Sex Education

Artículo

Sex Education vuelve con una tercera temporada más madura y honesta

Hace 2 días
Por

Son pocas las series de Netflix que llegan a las tres temporadas y continúan siendo frescas y relevantes. Sex Education es una de ellas. En su nueva entrega, ha sabido mantener una trama interesante y evolucionar a sus personajes más secundarios.

Tal vez lo más gratificante de la serie es ver que los temas de la sexualidad se siguen tratando con honestidad y sin tapujos. Muchos dirán que no es necesario una serie sobre la educación sexual en las escuelas secundarias, pero la realidad es muy distinta. Nosotros, los veinteañeros y treintañeros, aún recordamos lo poco que se hablaba de la sexualidad en la educación básica, y mucho menos se diga de educación sexual enfocada a las distintas orientaciones e identidades sexuales.

Crédito: Netflix

Por lo anterior, nos encontramos ante una temporada más madura. Donde los personajes siguen aprendiendo sobre ellos mismos, su cuerpo, sus relaciones, y la vida misma. Cabe resaltar que incluso se les da un trasfondo a esos personajes que creíamos odiar o que no nos resultaban interesantes. Tal es el caso de Ruby, Adam y Michael, quienes nos hacen empatizar con ellos.

Adam resultó ser más que un bully, al igual que sus compañeros, quiere ser alguien más en la vida. Ruby no era solo una chica superficial, sino que se ocultaba detrás de esa máscara para protegerse. Y Michael había reprimido sus sentimientos debido a su crianza en un entorno machista donde le enseñaron que los hombres no lloraban.

Crédito: Netflix

Pero no solo los personajes crecieron individualmente, sino que también lo hicieron sus relaciones. Y eso es uno de los puntos de la serie. Se muestran amistades verdaderas. Lo vemos con Eric y Otis, y con Aimee y Maeve. La amistad de los primeros se aprecia mucho porque muy pocas veces vemos en pantalla una relación tan cariñosa entre dos hombres. La cultura del machismo ha impedido que los hombres se muestren vulnerables, sobre todo entre ellos, por miedo a ser tachados como débiles y maricas. Por otra parte, apreciamos los momentos altos así como los bajos de Aimee y Maeve, quienes se dicen sus verdades, pero también se apoyan siempre.

Otro tema que trabaja muy bien Sex Education en esta temporada es la identidad de género con el personaje de Cal. Fue realmente fue doloroso ver como la directora Hope, a pesar de ser de una generación joven, no respetaba que fuera una persona no binaria e incluso escaló a una violencia física. Aunque, sabemos que es un fiel reflejo de nuestra sociedad actual. Asimismo, nos encantó que se abordara la sexualidad en personas con discapacidad, como Isaac, pues es una representación real que nos hacía falta en la televisión.

Crédito: Netflix

Asimismo, el cliffhanger nos pareció bastante adecuado para dar paso a una cuarta temporada. Maeve merecía irse a estudiar a Estados Unidos aunque tuviera que poner en pausa su relación con Otis. Mientras que Eric y Adam necesitaban encontrarse a sí mismos antes de continuar con su relación. Además, nos quedó la intriga por saber quién es el verdadero padre de Joy, la hija de Jean.

En resumen, la tercera temporada de Sex Education no nos defrauda en ningún momento. Al contrario, nos mantiene enganchados con todos los personajes y sus relaciones, gracias a su honestidad, realismo y madurez. Definitivamente, es una serie muy necesaria para adolescentes, chavorrucos y también, por qué no, para padres.

Crédito: Netflix

Más sobre
esta serie

Continuar leyendo

Hoy