Cobra Kai

Artículo

La quinta temporada de Cobra Kai es otra patada de la grulla perfectamente ejecutada

Hace 3 meses
Por

Cobra Kai es tal vez la mejor serie de Netflix. Sí, suena exagerado, pero ya desde el planteo argumental de esta quinta temporada lo deja muy claro. ¿Por qué? La temporada pasada se centró en el All Valley Tournament, sí, pero esta vez, la acción del karate pasa a un segundo plano para una entrega que se fija en el crecimiento de los personajes en un movimiento que parece desesperado pero que en realidad es muy natural, convirtiéndose en una entrega MUY fresca.

¿Cómo nos sitúan? Terry Silver (Thomas Ian Griffith) está abriendo dojos Cobra Kai en todo el Valle; Miguel Díaz (Xolo Maridueña) está en México buscando a su padre perseguido por Johnny Lawrence (William Zabka) con su hijo Robby Keene (Tanner Buchanan) a cuestas; Daniel LaRusso (Ralph Macchio) forma equipo con Chozen Toguchi (Yuji Okumoto) para tratar de detener la influencia maligna de Silver sobre los niños del valle. Con estas situaciones tan dispares, el equilibrio para que se unan los hilos parecía muy difícil, pero justo a mitad de camino de la temporada todo se une y termina siendo un explosivo dignísimo.

Debo ser justo: al principio todo parece apresurado. Por un lado, el viaje de Miguel se siente apresurado, lo que lleva a una conclusión bastante obvia; no es una aventura desperdiciada, ya que las lecciones aprendidas son muy importantes para Miguel, Johnny y Robby (PD: el viaje de padre e hijo de Johnny y Robby es ÉPICO), pero, aún así, podría haberse desarrollado aún más. Por otro lado, Chozen realiza una breve misión en solitario que dura solo un episodio. Los problemas surgen a medida que se repiten ciertos puntos de temporadas anteriores, y ​​lo que está en juego no se vuelve claro hasta muy adelante. Sin embargo, el ritmo serpenteante significa que hay mucho espacio para el crecimiento de los personajes que se vuelve muy satisfactorio, y ahí es donde esta temporada realmente se destaca. Encerrados en una suerte de rutina, ahora todos los involucrados en la trama se van moviendo más libremente. ¿Ejemplos?

Tory (Peyton List) tiene una excelente y multifacética historia, siendo uno de los personajes más interesantes: se cuestiona el accionar de Silver y asume la responsabilidad de una relación de mentor con Devon (Oona O’Brien). La relación entre Johnny, Robby y Miguel también se maneja de manera brillante después de México: los temas de la familia y el perdón reciben la cantidad adecuada de peso emocional, pero con un giro clásico de Cobra Kai. Ver cómo el viaje personal de Robby llegando al punto final es otro punto altísimo de la temporada. Chozen es la frutilla del postre: tan rudo como divertido, el actor equilibra de manera genial ambos lados del personaje. Chozen revitalizó a Cobra Kai.

Por el lado de los protagonistas, Johnny y Daniel cambian de rol y eso se siente excelente: Johnny medita mientras que Daniel es ahora el explosivo. Ah, y cómo olvidarme de Silver, el mejor enemigo de la serie desde que empezó. Y entonces ahí, con los tres personajes en un mismo lugar, es donde vemos que Cobra Kai sabe usar su pasado para construir su presente fenomenal. Es impresionante ver los eventos de The Karate Kid 3 tratados como una experiencia traumatizante para Daniel (el agregado de Mike Barnes interpretado por Sean Kanan es FENOMENAL ), lo que hace que la historia sea más compleja, pero también es importante que se tomen dos cosas más de la película para abrir y cerrar puertas: por un lado, hacer real una línea de la película, en la que Terry Silver nombra que su maestro fue Kim Sun-Yung, mostrando por qué es tan sanguinario; por otro lado, las escenas de Robyn Lively como Jessica Andrews, antes solo amiga de Daniel y ahora prima de su esposa y quien los presentó.

Estos detalles hacen que la serie deje de ser vista como simple para demostrar que con pequeños guiños cualquier producción puede dar la sorpresa.

Todas las genialidades de Cobra Kai todavía están presentes en la quinta temporada: referencias a Rocky, batallas de kárate y sabiduría de Miyagi, etcétera. Pero la temporada 5 es fresca y audaz hacia el futuro: una vez que la temporada encuentra su equilibrio, es otra entrega sólida como una roca.

¿Y el final? Asombroso: tal vez el mejor episodio de la serie hasta el momento. Es inevitable y necesaria una sexta temporada. 

Netflix, lo hiciste nuevamente. Gracias. 🙂

Más sobre
esta serie

Continuar leyendo

Hoy