El terrorismo y el anime: ¿funciona la fórmula?

Hace 1 mes
Por

11 de septiembre de 2021. Son ya 20 años del terrible suceso en Nueva York y Washington. Pero como comentamos en nuestro artículo sobre series y películas del 9/11, las heridas sanaron lo suficiente para hacer negocio –a veces con la buena intención de concientizar, otras todo lo contrario– por lo que es casi obligatorio obtener una nueva obra cada año, y en especial si es un número redondo.

Así, este año tenemos la película Worth con Michael Keaton y el documental de Spike Lee. Pero para los adeptos a la animación japonesa: ¿funciona igual la fórmula, pensando en el sensible tema de la Segunda Guerra Mundial y la peligrosa enemistad entre estos dos países en aquél entonces? ¿Por que no hay tantas series y películas anime con una temática central de terrorismo? ¿Tiene que ver lo anterior? ¿Empeoró el tema tras los ataques incendiarios a Kyoto Animation? Este es nuestro análisis.

Terror in Resonance, el expositor más importante

El ya famoso Shinichirō Watanabe (Cowboy Bebop) y los colosales estudios MAPPA entregaron en 2014 Terror in Resonance, una historia original ficticia donde Tokio es asolada por un ataque terrorista, co0n pistas muy difusas en torno al siniestro evento. Al igual que otras obras de Watanabe, Zankyō no Terror cuenta únicamente con 11 episodios que arrancan de una forma espectacular… pero de algún modo no se atreve a explorar a fondo las ideas radicales detrás de una mente terrorista.

¿Tuvo que ver el 9/11 en este razonamiento y decisiones de Watanabe y los escritores Shōten Yano, Hiroshi Seko y Jun Kumagai? Nunca lo confesaron, pero muchos lamentaron que una idea tan buena dejara a los televidentes con sentimientos encontrados.

https://www.youtube.com/watch?v=aiZrjeZvF8Y

Sí, hay franquicias que tocan el tema, pero no como trama central

Además de esta joya incomprendida, no podemos negar que sí ha habido series y películas anime que incluyen el tema del terrorismo, aunque curiosamente es de una forma sutil y sin profundizar temas sensibles (y esto es incluso antes del 9/11).

Tomemos como casos iniciales a My Hero Academia y One-Punch Man. Ambas franquicias de superhéroes, pero de mangakas muy diferentes y con historias que van en diferentes caminos. En algún punto (o varias veces) en ambas franquicias, se toca el tema de ataques terroristas, pero van principalmente vinculados con otros seres con superpoderes… ¡y entonces el tema se diluye con un género de superhéroes y la lucha del bien contra el mal!

Un caso similar pero que sí se atreve más es la fabulosa adaptación homónima Inuyashiki. Trata sobre un anciano que adquiere increíbles superpoderes, pero al mismo tiempo un joven sin amor por la vida obtiene lo mismo, pero se dedica a asesinar gente en un claro estilo terrorista.

https://www.youtube.com/watch?v=t0lOTFRFAqQ

No obstante, la narrativa obviamente se dispara a proporciones más elevadas, pero sí deja una sensación post-traumática a la población afectada por los terribles asesinatos masivos del malvado en turno.

Akira (1988) y Ghost in the Shell (1995) son dos películas de ciencia ficción que, si bien no giran en torno a ataques terroristas, sí incluyen elementos de estos, incluso en un papel más preponderante en el caso de la obra de Mamoru Oshii, aunque se termina encaminando por una trama estilo Blade Runner, mientras que Akira culpa más bien a un gobierno corrupto y ambicioso, dejando a los terroristas como una especie de héroes incomprendidos (algo remotamente similar al enredo religioso-político de Neon Genesis Evangelion). El concepto original de la serie anime Bubblegum Crisis fue más allá en su momento (1991), pero lamentablemente se diluyó con pobres continuaciones de la franquicia.

El ataque incendiario a Kyoto Animation... ¿un antes y un después?

Como informamos en este sitio en tiempo y forma, el cobarde ataque incendiario contra Kyoto Animation (KyoAni) el 18 de julio de 2019 hizo una marca todavía más importante entre lo políticamente correcto y lo intolerable en temáticas similares en manga y anime.

Y parece que no, pero desde la auto-censura de david production a Fire Force (una adaptación que trata sobre un equipo de bomberos especiales que “apagan” a personas que se incendian y transforman en demonios), tanto estudios de animación como fans han preferido no profundizar en dichos temas, tanto para no herir sensibilidades como para evitar “dar ideas”. ¡Qué ironía, que mientras tanto siga habiendo un exceso de lolis, ecchi y otros temas de moralidad!

¿Deberían intentarlo, o así estamos bien?

Quizás sea lo mejor. En realidad, hay tanto material que podríamos decir que, por un lado, ni se necesita y Japón ha demostrado que no requiere de tendencias occidentales para hacer algo de éxito.

Pero en contraste, hay un exceso de series y películas de un puñado de géneros. ¡Hay demasiado isekai, por ejemplo! Un balance honesto y hasta con tintes históricos podría ser algo interesante e incluso atraer a nuevos públicos que por lo regular no consumen animación. ¿Será el momento de hacer algo como In This Corner of the World, Emma o Vinland Saga?

Por lo pronto, les seguimos recomendando Terror in Resonance exclusivamente en Netflix, con One-Punch Man y My Hero Academia tanto en Crunchyroll como en Netflix, Inuyashiki en Amazon Prime Video y Ghost in the Shell (al menos el CG más reciente) en Netflix.

Continuar leyendo

Hoy