter

Hace 2 meses
Por

The Walking Dead ha estado utilizando el adicional de episodios de la temporada 10 como una oportunidad para brindarles a los fanáticos una mirada más íntima a algunos de sus personajes. Ninguno ha sido tan cercano o personal como el último: el vigésimo episodio, titulado Splinter, dedicado al personaje de Princess

Después de una útil recapitulación en voz de Eugene sobre su misión con Yumiko y Ezekiel para hacer contacto con el grupo, Splinter salta justo en donde dejamos la última vez. Los alejandrinos y la Princesa se encuentran en un patio de trenes rodeados de soldados con armaduras blancas de aspecto futurista y armamento pesado.

Mientras los soldados ordenan a todos que dejen caer sus armas y se rindan, Princess se lanza a por uno de sus cuchillos, provocando una pelea que lleva a que Yumiko sea noqueada. Los soldados arrojan a cada miembro del grupo en un vagón separado, y tan pronto como Princess está sola, comienza a sentirse culpable, repitiendo su fallido intento de agarrar el cuchillo una y otra vez. Siente que ha defraudado a sus nuevos amigos y ahora está decidida a ayudarlos a salir de esta situación. Y allí la cuestión.

Casi tan pronto como la suben al vagón, Princess comienza a buscar una salida mientras vemos que algo de paranoia tiene. Se las arregla para hablar con Yumiko y Eugene en los vagones contiguos, y ambos le dicen que el mejor curso de acción es esperar a que pase la situación. 

En un momento, Princess intenta separar algunas tablas de madera y se astilla en el dedo. Esto la lleva a recordar una historia de su vida anterior al apocalipsis. Mientras habla con Yumiko, Princess revela que cuando era niña, se le clavó una astilla en el dedo que se infectó porque no dejó que se curara correctamente. Su padrastro la culpó por la lesión y la trató de manera abusiva, mientras que su madre no hizo nada para protegerla. La astilla que tiene Princess en la actualidad se convierte en un símbolo de los instintos que ha desarrollado debido a su traumática infancia. Tiene problemas para aceptar los consejos de sus amigos porque esos instintos le dicen constantemente que debe huir. Como el dolor persistente de la astilla, atraen la atención de Princess y la distraen.

Finalmente, llega un guardia y se lleva a Princess para ser interrogada; uno de ellos exige que la Princesa le cuente información sobre ella y los alejandrinos, ella no puede dejar de lado su instinto de resistir: se niega a dar respuestas directas y es enviada de regreso a su vagón.

De vuelta en el vagón, Princess recibe una grata sorpresa: Ezekiel abre un panel en el techo y le sonríe. Los dos se reagrupan, y Princess se disculpa preventivamente por estropear el interrogatorio, diciendo: “no les dije nada, pero tal vez todavía lo arruiné”.

A lo largo del episodio la hemos visto en un ciclo de cavilación y pensamiento excesivo. Princess sabe exactamente cuál es su objetivo en la situación: escapar y ayudar a sus nuevos amigos, pero siente mil instintos contradictorios sobre cómo hacerlo. No saber cómo ayudar la hace dudar de sí misma hasta el punto de pensar que todo lo que hace es un fracaso.

Un guardia interrumpe a la pareja, y Ezekiel lo noquea rápidamente. Con las tornas cambiadas, Princess y Ezekiel interrogan al hombre. Les dice que no deben preocuparse y que hay una razón para la extrema precaución que los soldados están tomando con ellos. “Tenemos cuidado porque tenemos mucho que perder”, dice el guardia, refiriéndose a la comunidad de donde proceden estos soldados. También les asegura a los dos que el lema de su comunidad es “para el beneficio de todos y para todos los que buscan consuelo a nuestras puertas”. Pero cuando el guardia tiene la oportunidad, intenta tomar ventaja en la situación. Ezekiel se abalanza y comienza a golpear al hombre sin sentido. En una profunda rabia, comienza a gritar: “¡Ya nadie me va a hacer daño!”. Suena extraño viniendo de la boca de Ezekiel, porque es una línea que encaja más con el personaje de Princess. Y eso es porque Ezekiel en realidad no lo dijo en absoluto: Princess proyectó todo, es esquizoide.

Después de disociarse por un momento, Princess vuelve al presente y se da cuenta de que imaginó toda la escena con Ezekiel. Ella es la que estaba golpeando al guardia. Toma el rifle del guardia y huye del vagón con la intención de huir del patio del tren por completo. Sin embargo, mientras intenta meterse debajo de la cerca, Princess experimenta recuerdos de los momentos de unión que ha compartido con este nuevo grupo de amigos. Aunque sus instintos le dicen que escape, no quiere abandonarlos.

Sin embargo, antes de que Princess pueda regresar, Ezekiel se le aparece de nuevo, junto con un par de caminantes vestidos con elegantes atuendos de conductores de tren, una clara referencia a los dioramas de muertos vivientes que Princess solía configurar para sentirse menos sola. Ezekiel le dice a Princess que se olvide de los demás y se salve a sí misma. En esta visión, él claramente se le aparece como una manifestación de los instintos que ha desarrollado debido al trauma de su pasado. Aunque Princess se siente sola y anhela la amistad, también está lista para salir corriendo a la primera señal de un problema real. Como le asegura Ezekiel, “eres buena por tu cuenta”.

Princess mira la astilla en su dedo, pero esta vez, no deja que la lleve de regreso a su pasado. Aunque se ha condicionado a sí misma para sobrevivir por su cuenta, siente una conexión genuina con los alejandrinos y no quiere dejar que sus instintos se interpongan en su camino para fomentarla. Al final, Princess decide volver.

De vuelta en el vagón, Princess se disculpa con el guardia por su comportamiento anterior y lo libera de sus esposas. Mientras lo hace, sale la astilla de su dedo. Esto parece ser un símbolo: ella encontrando una manera de calmar las cosas que la han estado distrayendo durante su terrible experiencia. Si bien no rechaza totalmente sus instintos, se concentra de una manera que le permite confiar en los consejos de sus amigos sin pensar demasiado en las cosas hasta el punto de causar más problemas.

Pero casi tan pronto como se le ofrece este símbolo de confianza, se prueba de una manera extrema. Cuando Princess le pregunta al guardia si puede ver a sus amigos, él abre la puerta del vagón y revela que todos están parados en el patio del tren con capuchas negras sobre la cabeza. El episodio termina con el guardia poniendo una capucha sobre Princess también.

¿Los soldados son amigos o enemigos? Lo sabremos en algún momento.

Más sobre
esta serie

The Walking Dead

4.2
  • Emisión
  • AMC
  • Géneros
  • Drama
  • Terror
  • Actores
  • Norman Reedus
  • Melissa McBride
  • Lauren Cohan
  • Andrew Lincoln
  • Steven Yeun
  • Jeffrey Dean Morgan
  • Año de inicio
  • 2010
Ver ficha de la serie

Califica esta serie

The Walking Dead (2010)

Continuar leyendo

Hoy