Parte 14 - Spoiler Time

Parte 14

Imagen principal de la nota
Un sueño del agente Gordon trae de regreso a un misterioso personaje.

¿Sueño o realidad? ¿Qué diferencia hay entre ambos si mientras estamos soñando todo es verdadero? O, para decirlo de otra manera, ¿qué es lo real? En Twin Peaks (y en la vida misma, de hecho) esta pregunta no parece fácil de contestar. Quizás, porque los acontecimientos de la serie representan un mundo paralelo, donde el sueño y la realidad se funden para dar paso a un campo de conocimiento mucho más extenso.

Estamos frente a un capítulo por demás surrealista e inquietante, con un ritmo que mantiene al espectador asombrado segundo a segundo. La presencia de Monica Bellucci en un papel que nadie se hubiese imaginado, el homenaje a David Bowie y Sarah Palmer regalándonos una de las escenas más terroríficas que hemos visto hasta el momento, han vuelto a colocar la serie en la misma linea que el memorable episodio 8.

En este maravilloso delirio, nuevos personajes reclutados por la Logia Blanca llegan al pueblo para cumplir una misión que aún desconocemos, pero que creemos que está conectada con Bob y Babalon (la Madre de todas las abominaciones). Estos integrantes son apenas un indicio de la fuerza descomunal a la que Cooper y los demás deberán enfrentarse.

A continuación, un repaso por los momentos más importantes.

Dos Cooper

Luego de todos estos años, el agente Gordon Cole (David Lynch) telefonea al Departamento del Sheriff de Twin Peaks. Allí tiene una breve y simpática conversación con Lucy (Kimmy Robertson), que le transfiere la llamada a Frank Truman (Robert Forster), para sorpresa de Gordon quien creía que se trataba del convaleciente de Harry. El comisario le informa a Gordon sobre el descubrimiento de las páginas perdidas del diario de Laura Palmer que señalarían la existencia de dos Cooper, algo que el agente había advertido.

Aunque aún no conozcamos el verdadero fin, sabemos que la línea temporal continúa mostrándose desordenada ya que esta escena está situada mucho antes del hallazgo del mensaje de Briggs.

El primer caso

Albert Rosenfield (Miguel Ferrer) revela a la agente Tammy Preston (Chrysta Bell) cómo se iniciaron las investigaciones sobrenaturales conocidas como Blue Rose.

En 1975 Gordon y Phillip Jeffries (David Bowie) investigaron un caso de homicidio ocurrido en Olympia, Washington. Al momento de arrestar a Lois Duffy, la sospechosa, algo inexplicable sucedió: en la habitación del hotel donde se encontraba había dos mujeres, una que yacía en el suelo tras una herida de bala en el abdomen y otra que sostenía el arma. La mujer que agonizaba no era otra que Lois, cuyas últimas palabras antes de desaparecer fueron: “Soy como la rosa azul. Rápidamente, los agentes se dan cuenta que la otra mujer es exactamente igual a la sospechosa, puesto que la que acababa de morir era una doble, una entidad creada a través de la mente (una “tulpa” como dice Tammy).

¿Hermanas?

Albert informa a Diane (Laura Dern) sobre los últimos sucesos, incluido el hecho de la sortija de Dougie Jones hallada dentro del estómago del mayor Briggs. La cara de Diane se transforma al percatarse de que ese es el nombre del esposo de su media hermana, Janey-E. Según cuenta no tiene relación con ella ya que la odia y no la ha visto en años.

¿Podemos fiarnos de Diane respecto a esto? ¿Qué probabilidad hay que, con todas las redes habidas y por haber, la ex secretaria de Cooper nunca haya visto una fotografía de Dougie? En el capítulo 12, Diane recibe un mensaje de alguien que la interroga por Las Vegas, a lo que responde que aún no le han preguntado. ¿Acaso era esta la pregunta? ¿Por qué Diane los guiaría hacía Las Vegas si está trabajando para otra persona?

Somos como el soñador

Gordon se pone a narrar un nuevo sueño que ha tenido con la actriz Monica Bellucci. En él, el agente se encuentra con Bellucci y unos amigos de ella (y de David Lynch) en la cafetería Creperie Plougastel de París. El agente Cooper también se encontraba allí, aunque Gordon no podía ver su cara. En un momento, Monica enuncia una antigua frase:

Somos como el soñador que sueña y luego vive dentro del sueño

y entonces dice: Pero ¿quién es el soñador?. Y entre nosotros surge una repregunta: ¿son Lynch y Frost los soñadores o hay alguien dentro del universo de la serie que ha estado soñando todos estos sucesos?

Cuando Gordon mira por detrás de él se ve a si mismo, pero hace 25 años, el día en que el desaparecido Phillip Jeffries viajó en el tiempo y apareció en su oficina de Filadelfia. Gordon tiene una revelación al recordar que Jeffries le señaló a Cooper pensado que se trataba de Míster C.

El Palacio de la Liebre

Bobby, Andy, Hawk y Frank se adentran en el bosque en busca del lugar que el mayor Briggs había indicado en su mensaje. Con sus mochilas y sus aguas acuestas, parecieran ser un grupo de Boy Scouts (si han podido leer La Historia Secreta de Twin Peaks notaran que esta referencia no es para nada una casualidad). Nuevamente, escuchamos el sonido eléctrico que evoca a la Logia Blanca. Luego de descubrir el famoso Palacio de la Liebre, los cuatro oficiales se dirigen 230 metros al este, tal como señaló Briggs, y allí observan un misterioso humo blanco. En medio de esa nube yace Naido, la mujer oriental sin ojos que conocimos en el capítulo cuarto, cuando Cooper viaja a través del enchufe. La mujer emite unos sonidos ininteligibles y desde el cielo vemos el remolino que casi transporta a Gordon a la otra dimensión. Los hombres se quedan perplejos y, de repente, Andy desaparece.

Frente a Andy ahora se encuentra El Bombero (Carel Struycken) antiguamente también apodado como Gigante (aunque aún no sabemos si representan a dos personajes distintos). El habitante de la Logia le muestra a Andy distintas imágenes que conforman un resumen cronológico de la historia: la madre de Bob, la tienda de conveniencia donde merodean los leñadores, una chica que grita en las afueras del colegio (la misma que aparece en Fire Walk With Me), la antigua foto de Laura Palmer custodiada por ángeles, los rostros de Cooper y Mr. C superpuestos, una escena del futuro en donde él le muestra algo a Lucy (suponemos que se trata de la asiática)  y, por último, el poste de luz con el número 6.

Una vez en el plano terrenal, los cuatros reaparecen en el Palacio de la Liebre sin recordar nada de lo sucedido, aunque Andy, que lleva a la mujer en brazos, parece bastante tranquilo y racional.

Billy, tras las rejas

Andy arresta al oficial Chad tras haber sido investigado por ser el secuaz de Richard Horne. En el instante en que es llevado a la celda vemos que en una de ellas se encuentra la mujer oriental y en otra Billy, el amante desaparecido de Audrey, ensangrentado y totalmente desequilibrado.

El guante

James Hurley (James Marshall), que al igual que su ex rival Bobby también luce hoy su flamante placa del policía de Twin Peaks, se encuentra comiendo afuera del Departamento del Sheriff junto a un joven colega llamado Freddie Sykes (Jake Wardle). El joven británico lleva puesto un guante verde que no se puede sacar hace tiempo y James le pide que le cuente cómo terminó con él. Freddie le cuenta que hace seis meses viajo a la otra dimensión donde conoció a El Bombero, que le dijo que debía ir a una ferretería cercana donde se toparía con un paquete que contenía el guante derecho verde que le otorgaría un poder sobrehumano. El Bombero también le ordenó que viajara al pueblo de Twin Peaks, ya que allí encontraría su destino.

Tal vez, este joven salido de un cómic de superhéroes sea quien finalmente logre asesinar a Mr. C y regresarlo a la Logia Negra.

El poder de Sarah

La madre de Laura ha estado teniendo un rol destacado en estos últimos episodios. Su don de vidente, que, entre otras cosas, hizo posible que pudiera ver a Bob, comienza a tomar mayor relevancia en esta temporada.

Al ingresar a un bar para continuar dándole piedra libre a sus adicciones, un sujeto se acerca a ella en la barra. Sarah (Grace Zabriskie) intenta rechazar al hombre, pero éste se muestra bastante violento, por lo que decide actuar en defensa propia. Del mismo modo que su hija en la Habitación Roja, Sarah se quita la cara como si fuese una máscara, dejando ver primero una especie de cuchilla, una mano y luego una sonrisa muy similar a la de Laura. Cuando se coloca la cara nuevamente, Sarah le arranca el cuello de una mordida al hombre.

Todo indicaría que Sarah habría podido tomar contacto con la Logia Negra. De hecho, esa supuesta cuchilla podría compararse con la que utiliza la Madre para matar a los jóvenes del rascacielos de Nueva York. O, tal vez ¿será Sarah la niña del episodio 8 y aquella criatura la que le otorga sus oscuros poderes?

La hija de Tina

Como ya es costumbre, en el final del episodio aparecen nuevos y jóvenes personajes que parecen estar allí para ponernos en contexto y que veamos como la oscuridad de Twin Peaks sigue enmarcando la vida de sus habitantes.

En el Roadhouse dos chicas se encuentran sentadas bebiendo unas cervezas. Una de las jóvenes, Megan (Shane Lynch) cuenta el momento aterrador que vivió hace un par de días cuando Billy entró a su casa ensangrentado. La chica exclama que su madre, Tina, estaba ahí con ella y que sabe que entre ellos existe una relación. Megan no parece recordar si su tío estaba allí y lo repite. Hay algo extraño en ese detalle, como si ese olvido estuviera a propósito para proyectar cierto lazo entre ella y Audrey Horne. ¿Y si Tina en realidad es Audrey y lo que vimos hasta ahora de la hija de Ben es todo un sueño?

El capítulo termina con la actuación de Lissie sobre el escenario y un in memoriam a David Bowie.

Más en Spoiler Time

Últimos estrenos
JustWatch
Serie -
Betty la fea, la historia continúa
Amazon Prime Video
Película -
Grandes espías: Misión Italia
Amazon Prime Video
Serie -
Sunny
Apple TV Plus
Serie -
La mujer en el lago
Apple TV Plus