fbpx

The Disappearance of Madeleine McCann

Artículo

Teorías macabras, falta de pruebas y una búsqueda incansable: ¿qué fue de Madeleine McCann?

Hace 9 meses
Por

El caso de Madeleine McCann ha sido de los más resonantes de nuestro siglo y el que mayor impacto ha generado a nivel mundial. A pesar de que las cifras estiman que cada año más de 250.000 niños desaparecen en Europa, el crimen de la pequeña inglesa de 3 años logró acaparar todos los medios y recaudar millones en una incansable búsqueda y una investigación policial que aún sigue abierta tanto en Inglaterra como en Portugal, donde Madeleine desapareció misteriosamente en 2007 mientras se encontraba de vacaciones con su familia.

Fuente: Netflix

Luego de 12 años, el gigante de streaming ha decidido revivir aquel inquietante caso con una serie documental de 8 capítulos titulada The Disappearance of Madeleine McCann, en el que el director Chris Smith (Jim & Andy) se propone reconstruir y analizar, paso por paso, los acontecimientos más importantes desde aquella lamentable noche de la desaparición hasta la actualidad. A través de la palabra de testigos, expertos, ex sospechosos, periodistas, detectives privados y el ex líder de la investigación, el tristemente célebre Gonçalo Amaral, la serie de Netflix navega entre las diversas teorías que supieron revolucionar la opinión pública.

1 Una noche como cualquier otra

Todo comenzó mientras el matrimonio de Kate y Gerry McCann disfrutaban de unas apacibles vacaciones junto a sus tres hijos, Maddie y sus hermanos menores, los mellizos Sean y Amelie de dos años, en el pequeño pueblo costero Praia da Luz, en Algarve, Portugal. La pareja de médicos ingleses había programado el viaje junto a un gran grupo de colegas, con los que solían compartir actividades turísticas y cenas todas las noches. Tanto los McCann como sus parejas amigas dejaban a sus pequeños hijos durmiendo solos en el complejo hotelero Ocean Club para ir a cenar a un bar de tapas que se encontraba a solo 120 metros de aquel hospedaje. Usualmente, los miembros del grupo se turnaban para ir a controlar que los niños de todos estuvieran descansando bien cada 30 minutos aproximadamente. Sin embargo, la noche del 3 de mayo de 2007 sucedió lo inimaginable. Cuando Kate McCann regresó a la habitación del hotel a las 22 pm para verificar que sus tres hijos seguían durmiendo, Maddie no se encontraba allí.

El complejo Ocean Club en Praia Da Luz, donde desapareció Madeleine. Fuente: Netflix

La niña había desaparecido mientras sus hermanos dormían plácidamente y nada en el apartamento hacía sospechar que alguien hubiera irrumpido allí, salvo la ventana de la habitación de los niños que se encontraba abierta de par en par y con las persianas subidas. Desesperada, Kate corrió hasta el bar a alertar al grupo y todos comenzaron la búsqueda mientras esperaban la tardía llegada de la policía, que según la mujer se presentó en el lugar luego de 90 minutos de trascurrido el hecho. Para cuando la primera patrulla llegó, la escena del crimen ya se encontraba contaminada dada la cantidad de personas que habían ingresado al cuarto de los niños para buscar alguna señal de Maddie.

2 Todas las miradas apuntan a los padres

Luego de unas intensas semanas de investigación, la policía portuguesa había declarado erguido (denominación que se le da en el país a los presuntos sospechosos del hecho) a un vecino de la zona, el británico Robert Murat, quien había colaborado como una suerte de traductor entre la familia McCann y las autoridades policiales de Portugal. Sin embargo, la falta de pruebas desestimó totalmente aquella vía de investigación y pronto los ojos comenzaron a posarse en Kate y Gerry, a quienes los periódicos de la época ya condenaban como los asesinos de Maddie.

Fuente: Netflix

Mientras los afiches con la cara de la niña circulaban por todo el país y la policía recibía cientos de llamados por día de testigos que decían haber visto a Madeleine desde distintos puntos del globo, la investigación dejó de lado la ruta del posible secuestro y se dedicó enteramente a examinar a los padres. Tras una inspección en el apartamento de los McCann con perros de la policía, en los que ambos canes traídos de Reino Unido y especializados en la búsqueda de sangre y cadáveres develaron que tanto allí como en el coche alquilado del matrimonio había presencia de restos humanos, el matrimonio fue llamado a indagatoria y posteriormente declarado sospechosos de la muerte de Maddie. A pesar de ello, el cadáver de la niña nunca fue encontrado y los análisis forenses no dieron resultados contundentes de que se tratara de ADN de la pequeña.

No fue hasta el 21 de Julio de 2008, cuando la fiscalía de Portugal decidió archivar el caso, que Kate y Gerry McCann fueron exonerados por falta de pruebas.

3 La verdad de la mentira

Uno de los entrevistados más importantes del documental de Netflix, y el que generó la furia del matrimonio McCann que se negó a participar de él, es Gonçalo Amaral, el ex comisario que lideró la investigación en 2007 y que no dudó en apuntar a los padres.

Amaral llevó a cabo la investigación de Madeleine durante cinco meses, hasta que fue apartado del caso tras declarar en un diario local que la pequeña se encontraba muerta y que los responsables habían sido los padres, quienes se encontraban en connivencia con la policía de Reino Unido. Poco después de ser despedido, Amaral publicó un libro titulado Maddie: La verdad de la mentira, en el que el ex comisario aseguraba que la niña había muerto accidentalmente en el apartamento del hotel y que Gerry McCann se había encargado de esconder el cadáver.

Fuente: Netflix

El libro de Amaral fue prohibido luego de que los McCann le iniciaran un juicio por difamación, aunque poco tiempo después el libro volvió a circular y la justicia portuguesa absolvió a Amaral de indemnizar a los padres de Maddie con el pago de 500.000 euros.

En sus últimas entrevistas, el ex comisario fue todavía más lejos y llegó a manifestar que el servicio de inteligencia británico, el M15, ayudó al matrimonio esconder el cuerpo de la niña en un pozo luego de morir en un accidente casero.

4 Los interrogantes

Si bien, el documental de Netflix echa por tierra cualquier tipo de responsabilidad hacia los padres por la desaparición de Madeleine y pone el foco en las falencias de la investigación de la policía portuguesa, muchos son los interrogantes han quedado sin responder a lo largo de estos 12 años. El más llamativo tiene que ver con el hecho de que los mellizos hermanos de Maddie no se hayan despertado en ningún momento, incluso después de que los padres volvieran a la habitación y comenzaran a buscar desesperados a Maddie junto a decenas de personas. Aquello fue una de las sospechas que hizo que los medios comenzaran a preguntarse si acaso los padres les habían dado alguna medicación para dormir a los pequeños, y de ser así, también a Maddie, desencadenando la teoría de que ésta podría haber muerto por sobredosis.

Fuente: Netflix

Las contradicciones entre el matrimonio McCanne y sus amigos sobre lo sucedido esa noche dieron a pie a qué surgieran varias preguntas acerca de su accionar esa noche. El tercer episodio del documental, titulado Pacto de Silencio, se apoya en una polémica nota emitida en 2007 en el periódico portugués Sol que analizaba un posible complot entre todos ellos.

5 Las teorías que siguen en pie

En 2013, el matrimonio McCann logró reabrir el caso de la desaparición de Madeleine a través de las autoridades de Scotland Yard. En la actualidad, la policía británica y portuguesa trabajan conjuntamente y algunas de las viejas lineas de investigación han vuelto a tomar impulso. Una de ellas tiene afirma que Maddie pudo haber despertado aquella noche y salido del apartamento a buscar a sus padres, resultando víctima de un secuestro y vendida a una familia adinerada de Marruecos. El hecho de que en aquel momento la zona balnearia de Praia da Luz se encontrara acechada por pedófilos reaviva también la hipótesis de que la niña haya sido captada por alguna red. Por otro lado, no se descarta que la desaparición de Maddie pueda estar relacionada con un intento de robo que terminó siendo frustrado.

Fuente: Netflix

Según manifestó en 2017 el detective Dave Edgar, quien trabajó tres años en el caso, Madeleine podría seguir viva y retenida en una casa de Portugal sin tener conocimiento de su identidad. Recordemos que el 12 de mayo de este año la niña inglesa cumpliría 16 años.

6 ¿Cuál es la importancia de este nuevo documental?

Kate y Gerry McCann manifestaron que su negativa a participar en The Disappearance of Madeleine McCann se debe a que no creen que ayude en la búsqueda de la niña y que, de alguna forma, puede entorpecer la investigación que sigue en curso gracias al enorme financiamiento del Ministerio del Interior de Reino Unido. Lo cierto es que, más allá de recopilar importante material de archivo y testimonios, el documental de Netflix no aporta nada nuevo a lo que ya conocemos sobre el caso de Maddie. No hay un intento de esclarecer el misterioso hecho ni un punto de vista sobre cómo sucedieron las cosas, si no que, mas bien, la serie se sirve del melodrama para remover viejas heridas y teorías que han sido descartadas hace bastante tiempo.

Fuente: Netflix

El documental de Madeleine no es de esas fascinantes series true crime que nos tiene acostumbrada la plataforma. A pesar de su evidente inversión en presupuesto (cada episodio le costó a la producción un millón de euros), sus escalofriantes recreaciones y su detallado paso a paso de las fechas claves en la investigación, claramente esperábamos mucho más de una serie que aborda nada menos que uno de los casos más misteriosos e intrigantes de los últimos tiempos.

https://www.youtube.com/watch?v=IFLbm_TvNtw

Más sobre
esta serie

The Disappearance of Madeleine McCann

  • Emisión
  • Netflix
  • Géneros
  • Documental
  • Año de inicio
  • 2019
Ver ficha de la serie

Hoy